Cristina trajo a Máximo en el Tango 01 para que lo operen de la rodilla

Se le detectó un cuadro de artritis en el Hospital Regional de esa capital; la Presidenta viajó a Santa Cruz por la madrugada en el Tango 01 para buscarlo; aterrizaron en Buenos Aires cerca de las 5.

La presidenta Cristina Kirchner arribó esta mañana junto a su hijo Máximo al Aeroparque Jorge Newbery, a bordo del avión presidencial Tango 01. Horas antes, había viajado desde Buenos Aires hacia Río Gallegos para buscar a su primogénito y llevarlo a la ciudad de Buenos Aires. El joven, de 36 años, padecería un cuadro de artritis en la rodilla derecha y será atendido en el Hospital Austral de Pilar.

En el aeropuerto metropolitano, un operativo de seguridad esperó a la comitiva presidencial, con dos ambulancias y dos helicópteros en la pista de aterrizaje.

El Tango 01 tuvo, entre ayer y esta madrugada, una ruta agitada entre Rio Gallegos y Buenos Aires, ida y vuelta. Durante la tarde, Cristina Kirchner había volado desde su residencia santacruceña hacia la Capital, pero por la noche decidió volver. ¿El motivo? Una urgencia de salud de su hijo mayor, Máximo.

Según fuentes cercanas a la Presidenta, el problema habría sido el agravamiento de una artitris que Máximo sufre y que le habría provocado dolores insoportables en su rodilla derecha. Por esa razón, se decidió su traslado inmediato a Buenos Aires, más precisamente al Hospital Austral.

Cristina decidió ir ella misma a buscarlo, por lo que a la 1:45 de la madrugada de hoy arribó a Río Gallegos. Su custodia personal la esperó en la pista, pero Cristina Kirchner no llegó a bajar del Tango 01. Minutos después, su hijo llegaba en auto a la terminal aérea. Viajaba sentado en el asiento de acompañante del vehículo que manejaba su novia, María Rocío García. Junto a Máximo viajaba el doctor Luis Buonomo, jefe de la Unidad Médica Presidencial, quien se encontraba allí desde el viernes pasado.

 Máximo Kirchner sube al avión presidencial Tango 01 junto a dos personas que lo asisten al caminar. Foto: Horacio Córdoba

El grupo subió por la manga del avión: Máximo caminaba despacio y con visible dificultad, apoyado en los hombros de dos de sus custodios. De cerca lo seguía Daniel Alvarez, un funcionario municipal y hombre del íntimo círculo presidencial.

La jefa del Estado lo esperaba a bordo del avión. Mientras los nuevos pasajeros ascendían, los camiones cisternas cargaban los tanques del Tango 01, que solo estuvo 25 minutos en Río Gallegos, y de un utilitario se subían por la puerta trasera tres cajas metálicas.

Máximo, de 36 años, venía soportando una gripe muy fuerte desde hace diez dias. Los medicamentos para curarla le habrían ocasionado un problema gástrico, por lo que el viernes debió hacerse estudios. Ayer, en una resonancia magnética, se detectó además la artitris.

Desde que empezaron los problemas de salud, Máximo se encuentra de reposo en su casa. El viernes pasado, apenas Cristina Kirchner aterrizó a las 18.15, fue directamente a casa de su hijo. Allí estuvo hasta pasadas las 22.30 junto a él y Florencia.

La revisión médica consistirá en un análisis del líquido sinovial de la rodilla derecha. En Río Gallegos se le realizó una resonancia magnética que detectó una inflamación con líquido en la articulación, y la recomendación médica fue que se hiciera estudios más detallados en el hospital Austral de Buenos Aires, para obtener un diagnóstico más preciso.

Pese a la hora, esta madrugada había mucho movimiento en el aeropuerto de Río Gallegos. La sorpresiva llegada del Tango 01 alarmó a los pasajeros y taxistas que esperaban la partida de dos vuelos de línea, y por unos momentos tuvieron que aguardar al costado del camino de ingreso, ante el pedido de la policía aeronáutica.

Fuente: lanacion.com.ar
Opiniones (0)
26 de mayo de 2018 | 05:36
1
ERROR
26 de mayo de 2018 | 05:36
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"