El Gobierno critica el paro, pero no hará anuncios

Calificó de "política" la protesta de mañana.

A poco más de 24 horas del paro con movilización a Plaza de Mayo que realizará Hugo Moyano, el Gobierno retomó las críticas al líder de la CGT y consideró que el reclamo no es gremial sino político.

"Es un paro político, que no tiene que ver con reclamos sindicales", planteó el ministro del Interior y Transporte, Florencio Randazzo, sobre la movilización que hará mañana la central obrera. El ministro de Trabajo, Carlos Tomada, también apeló al mismo concepto para cuestionar la protesta. "Este paro de camioneros y algunas adhesiones tienen una lectura claramente política", apuntó el jefe de la cartera laboral.

Hasta anoche, en el Gobierno sostenían que la presidenta Cristina Kirchner no haría anuncios relacionados con los pedidos de Moyano antes de la marcha. El titular de la CGT reclama la suba del mínimo no imponible del impuesto a las ganancias y la modificación del tope a partir de cual los trabajadores dejan de cobrar las asignaciones familiares.

De todas maneras, el director de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), Ricardo Echegaray, volvió ayer a pasar por la Casa Rosada. Al atardecer, cuando Cristina ya se había ido a la quinta de Olivos, el funcionario, que tiene la llave para cualquier cambio impositivo, se reunió con el secretario de Legal y Técnica, Carlos Zannini. En los despachos oficiales sostienen que está en estudio la modificación. La duda es el momento que elegirá la Presidenta para anunciarlo.



En la Casa Rosada creían anoche que Moyano había mostrado debilidad política al condicionar su permanencia en la central obrera a que la Presidenta lo recibiera y diera aval a sus reclamos.

Por el momento, en Balcarce 50 se sigue con atención las adhesiones que logra el jefe de Camioneros a la marcha. Uno de los gremios más abultados, y donde puso el ojo el Gobierno, es el de los estatales de la provincia de Buenos Aires, comandados por Rubén García. En los despachos oficiales insisten en que la Plaza de Mayo se llenará, pero la mayor parte de la asistencia la aportará Camioneros. "Será un acto como el de Huracán, en el que al final no pasó nada", sostuvo un funcionario, en referencia a la manifestación de Moyano en diciembre pasado.

En un contacto con los medios tras la reunión con el primer ministro chino, Wen Jiabao, el ministro Randazzo se negó a responder si la Casa Rosada tenía pensado prohibir el ingreso de camiones a la zona del microcentro.

"Lo ideal sería que hagan la movilización sin entorpecer el normal funcionamiento de la economía", planteó el ministro, pero evitó dar precisiones sobre las medidas de seguridad que tomará la Policía Federal para la concentración, que comenzará al mediodía.

Vuelos complicados

Una de las preocupaciones que sumó ayer el Gobierno fue la confirmación de que el gremio de técnicos aeronáuticos, comandados por Ricardo Cirielli, se sumó a la protesta con cese de actividades entre las 12 y las 18 de mañana, lo que podría generar problemas en el tránsito aéreo. El Gobierno estudiaba las alternativas para evitar un caos en el normal funcionamiento de los vuelos.

El resto de los transportes públicos, hasta el momento, no había adherido al paro como los subterráneos, ferrocarriles y colectivos de corta y larga distancia.

Fuente: lanacion.com
Opiniones (0)
14 de agosto de 2018 | 16:56
1
ERROR
14 de agosto de 2018 | 16:56
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"