Karina Kelinek, nunca dice que no

"Aunque esté cansada, a Leo siempre le hago el favor. Yo no soy egoísta. Nunca. Hasta cuando estoy cansada soy una geisha y pienso sólo en el hombre", aseguró la morocha

Karina Jelinek se casó hace un poco más de un año con el empresario Leo Fariña y si bien muchos pensaban que la relación duraría poco ya que la boda llegó después de tres meses de noviazgo, la modelo sorprendió a todos y ahora cuenta sus secretos a la hora de la conquista.
 
Lejos de la pantalla chica, tras haber rechazado participar de Bailando 2012 y luego de haber quedado afuera del programa de Ricardo Fort, Karina se ocupa de complacer a su marido. "Aunque esté cansada, a Leo siempre le hago el favor. Yo no soy egoísta. Nunca. Hasta cuando estoy cansada soy una geisha y pienso sólo en el hombre", aseguró la morocha, en diálogo con la revista Gente.
 

"Jamás tengo dolores de cabeza. No hay que decirles 'no'. Por ahí estás cansada, pero le podés hacer el favor para que se acueste feliz y tranquilo, y se levante con una sonrisa al día siguiente. Yo me manejo así", explicó.
 
"Algunas veces estoy más tranquila, otras voy con todo, otras estoy muy cansada, por eso hay un menú para cada ocasión", detalló Jelinek, al referirse a su comportamiento a la hora del amor, y agregó: "Hay días que el menú es de abrazos. También tenemos un menú más amplio. Hay más variedad. A veces hay un menú solo, sin postre".
 
"No tuve ninguna decepción importante. Me casé a los tres meses y duramos. Lo hice convencida. Además, nos apoyamos. Si él está preocupado por algo, voy y lo escucho. Soy como un soldadito de batalla, que siempre va a estar a su lado", finalizó.

Opiniones (0)
17 de agosto de 2018 | 22:19
1
ERROR
17 de agosto de 2018 | 22:19
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"