Un sillón de cartón reciclado, para un mundo más sencillo y sostenible

En este proyecto-escultura se talla hasta hallar la figura ideal escondida en el material bruto. Cajas de embalaje, aplanadas y pegadas entre sí, conforman una pieza sólida. Alguien se sienta sobre la masa de cartón y, con sierra y pulidora, se talla el sillón en función de la postura adoptada. Liviano, artesanal y ecológico.

Reborn es un sofá fabricado por el estudio de Seúl Monocomplex a partir de cajas de embalaje desechadas. El proyecto propone una aproximación escultórica en la que los diseñadores tallan el cartón hasta hallar la figura ideal escondida en el material bruto.



Monocomplex nace a principios de 2011 de la mano de los diseñadores Jangwon Cho, Eunsang Hwang, Hyunwoo Park y Taemin Kim. El estudio coreano apuesta por la sencillez de sus propuestas y la honestidad hacia los materiales utilizados. Sin embargo, como el propio nombre del estudio indica, su aproximación combina esta franqueza con una perspectiva compleja y diversa del mundo en el que vivimos.


El sofá Reborn fue fabricado a partir de 127 cartones de embalaje desechados. Las cajas, aplanadas y pegadas entre ellas con cola, conforman así una pieza sólida. A continuación, una persona se sienta sobre la masa de cartón y, gracias a una sierra y una pulidora, se talla el papel en función de la postura adoptada.



Reborn manifiesta un proceso de fabricación artesanal aplicado a un material inédito. El rol del reciclaje y de las soluciones low-cost definen una pieza sostenible y ecológica. El resultado es una pieza ligera y sin acabado de 78 cm de largo, 68 cm de ancho y 54 cm de ancho.


Opiniones (0)
16 de agosto de 2018 | 05:03
1
ERROR
16 de agosto de 2018 | 05:03
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"