Eugenia Ábalos, sanrafaelina de exportación

Eugenia Abalos es una talentosa ilustradora sanrafaelina que hoy despliega su arte por España. Radicada allá desde hace unos años nos cuenta sobre su carrera, sus inicios y su fascinante mundo de cuentos con dibujos de su propia autoría.

Dedicada de lleno a las ilustraciones cuenta en su haber con tres libros publicados. Merecedora de importantes premios fue contratada por editoriales de renombre y su carrera está en permanente crecimiento. Desde 2008 con la obra Tic Tac se inicia en el mundo de la ilustración profesional y desde entonces desarrolla una carrera centrada en la ilustración infantil con alguna esporádica incursión en la ilustración de libros para adultos.
Es fundadora junto a Diego Arboleda y Raúl Sagospe del grupo Alboratorio, colectivo artístico dedicado a la literatura y la ilustración. En esta entrevista, realizada vía web, Eugenia Ábalos nos cuenta los secretos de su profesión.

¿Cómo llegaste a ser ilustradora?
Decidí seguir en esta aventura a mi incondicional amor, motivo principal por el cual resido en Madrid. Me formé en la carrera de diseño gráfico y esto me sirvió para meterme de lleno en el mundo de los dibujos, fascinación que sentí desde muy pequeña.
Sus estudios en el viejo continente fueron un soporte muy importante para afianzar su mano cuenta Eugenia, “primero me formé en la Escuela de Arte Casa de los Picos, en Segovia para luego pasar a la Escuela de Arte nº10 en Madrid. Ambas son excelentes instituciones en donde afiancé conocimientos, incorporé otros nuevos y sobre todo ablandé mi mano, un tanto rígida, para volver a dibujar, dibujar y dibujar”.

No es para nada fácil la tarea del ilustrador. Tiene que interpretar al autor y a su vez debe encantar a los lectores, más allá del relato.  De acuerdo a su experiencia Eugenia sostiene que “el mensaje tiene que ser una combinación equilibrada y armoniosa entre el texto (cuento, relato, etc,)  y la imagen (ilustración) para que el receptor comprenda lo que lee apoyado en las ilustraciones. En el mundo de la literatura infantil y  juvenil, este mensaje combinado tiene estar muy cuidado. No es tarea fácil, porque a la vez se debe buscar la originalidad en un mundo en el que esta profesión tiene cada vez más participantes” aseguró vía mail.

Nuevas técnicas y materiales acaparan su atención. En estos momentos está  completamente conquistada por la témpera o gouache, que utiliza en forma de colores planos. También suele utilizar acuarela, lápiz y otras técnicas combinables.


¿Qué te inspira a la hora de ilustrar?
Dentro de mis inspiraciones se destacan mucho los períodos artísticos de principios de siglo XX, como los artistas vieneses cercanos al modernismo, así como los períodos de entre guerras. Siempre han atraído mi atención movimientos como el Dadá, por su singularidad, o los distintos períodos de la escuela alemana Bauhaus. Los artistas de ambos rompieron muchos moldes en su tiempo, que hoy ya no sería novedoso romper. Creo que nunca volverá a suceder algo igual. Para mi son héroes. Me inspiro también mucho en el color, todo lo que esté plagado de tonos saturados, puros, brillantes, llaman mi atención, aseguró.

¿Qué personajes te gusta dibujar?
Si tengo que elegir que es lo que más me gusta dibujar, tengo que decirte que me chiflan los personajes masculinos. Señores altos, bajos, gordos, escuálidos, sacando pecho, encorvados, barbudos o calvos. Creo que desde que ilustré Historia de una anguila, de Antón Chéjov para editorial Gadir, he ido desarrollando un placer especial al dibujar este tipo de sujetos que ahora está siendo complacido, ya que el proyecto actual en el que trabajo, se trata de ilustrar a los compositores de música clásicos, desde el barroco al siglo XX, por lo cual, como no podía ser de otra manera, por mis manos están pasando señores tan célebres como Bach, Mozart, Beethoven, Chopin, etc. ¡Me la estoy pasando en grande! Y pensar que de pequeña me gustaba pintar princesas...

Sus pensamientos son recorridos por millones de fantásticos personajes que luego cobran vida a través de su mano. Naturalmente cálida, Eugenia le pone su sello personal a importantísimos libros que lucen en las bibliotecas del viejo continente.

Además la ilustradora nos deja un regalo para que ustedes, lectores, puedan descubrir el maravilloso mundo de la ilustración. Uno es un libro de dos grandes conocidos y un perfecto ejemplo del trabajo de un ilustrador. Me refiero a Las Fábulas de Jean de La Fontaine ilustradas por Marc Chagall, editadas por la editorial El Zorro Rojo. http://librosdelzorrorojo2.blogspot.com.es/2011/11/fabulas.html
El segundo es un ilustrador italiano llamado Simone Rea http://www.topipittori.it/it/catalogo/favole

Les dejo el blog de Eugenia, visítenlo… no se van a arrepentir, se los aseguro. http://eugeabalos.blogspot.com.es/

Eugenia Ábalos ha recibido los siguientes premios:
Primer premio en la XI edición de Cuentos Ilustrados de la Diputación de Badajoz, en la modalidad infantil, 2008, por Tic tac, de Diego Arboleda.
Primer premio en la XIII edición de Cuentos ilustrados de la Diputación de Badajoz, en la modalidad adultos, 2010, por Cuentos de la mala nieve, de Diego Arboleda.
Finalista en el CJ Picture Book Festival (Corea) 2011, por Historia de una anguila, de Antón Chéjov.

Opiniones (0)
25 de mayo de 2018 | 23:44
1
ERROR
25 de mayo de 2018 | 23:44
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"