El radicalismo sostiene que "Paco Pérez está atado a las promesas de la Nación"

El gobernador proclamó ante intendentes y legisladores radicales los beneficios que tendrá la provincia con la intervención estatal de YPF. Los radicales piensan que Mendoza no estará en la mesa chica de decisiones de la empresa. Paco les pidió apoyo para la Empresa Provincial de Energía.

El gobernador Francisco Pérez recibió a los referentes del radicalismo mendocino con dos temas de la agenda energética sobre la mesa de discusión, en su despacho del cuarto piso: el rol que tendrá Mendoza en la nueva YPF y el apoyo para la demorada Empresa Provincial de Energía. Pero tras la reunión, los radicales señalan que el gobernador está demasiado atado a las promesas de la Nación.

En abril pasado y antes de que el proyecto de soberanía hidrocarrburífera se aprobara en el Congreso de la Nación, los radicales habían enviado a Pérez una carta pública sobre las principales dudas que tenían sobre la intervención del Estado en la petrolera, pero además, sobre el rol de la provincia. El mandatario, acompañado por Carlos Ciurca y Walter Vázquez -interventor de YPF en Mendoza- recibió al grupo de enviados radicales a partir de las 19 y la reunión se extendió por más de una hora y media.

En el cuarto piso de Casa de Gobierno, ante Alfredo Cornejo -intendente de Godoy Cruz y titular del radicalismo, a nivel provincial-, Pérez expresó los beneficios que tendría Mendoza y aseguró que, de la mano del Estado nacional, YPF tendría un "boom de inversiones".

 "Confía mucho en la Nación", adelantó Cornejo sobre las expectativas del gobernador, que asistió acompañado por los jefes de los bloques legislativos, Armando Camerucci y Néstor Parés, entre otros.

Pese al optimismo de Pérez, los radicales se muestran escépticos. Y consignaron que Mendoza quedará ajena a los beneficios que traería aparejada la nueva composición accionaria. "Va a constituir una nueva concentración de ingresos para la Nación y Mendoza quedará ajena a los beneficios de la expropiación", definió el intendente radical. "Nos parece que corremos mucho riesgo, porque la Nación se deja para sí la política hidrocarburífera", puntualizó Camerucci.

Según Cornejo, Pérez sostiene que Mendoza va a estar en igualdad de condiciones con la Nación y Neuquén en la mesa chica de negociación. El titular de la UCR manifestó sus dudas en torno a que el Gobierno nacional se vuelque a consultar al mandatario mendocino. Según los allegados al gobernador, Pérez les manifestó que las provincas mantendrán su autonomía sobre las áreas petroleras y prometió que les daría información sobre el estado de los pasivos ambientales de la petrolera y las causas judiciales sobre los mismos.

Por su parte, Paco les pidió a los radicales que apoyen este martes el proyecto de la Empresa Provincial de Energía, que se encuentra paralizada en la Legislatura desde el año pasado. Se trata de uno de los proyectos que lleva la firma de Pérez cuando éste era ministro de Infraestructura. 

La iniciativa cuenta con media sanción de Diputados y ahora la misión del oficialismo es reactivarla, para que actúe en consonancia con la nueva YPF. La empresa crearía unidades de negocios por proyecto energético y en el marco del regreso de la petrolera al Estado es que Pérez piensa en tomarla como socia de la EPE. 

Una duda particular en este caso, es la que se habló sobre la explotación del uranio en Sierra Pintada. Los radicales insisten en que la Comisión Nacional de Energía Atómica no debe manejar este yacimiento, sino la provincia.   

Por lo pronto, este martes en la Legislatura se espera que el oficialismo obtenga un despacho favorable de la comisión, previo al debate en el recinto. El Ejecutivo ya se ha asegurado el caudal de votos necesario para aprobar el proyecto. Sin embargo, en el Gobierno buscarán aprobar la norma con el mayor consenso posible.

Opiniones (0)
22 de junio de 2018 | 05:33
1
ERROR
22 de junio de 2018 | 05:33
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"