El petróleo, la crisis griega y el empleo, los puntos claves del G-8

Los líderes de las ocho economías más fuertes del mundo analizaron el contexto mundial y propusieron estímulos económicos y medidas de austeridad

Estados Unidos y otros miembros del Grupo de las Ocho naciones más industrializadas concordaron que la crisis financiera y fiscal europea debe solucionarse con una mezcla de crecimiento económico y medidas de austeridad, dijo hoy el presidente Barack Obama.

Junto con los líderes de las otras potencias económicas, Obama analizó las problemáticas del mercado energético, especialmente el precio del petróleo. "Todos nosotros estamos absolutamente decididos a lograr que el crecimiento, la estabilidad y la consolidación fiscal formen parte de un plan general", dijo Obama en el retiro campestre presidencial de Camp David.

El mandatario estadounidense se refirió a la crisis de la deuda en Grecia y España, principalmente, aunque no dio detalles específicos en breves comentarios a los periodistas en el lugar.

Los líderes de Estados Unidos, Alemania, Francia, Canadá, Italia, Gran Bretaña, Rusia y Japón intentan encontrar la forma de contener la crisis de la deuda soberana europea al mismo tiempo que aumentan el consumo y el crecimiento del mercado laboral.

Obama insiste en planes adicionales de estímulo y un mayor gasto acompañados de medidas de austeridad en el presupuesto, un planteamiento dirigido principalmente a Alemania, la economía más sólida de la eurozona, aunque el mandatario no lo dijo expresamente.

Los líderes de las potencias económicas mundiales sostienen que Alemania debería compaginar su insistencia de medidas europeas de austeridad con dosis de estímulo público para evitar una calamidad financiera con repercusiones globales.

En el encuentro de ayer, los líderes intentan forjar un consenso pese a que no parece posible elaborar un plan decisivo de medidas.

"Hablaremos además sobre la incertidumbre en los mercados energéticos y cómo solucionar algunos de esos temas", dijo Obama al comenzar las conversaciones sobre la economía global.

El retiro presidencial campestre de Camp David fue elegido como reunión para permitir a los participantes dialogar sin el acoso de los medios informativos y las ruidosas protestas experimentadas en reuniones anteriores del G8.

La cumbre del G-8 es una antesala a la reunión europea de la próxima semana en la que los países de la eurozona esperan contener la crisis de la deuda soberana y reactivar sus economías.
Reunión con Cameron
En una reunión bilateral mantenida ayer entre el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, y el premier inglés David Cameron, antes de iniciar la jornada de la cumbre del Grupo de los Ocho, el inglés señaló que había detectado "un mayor sentido de urgencia en que debe ser tomada alguna acción" en la crisis de la zona euro.

"Estamos tratando aquí las dos mayores amenazas para nuestras economías, que es por supuesto la crisis de la zona euro, pero también los altos precios del petróleo que se traducen en altos precios en las estaciones de servicio y estamos haciendo progresos en ambos", dijo Cameron a los periodistas.

Consultado sobre si el mandatario estadounidense usará una sesión especial en el marco de la cumbre del G-8 para buscar apoyo para explotar las reservas de petróleo de emergencia ante un embargo de la Unión Europea (UE) del crudo iraní que entra en vigor en julio, Cameron no dio detalles, reportó la cadena televisiva CNN.

Sobre la crisis de la zona euro, Cameron dijo que "lo que se requiere es un sentido de urgencia y acciones claras para fortalecer los bancos, planes de reducción del déficit, un gobierno fuerte y planes de contingencia para todo lo que podría suceder".

"En todas estos temas creo que hay un buen criterio en las conversaciones que se están manteniendo y un buen criterio sobre las acciones que se deben seguir", agregó Cameron.

El premier inglés expresó que la canciller alemana, Angela Merkel, estuvo "absolutamente correcta" al referirse a que cada país necesita contar con planes firmes para hacer frente a sus déficits. "El crecimiento y la austeridad no son alternativas contrapuestas", dijo Cameron.

"Se necesita un plan de reducción del déficit con el fin de conseguir crecimiento, a fin de bajar las tasas de interés que tenemos en el Reino Unido y son de vital importancia para el futuro de nuestra economía", señaló el premier inglés.

Agencias AP, EFE y Reuters
Opiniones (0)
18 de agosto de 2018 | 01:41
1
ERROR
18 de agosto de 2018 | 01:41
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"