El "vestidor" de Evita en la Legislatura, restaurado

El lugar tiene un tocador, un guardarropas y tres baños. Había funcionado como oficinas y depósito

Después de 57 años, el que fuera el vestidor de Evita de Perón en la Legislatura porteña volvió a tomar el mismo color que aquellos años en los que la primera dama se arreglaba para participar de actos oficiales en el Salón Dorado del palacio legislativo.

Sucede que, después de haber sido utilizado como oficinas administrativas y hasta de depósito, ese espacio de 60 metros cuadrados (compuesto de un guardarropas, un vestidor y tres baños) fue restaurado casi artesanalmente, y de este modo se intentó rescatar parte de la historia del edificio.

Daniel Vargas, periodista e investigador histórico de la Legislatura, contó a Rouge que originalmente ese espacio fue un anexo para que los concejales de la Ciudad de Buenos Aires pudieran cambiarse para asistir a los actos en el Salón Dorado, ubicado en el espacio contiguo al vestidor. Y que en un momento, incluso, fue hasta utilizado como peluquería. Hasta que Evita comenzó a usarlo como su propio vestidor entre 1947 y 1952, cuando murió.

En ese edificio, que se inauguró en 1931 como el primer Concejo Deliberante, estaba ubicado el despacho de Evita en su labor de la Fundación, donde cuando era primera dama recibía a personas necesitadas, a representantes de trabajadores y hasta a diplomáticos.

Tras su muerte en 1952, el lugar se mantuvo un par de años con sus paredes y pisos de mármoles traídos del exterior en 1930, con un enorme espejo y hasta con las decoraciones de la época. Pero en 1955, tras la Revolución Libertadora, el lugar casi fue desmantelado en el afán de hacer desaparecer cualquier vestigio de Juan Perón y Evita.

El lugar se transformó en oficinas administrativas, incluso los tres baños donde los sanitarios y la grifería fueron arrancados. Después se convirtió en depósito. Y todo comenzó a deteriorarse. En 2005 fue descubierta una placa de bronce donde se indicaba que ese lugar había sido el vestidor de Evita, pero continuó como depósito hasta marzo de este año, cuando se reinauguró tras un largo proceso de restauración.

La iniciativa vino del legislador del PRO Cristian Ritondo, y comenzó a concretarse en diciembre del año pasado en un proceso de restauración que duró poco más de 4 meses y que estuvo a cargo de la arquitecta Sandra Amerise, quien explica en el video, paso a paso, cómo fue ese trabajo casi artesanal.
Opiniones (0)
14 de agosto de 2018 | 20:38
1
ERROR
14 de agosto de 2018 | 20:38
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"