Estos son los modelos de Ford, Fiat, Nissan, VW, Dodge y GM que sufrirán el "stop" del acuerdo entre Argentina y México

Un país más que se suma a la lista de naciones con las que el Gobierno mantiene diferencias. Y un problema más para varias automotrices, a las que se les caerán algunos "caballitos de batalla" para pelear en el mercado local. En algunos casos, concesionarias suspendieron ventas hasta nuevo aviso.

En un mercado en el que apenas el 40% de los vehículos que se comercializan son ensamblados en el país, el Gobierno dio un paso más en su plan para "borrar" del mapa a los autos importados.

Tal como se conociera este martes, el Ejecutivo, a través de un decreto, suspendió el acuerdo de intercambio automotor que tenía vigente con México, en el marco de un protocolo bilateral que había sido firmado hace diez años entre ese país y los miembros del Mercosur.

La realidad indica que este pacto, contrariamente a lo que esperaban los funcionarios al momento de la firma, terminó jugando -pérdida de competitividad mediante- totalmente en contra de la balanza comercial de la Argentina.

Y ese factor, en momentos en que los dólares escasean y el secretario Guillermo Moreno intenta cuidar cada centavo a través del "cerrojo" a las importaciones, marcó la "partida de defunción" de este convenio por los próximos tres años.

Cabe destacar que la Argentina actualmente importa desde el territorio azteca 11 modelos con arancel cero, a los que próximamente se iban a sumar otras tres marcas.

Como contrapartida, las terminales nacionales hasta 2011 exportaban hacia ese país cinco modelos. Sin embargo, debido a las fuertes subas de costos en dólares, dos de ellos quedaron en el camino, con lo cual, en lo que va del año, sólo se están enviando tres versiones.

Y esto se vio claramente reflejado en los números: a lo largo de 2011, México le exportó a la Argentina vehículos y autopartes por poco más de u$s1.000 millones.

Por su parte, las terminales locales enviaron a ese país autos y componentes por menos de u$s200 millones.

Esto implicó que, en apenas un año, la Argentina acumulara un rojo superior a los u$s800 millones sólo bajo el rubro automotor, tal como se puede observar en la siguiente infografía:

Es así como, luego de intentos fallidos por avanzar en una renegociación del acuerdo, el Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner finalmente decidió darle de baja de manera unilateral hasta mediados de 2015, lo que se traduce en un virtual mazazo para numerosas compañías instaladas en el país, para las cuales los modelos con "sello azteca" juegan un rol central y determinante en su portfolio.

No es para menos, dado que la vigencia de ese convenio les permitía a las empresas automotrices ingresar vehículos mexicanos con los mismos beneficios que los que gozan los 0km fabricados en Brasil, es decir, cruzar la frontera sin pagar ningún tipo de aranceles.

En cambio, al hundirse el pacto bilateral, estos autos perdieron todas las ventajas impositivas, al pasar a tener que tributar una alícuota del 35% para poder ser nacionalizados.

Al conocerse la noticia, las reacciones y críticas por parte del sector empresario no se hicieron esperar.

Al respecto, Guillermo Dietrich, CEO de la red de concesionarios que llevan su nombre, alertó a iProfesional.com que "lamentablemente, con esta medida se lastima al mercado, al consumidor y a la industria. Cualquiera de estos autos hoy tiene una carga del 40% de impuestos. Pero, a partir de ahora y con el fin de este acuerdo, esa proporción pasará a ser del 70%. Esto es negativo para el negocio".

Por su parte, Alberto Príncipe, titular de la Cámara de Comercio Automotor (CCA), advirtió a este medio que "esta medida, que afecta al sector, a nosotros nos tomó por sorpresa. Hasta este momento, las marcas habían tenido una suerte de privilegio que ya no existe más. Se entiende la decisión, que busca darle más protagonismo a los vehículos del Mercosur, pero no me gustan las decisiones que ponen algún tipo de límites a la comercialización".

A despedirse de algunos modelos
En este contexto, los expertos consultados por este medio ratificaron que un arancel extra del 35% puede dejar lisa y llanamente fuera de carrera a cualquier modelo que intente competir por una porción de la demanda.

A continuación, el listado completo de los once vehículos que actualmente llegan al país provenientes de México y que verán seriamente comprometida su presencia en el mercado interno por el nuevo "arancelazo":

Cabe destacar que, de los once modelos involucrados, en conjunto se vendieron más de 78.000 unidades, equivalente al 12% de todo lo comercializado durante el año pasado.

En diálogo con iProfesional.com, Marcos Ferrario, economista de la consultora Acebeb, sostuvo que la mayoría de estos vehículos son fundamentales para las compañías instaladas en la Argentina. Y que ahora cargarlos con un arancel del 35% será muy difícil de sobrellevar.

"El Bora o el Vento, por ejemplo, son claves en el portfolio de Volkswagen. La CR-V no es el principal vehículo vendido por Honda, pero es importantísima en su estrategia de posicionamiento en el segmento de las SUV. Al romperse el acuerdo y empezar a pagar aranceles, pueden suceder dos cosas: o la empresa absorbe el sobrecosto, cosa muy difícil, o lo traslada a precios", explicó el experto.

El problema, según Ferrario, es que "todos estos autos están compitiendo en segmentos muy peleados. Por eso, con que de ese 35% se trasladen aunque sea 20 puntos al precio de venta, esto los saca del mercado".

Dietrich, de manera concisa sintetizó el temor por los efectos que puede traer esta decisión de suprimir el acuerdo con México: "¿Quién va a comprar un Bora o un Vento con un 35% más de impuestos?".

En la misma línea, Príncipe alertó que "esta carga tributaria es muy importante. El mercado automotor va a cambiar con esta medida. Por supuesto que traerá consecuencias. Hay muchos modelos que directamente van a quedar fuera de competencia y va a ser muy difícil seguir vendiéndolos en el mercado porque las automotrices no van a poder absorber toda la suba".

Un efecto casi inmediato
Según el decreto, la medida afectará a todos aquellos vehículos que estén por ser embarcados en los puertos mexicanos, quedando exceptuados únicamente las unidades que se encuentren en tránsito o en la Aduana Argentina a la espera de ser liberadas.

Esto implica que el efecto en los precios se hará notar de manera inmediata.

De hecho, algunas de las consecuencias ya se empiezan a palpar en varias de las concesionarias que comercializan los modelos afectados por el fin del convenio.

Al respecto, el responsable de una concesionaria oficial Honda de la zona de Pilar aseguró a iProfesional.com que, en el caso de la CR-V, "estábamos tomando señas recién para julio de 2013. Pero ahora, con la noticia de que se cayó el acuerdo con México y en base a la información que se maneja en Honda Argentina, desde la concesionaria decidimos suspender la comercialización de este modelo hasta tanto no tengamos una certeza de plazos de entrega y de los nuevos precios".

Según el empresario, "nadie nos puede dar la garantía de que este modelo va a venir y a qué valor. Entonces, para evitar cualquier problema, lo sacamos de nuestro catálogo".

En la misma línea, desde una concesionaria oficial Honda ubicada en el barrio porteño de Caballito, confirmaron que este miércoles al mediodía "se suspendió la venta de la CR-V y ya no tomamos ninguna reserva", al tiempo que aseguraron que "la medida se efectivizó luego de conocerse la finalización del acuerdo con México".

El clima que se vive en las concesionarias Nissan es aun más tenso. No es para menos: la automotriz actualmente importa sus vehículos más exitosos desde ese país de origen, incluidos el March, el Tiida y el Sentra.

En este contexto, iProfesional.com consultó a una concesionaria oficial por este último, el popular sedán de la marca. El responsable de ventas alertó que "estamos recomendando a los clientes que se lleven los modelos que tenemos disponibles en stock, porque el próximo embarque nos estaría entrando recién a fines de julio y no sabemos a qué precios".

El empresario agregó que "tomamos reservas pero sin fijar ninguna cotizaciones, con valores sujetos a cambios, porque no sabemos cómo va a pegar el arancel. Hay que tener en cuenta que un Sentra Acenta que hoy se vende a u$s26.900, con el arancel puede subir fácil más de u$s8.000".

En el caso de General Motors, iProfesional.com pudo saber que los directivos de la compañía no estaban anoticiados de antemano sobre esta decisión y que en el día de ayer hubo varias reuniones para evaluar el impacto comercial de este arancel en la comercialización del Aveo, el único de los 12 modelos que tiene la automotriz que viene de México.

Una medida que levantará polvareda
Cabe destacar que, entre los considerandos del decreto firmado por la Presidenta, el texto hace referencia al motivo principal del malestar de la Argentina: en marzo de este año, México y Brasil, por fuera del Mercosur, firmaron un protocolo por el cual "se establecieron cupos e índices de contenido regional, en forma recíproca y temporal para la importación con 0% de arancel de automóviles y vehículos comerciales livianos".

A raíz de este acuerdo bilateral, que no tuvo en cuenta al bloque en su conjunto, el decreto señala que el mismo "no se ajustó a lo establecido" en el pacto firmado en su momento por los países del Mercosur y México.

De este modo, el decreto consideró que "hubo una violación a los procedimientos prescriptos, viéndose la Argentina privada de efectuar las objeciones que por derecho le corresponden", lo que dio pie a tomar esta medida de suspender el acuerdo por tres años.

Sin embargo, las quejas no se hicieron esperar. El secretario de Economía de ese país, Bruno Ferrari, invitó a Argentina a reconsiderar su postura, aunque advirtió que el gobierno de México prepara un amparo ante la Organización Mundial de Comercio, para luego dejar en claro que su Gobierno mantendrá una posición fuerte y enérgica y que utilizará todos los mecanismos legales a su alcance para defender sus intereses comerciales, según confirmaron desde distintas agencias internacionales.

El funcionario agregó que la falta de competitividad de la economía de Argentina se traduce en la poca seriedad para cumplir sus compromisos comerciales y al mismo tiempo en el incremento en la aplicación de medidas restrictivas al comercio.

A la hora de analizar el impacto, Marcelo Elizondo, exdirector ejecutivo de la Fundación ExportAr y actual titular de la consultora DNI, aseguró a iProfesional.com que "México va a buscar un amparo en la OMC en contra de la Argentinapero, como esto lleva tiempo, seguramente optará por obstaculizar el ingreso de nuestros productos. Esto implica que se están poniendo en riesgo exportaciones por cerca de u$s1.000 millones anuales".

"El mercado mexicano ha ido perdiendo relevancia para la Argentina y cada vez nos compra una menor cantidad, incrementándose el déficit bilateral. Pero esto no es culpa de ellos. La realidad es que somos cada vez menos competitivos por los crecientes costos en dólares. Por eso les exportamos menos", explicó el experto.

Y una prueba de ello es que, según Abeceb, por un lado los autos nacionales representan apenas el 1,3% de las ventas totales del mercado de México, con tendencia decreciente.

Por otra parte, cada vez se colocan menos modelos en ese país: en lo que va del año sólo se pudieron exportar tres (Ford Ranger, Renault Kangoo y Volkswagen Amarok), dos menos que en 2011 (cuando también se vendían la Mercedes-Benz Sprinter y la Toyota Hilux) y 8 menos que en 2005, uno de los mejores momentos para la Argentina. Claro que pasaron siete años y hoy el cuadro de competitividad es totalmente distinto.

Fuente: iprofesional.com

Opiniones (0)
19 de agosto de 2018 | 22:20
1
ERROR
19 de agosto de 2018 | 22:20
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"