#YoCambio: Diego, el termómetro de los precios que sufre como una ama de casa

Para Diego Anaya, el verdadero cambio de época se vislumbra en la renovada actitud de responsabilidad del joven mendocino. Su negocio de viandas para empresas y particulares goza de éxito, aunque él confiesa que las vicisitudes económicas actuales no lo benefician.

"Como en Casa es una empresa familiar. Empezamos con mi mamá, Rosa, y mi mujer, Gisela, hace 4 años. Yo trabajaba medio día en esa época, y llegaba la tarde y estaba sin hacer nada y no me gustaba mucho". Diego Anaya ideó, junto a su mujer, en ese momento su novia, un negocio que lo sacara de la ociosidad improductiva y los impulsara a empezar su  familia: "Y se nos ocurrió hacer un servicio de viandas. A ninguno de los dos (ni a mi mujer ni a mi) nos gustaba cocinar,  pero era una salida rápida. Un amigo tenía una bodega y nadie quién le hiciera la comida, entonces yo me ofrecí a hacerlo, claro que la que cocinaba era mi mamá".

Con este pequeño emprendimiento que proveía de viandas a 6 empleados de la empresa de su amigo, Diego, de 40 años, su mujer y su mamá comenzaron un proyecto que hoy abastece a varias bodegas, empresas y particulares. "Empezamos con viandas, que era un negocio que no requería una inversión grande, y lo podíamos hacer en nuestra propia casa. Es común cuando hay crisis hacer cosas caseras, es más fácil. Así empezamos a trabajar, y de a poco, se sumaron otros clientes a la lista", explica.


El éxito de su negocio radica en que Como en Casa no ofrece una alternativa extravagante, para un público segmentado: "No tenemos menús sofisticados, es la comida que todos comíamos cuando llegábamos del colegio, lo que nos gustaba". Las viandas son consumidas por empresas de líneas de fraccionamiento móvil, varias bodegas, la empresa constructora Ceosa: "Les hacíamos la comida mientras construían el metrotranvía". La premisa es 'siempre mantener al primer cliente', "que en nuestro caso fueron las bodegas de Escorihuela y Caro. Cuando uno se industrializa mucho, pierde el control", asegura Diego, quién confía en la calidez y la simplicidad del emprendimiento para asegurar ciertos clientes fijos.

"Actualmente, no es un buen momento. Nosotros sufrimos mucho la 'crisis de las amas de casa'. Trabajamos con los precios de todos los días, de los mercados actuales. Compro carne, azúcar, leche, verduras. Cuando la gente vive momentos de incertidumbre como éste, el tema de la inflación o el dólar, la gente se retrae y deja de gastar. Un cliente fijo de mi negocio, en un momento de crisis, decide no gastar más en viandas diarias, se cocina él mismo". Diego explica que los momentos de cierta inactividad económica son, para él, estacionales: “Nuestros mayores clientes son as bodegas, por eso trabajamos mucho durante Vendimia, pero en otros momento no tanto”.

Los roces con el gobierno de Jaque

Su emprendimiento, casi en su nacimiento, no tuvo un buen primer encuentro con el gobierno provincial. Según explica Diego, sus experiencias no son completamente satisfactorias: "Cuando quisimos ampliar el proyecto, en el 2008, buscamos acceder a un crédito para comprar maquinarias. Era una inversión grande para ese momento y no teníamos el capital. Fuimos a pedir al Fondo de Transformación, porque Celso Jaque había anunciado una serie de ayudas a la pequeña y mediana empresa. Nosotros nos entusiasmamos, pensamos que nos iban a dar una oportunidad. Queríamos ampliarnos, satisfacer una demanda. Nunca recibimos un apoyo económico, nada. Nos dieron mil vueltas, terminamos creyendo que fue todo una cuestión política. Los privados, nuestros clientes, se portaron mejor con nosotros que el propio Gobierno provincial".

La generación actual da la cara

Diego pone todas sus fichas en la generación actual. Para él, en base a su experiencia comercial, la actualidad puede acarrear falencias a nivel económico y en el consumo de la gente, pero la actitud del mendocino ciertamente ha cambiado. 

"Veo mucha gente que me rodea que intenta hacer cosas, emprendimientos propios. Pero no veo buena voluntad del otro lado. Honestamente, el Gobierno actual, no me transmite nada. Espero que sea un Gobierno distinto al anterior, pero creo que la gente que empieza y quiere crecer, se le hace muy difícil si no tiene una puerta de entrada o algún contacto. Yo escucho todo el tiempo supuestas ayudas a la pequeña y mediana empresa y yo no he visto nada y la gente que conozco y que quiere empezar algo, tampoco", explica, mientras asegura que cada día hay más propuestas de negocios independientes.

"A pesar de la lucha que hay entre el poder político y el poder económico y la incertidumbre reinante, yo seré un inconciente, pero creo en arriesgarme. Yo sí invertiría en mi negocio en forma importante, no me iría de acá si las cosas estuvieran muy mal, apuesto a Mendoza y creo que la generación de hoy es arriesgada", comenta.


Diego confiesa que, a su entender, la generación actual tiene potencial. "En mi época no existía el compromiso que existe hoy. Nosotros, de jóvenes, mirábamos para otro lado. He vivido gran parte de la democracia, pero también vi caer gobiernos, he visto crisis", indica, y prosigue: "Hoy en día existe una responsabilidad social, hay ganas de que el pasado no se repita, de hacer las cosas bien. Y es ahí, y no en el gobierno, donde yo veo el verdadero cambio de época". 

Opiniones (3)
23 de julio de 2018 | 01:59
4
ERROR
23 de julio de 2018 | 01:59
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Es importante que un emprendedor entienda que depende de la variable política, que esta simepre lo va a afectar, ya se probó ocn el modelo de hago lo mío y tengo éxito, tarde o temprano te emboca esa lógica. Los buenos emprendedores tendrían que animarse también a meterse en l política, pero no en las estructuras corruptas del PJ, la UCR o el PD por que esos buitres te comen de parado...nose hay que fijarese donde contruir políticamente, por que es así como la buena fortuna individual puede ser sutentable y compartida con el pueblo , la hitoria del emprendedor exitoso individualemnete en la economía capitalista esta escrita con final y todo...la quiebra o cerca de ahí...además de lo individual hay que contruir colectivamente, solo las sociedades inclusivas pueden subisitir, los 90 a nosotros nos mostró que esto es verdad, el individualismo de aquella época nos llevó al a crísis del 2001, no repitamos la historia. Exitos!
    3
  2. Felicitaciones, ustedes se merecen esto y mucho más, abrazo grande!
    2
  3. sos un tipo muy trabajador y te mereces el exito que estas teniendo, no esperes nunca nada del gobierno, a no ser que seas amigos de ellos. trata que no te escondan la camioneta.
    1