Un homenaje a Pichuco: dia nacional del bandoneón

Hoy se recuerda el natalicio de Aníbal "Pichuco" Troilo. Por ello, y por Ley 26035, del año 2005, se celebra el "Dia Nacional del Bandoneón". Qué es un bandoneón, orígenes, sonidos

Troilo nació en Cabrera 2937, entre Anchorena y Laprida, es decir, en pleno barrio del Abasto pero se crió en Palermo.

Su padre murió cuando "Pichuco" tenía 8 años y su vocación por el "fueye" despertó cuando todavía cursaba la escuela primaria.

Fue un tío llamado Juan Amendolaro quien le impartió las primeras nociones de ejecución de bandoneón. Y ya en 1926, con apenas 12 años, estaba tocando en un festival benéfico del Petit Colón, un cine de su barrio.

Nunca más se bajó de las tablas.

Fue al tango, como instrumentista, lo que Carlos Gardel a su interpretación cantada.

Ejecutante de bandoneón, justamente el instrumento símbolo del género, su apodo familiar de "Pichuco" trascendió a la sociedad  y coexistió armoniosamente con el artístico de "El Bandoneón Mayor de Buenos Aires", según lo bautizara el poeta lunfardo Julián Centeya.

Varios factores contribuyeron a hacer de Troilo un mito viviente: su manera de tocar "hacía hablar" al bandoneón en los fraseos, del mismo modo que la trompeta de Louis Armstrong "enseñaba" a cantar jazz a sus contemporáneos.

 Pero además, Troilo fue un melodista inigualable, cuyo talento para la composición quedó registrado en temas como  los que escribió para letras de Homero Manzi ("Barrio de tango", "Sur", "Discepolín",  "Che Bandoneón"), o de Cátulo Castillo ("María", "La última curda") o en su "Responso",  a la muerte, justamente, de Homero Manzi, en 1951.

Fue autor de 60 tangos. Todos inolvidables. Sus músicos decían que llevaba al tango en la piel.

 Tocaba como bailaban los bailarines de antes, resbalando sobre el piso encerado. Eso no se lo enseñó nadie, porque eso no se aprende sino que se trae en el alma.

Es necesaria una sensibilidad muy especial y Troilo la tenía, por eso fue lo que fue.

Sus sucesivas formaciones orquestales no sólo incorporaron a cantores insignes -Alberto Marino, Floreal Ruiz, Edmundo Rivero, Roberto Goyeneche, Elba Berón, Nelly Vázquez- sino a instrumentistas prestigiosos, auténticos paradigmas del género: los pianistas Orlando Goñi, José Basso, Carlos Figari y Osvaldo Berlingieri; los bandoneonistas Astor Piazzolla, Ernesto Baffa y Raúl Garello; los violinistas Hugo Baralis, Salvador Farace y Juan Alzina; el cellista José Bragato...

 Como siempre sucede, los artistas que logran aquerenciarse en el espíritu ciudadano son humildes de alma, desdeñan los oropeles del éxito y disfrutan el regocijo que sólo proporcionan "esas pequeñas cosas".

Remolón, parsimonioso, "fiaca" confeso, Troilo se volvía frenético cuando lo asaltaba la inspiración o cuando sus kilos de más y la jaula sobre sus rodillas conjugaban un solo cuerpo de pasión tanguera.

La gente le tenía cariño, siempre lo reconoció; y él siempre decía: "Los que caminan al bardo, como yo, siempre quieren a los que les hacen bien".

Al bardo, para él, era caminar sin ton ni son.

Los que lo conocieron muy de cerca afirman que un hijo podría haberle cambiado la vida. Pero no lo tuvo, siempre se jactó de su amor por la noche.

Un día, entró a una Iglesia y discutió con el párroco que pretendió darle un sermón.

"El recién tenía treinta años y me quería enseñar a vivir a mí, justo a mí, que me pasé la vida en la calle, a los golpes con la vida, con la gente y conmigo mismo, porque yo siempre fui mi peor enemigo. Pichuco fue el peor enemigo de Aníbal Troilo".

Solía cerrar los ojos cuando tocaba y nunca supo explicar porqué. Si lo apuraban, decía que era porque, posiblemente, se sentía dentro de sí mismo. Era así, parecía que se dormía sobre el fueye.

Los aplausos lo despertaban. Entonces, comprendía que todo había sido en vano, que nunca había estado solo.

Víctima de un derrame cerebral y de sucesivos paros cardíacos, Pichuco murió el 19 de mayo de 1975 en el Hospital Italiano, pero aún hoy su recuerdo promueve un reverencial sentimiento de porteñidad

Che, bandoneón

El duende de tu son, che bandoneón,
se apiada del dolor de los demás,
y al estrujar tu fueye dormilón
se arrima al corazón que sufre más.
Estercita y Mimí como Ninón,
dejando sus destinos de percal
vistieron al final mortajas de rayón,
al eco funeral de tu canción.

Bandoneón,
hoy es noche de fandango
y puedo confesarte la verdad,
copa a copa, pena a pena, tango a tango,
embalado en la locura
del alcohol y la amargura.
Bandoneón,
para qué nombrarla tanto,
no ves que está de olvido el corazón
y ella vuelve noche a noche como un canto
en las gotas de tu llanto,
¡che bandoneón!

Tu canto es el amor que no se dio
y el cielo que soñamos una vez,
y el fraternal amigo que se hundió
cinchando en la tormenta de un querer.
Y esas ganas tremendas de llorar
que a veces nos inundan sin razón,
y el trago de licor que obliga a recordar
si el alma está en "orsai", che bandoneón

(Aníbal Troilo - Homero Manzi)

Sobre el bandoneón

En español Bandoneón
En alemán Bandonion
En inglés Bandoneon (sin acento)

Definición:

Bandoneón (del alemán Bandonion, acrónimo de Heinrich Band, 1821-1860, a quien se le adjudica el invento). Para una primera aproximación, y teniendo en cuenta que el acordeón es un instrumento más popular y conocido, se podría decir que el bandoneón es una variedad de acordeón de forma rectangular y particular sonido; muy popular en Argentina,Uruguay y Japón por su vinculación con el tango.

Quien lo ejecuta recibe el apelativo de bandoneonista

szvalb
Foto: Benjamin Szvalb. Provincia de San Juan, Argentina.

Además de una notable diferencia sonora con el acordeón y demás instrumentos de lengüetas sueltas (en inglés free-reed), el bandoneón utiliza botones en lugar de teclas; por lo que se habla de botoneras en lugar de teclados. La versión utilizada en Argentina y Uruguay, consta de 38 botones para el registro agudo (Discante) y 33 para el grave (Bajo).

Existe una cantidad asombrosa de variantes y modelos de bandoneón y cada uno tiene su historia particular de desarrollo. El bandoneón utilizado en Argentina se conoce como Rheinische Tonlage 38/33 (142 tonos). Cada uno de los 71 botones de galatita * que posee, emiten un sonido al apretarlos si (a la vez) se estira o comprime el fuelle.

* La galatita es llamada también marfil artificial o hueso artificial, es un plástico duro obtenido del cuajo de la leche.

En el año 1890,Adolph Sitteler trató de hacer una pizarra blanca para la escuela mezclando leche agria con formaldehído. La caseína (una proteína de la leche) reaccionó formando un material muy fácil de moldear y muy resistente luego de proceso de fraguado. Tal fue el comienzo de los plásticos de proteína, que se presentaron como sustancias brillantes, parecidas al hueso y que se emplearon,entre otros, para la fabricación de hebillas, peines, bolas de billar, botones de ropa y de bandoneón.

Para conseguir la galatita, se sumergen tubos y varillas de caseína en formaldehído al 4.5% durante un tiempo dependiente del espesor del material, del coeficiente de putrefacción y de su mayor o menor dureza. Después de dicho tratamiento, el material queda duro y fuerte; insoluble en agua.

El tiempo requerido para conseguirlo puede llegar a tomar varios meses (incluyendo el período de secamiento) El formaldehído debe penetrar profundamente en el material y el secamiento debe efectuarse con gran lentitud; las prisas en el secamiento tienen como consecuencia quebraduras o torceduras en las varillas. Si durante el secado ocurren dichos contratiempos, se pueden remediar sumergiendo el material en agua hirviendo,pasándolo luego a presión a través de moldes y enfriándolo a presión.Los tubos y varillas de caseína no son de aplicación comercial; y se debe a que éste es un material blando, soluble y muy susceptible a la putrefacción.

El material resultante es termoplástico,por lo tanto puede moldearse al calor, pero carece de flexibilidad, es resistente a las tensiones medias, pero no así a los impactos, razón que explica por qué, cuando un botón de bandoneón cae al piso, generalmente se parte; la plasticidad de la galatita es limitada y a pesar que el calor ayuda a realizar el moldeado a presión, son pocos los artículos que pueden moldearse con aristas agudas y huecos profundos. Los moldes para trabajar la mezcla deben ser metálicos y refrigerados con agua. La presión de trabajo de éstos debe ser de unos 200 Kg/cm2 y esta presión se ha de mantener hasta que el material se haya enfriado lo suficiente como para conservar su forma.

Se dice del bandoneón que posee botonera cuádruple, ya que el sonido al abrir y cerrar el fuelle es diferente, y por lo tanto, es necesario aprender la ubicación de 71 botones abriendo el fuelle y 71 cerrándolo.

Szvalb 2
Foto: Botonera discante de un bandoneón Rheinische Tonlage (142 voces)

Para cada botón existe un sistema de lengüetas, similar al de las armónicas (voces de acero remachadas a un peine de Zn, Al o Duraluminio)


El n° 142 en la cantidad de tonos no se refiere a la cantidad de botones, sino al número de lengüetas que vibran (acorde a la afinación), una cantidad "X" de veces por segundo para producir el sonido.

De fábrica la afinación del bandoneón fue A4=435Hz, este A (La) es el que se encuentra cinco teclas blancas a la derecha del C (Do)central del piano. Históricamente el gobierno de Francia dictó una ley en 1859 para establecer A4=435 Hz. La ley dictada por el estado francés, acordó la adopción de un patrón de diapasón de uso obligatorio en los establecimientos musicales autorizados por el Estado; fue el primer intento de estandarizar las afinaciones y evitar el caos de afinaciones de lugar en lugar; sobre todo por el problema que representaba alterar la afinación en instrumentos como pianos, un órganos, etc.

La ley se volvió un estándar de afinación bastante popular aún fuera de Francia (Alemania, por ejemplo) cuando aparecieron los primeros bandoneones marca E.L.A en 1864 la ley de afinación francesa ya tenía 5 años en vigencia, por lo que los bandoneones se afinaron así y se especificaron las siglas NA (Normales Abstimmen) para especificar la altura de dicho A4=435Hz.

Los modelos de bandoneón que llegaron a la Argentina (de las 2 fábricas más conocidas E.L.A y AA) de 142 voces y aún los de 152 voces, tenían dos notas bajas en el teclado izquierdo; G (Sol) en la parte superior y A (La) en la parte inferior, pertenecientes a la octava que se encuentra por debajo del C (Do)más grave del bandoneón.

Las botoneras del bandoneón se tocan con cuatro dedos de cada mano, no se utiliza el pulgar para las botoneras. Del lado derecho y por fuera, el bandoneón standard posee una palanca para pulsar con el pulgar derecho; esta palanca cumple la función de embrague: Deja pasar aire y corta el sonido para poder mover el fuelle sin tener que apretar uno o más botones.

Szvalb 3
Foto: Palanca de válvula; lado discante de un bandoneón
Rheinische Tonlage (142 voces)

Para componer un acorde plaqueé, hay que pulsar tres o más botones a la vez. Se considera al bandoneón como un instrumento inseparable de las orquestas de tango en Argentina. Llegó al país hacia 1900, exportado de Alemania por inmigrantes.

Opiniones (0)
21 de agosto de 2018 | 05:32
1
ERROR
21 de agosto de 2018 | 05:32
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"