Madrid y un escenario transgresor

El polvo de ladrillo azul será la gran novedad que presentará desde hoy el Masters 1000 español, una idea innovadora del rumano Ion Tiriac que generó algunos reproches, como los de Rafa Nadal

Ion Tiriac nunca pasó inadvertido. Ni como tenista, ni como entrenador de Guillermo Vilas. Según la revista Forbes , el rumano dispone de una fortuna de 2400 millones de euros gracias a sus intereses en bancos, seguros y comercios inmobiliarios. El hombre de los mostachos que alguna vez confesó tener 30 hijos ilegítimos y 3 reconocidos, siempre fue una suerte de transgresor. Como asesor directo del Mutua Madrid Open, el Masters 1000 de la capital española, tuvo ingenio para desarrollar distintas estrategias de marketing que le permitieran lograr al torneo un valor distintivo que pudiera pelear con la leyenda de Montecarlo, Roma y Roland Garros. En 2004 se realizó un casting de atractivas modelos para que fueran alcanza-pelotas durante los partidos más importantes.

Tiempo después, el certamen se mudó a la Caja Mágica, un moderno complejo en el sur de la ciudad. Y desde hace algunos años, a Tiriac se le ocurrió que el torneo debía realizarse sobre una superficie de polvo de ladrillo... azul. Algo sin antecedentes, claro, y, quizá, más próximo al clay verde petróleo de Forest Hills, donde se consagró Vilas en 1977. Inmediatamente, algunos jugadores se opusieron, con Rafael Nadal a la cabeza. Hubo muchas negociaciones y los organizadores fueron examinando las reacciones, hasta que la ATP y la WTA -el torneo es combinado- aprobaron el cambio, que fue comunicado a los protagonistas durante la reunión del Consejo que éstos mantuvieron en el último US Open. Hoy, cuando comience la qualy femenina, las suelas de las zapatillas de las tenistas quedarán teñidas de azul y Tiriac se habrá salido con la suya.

Las autoridades del cuarto Masters 1000 de la temporada saben que la lupa estará dirigida, especialmente, a las nuevas condiciones. Por ello, no ahorraron en gastos para la construcción de las canchas, pese a que el costo de la transformación equivale al doble del de una cancha roja tradicional y se necesitan 3,5 toneladas de arcilla por cancha. Además, contrataron al francés Gaston Cloup, encargado de las pistas de Roland Garros desde hace dos décadas, y al mallorquín Andreu Puigserver, que diseñó la superficie del Palau Sant Jordi de Barcelona para la final de la Copa Davis de 2000.

¿Cómo es el proceso de fabricación del novedoso polvo de ladrillo? La tierra, traída a Madrid desde Lérida y Mallorca, fue tratada por un ceramista. Se le aplicó un proceso de extracción del óxido férrico, con temperaturas entre 900 y 950 grados, se tritura luego hasta convertirla en blanca y después se le aplicó dos tipos de colorantes azules al agua, hasta alcanzar el tono cobalto elegido. "Los colorantes son totalmente inocuos", dijo Puigserver a EFE. Mientras que Tiriac añadió: "Hemos estudiado que el producto químico que se utiliza no es problemático, porque es natural, no supone ningún riesgo para los jugadores ni para los espectadores".


Tiriac, Manolo Santana (símbolo del tenis español en los '60 y director del torneo madrileño) y las autoridades del Instituto Tecnológico de Color Óptica e Imagen Profesional (AIDO) aseguraron que la nueva superficie también genera beneficios visuales, ya que el contraste de la pelota amarilla con la pista azul es el ideal. "Para los jugadores y en la cancha, se trata de una mejora del 22%, mientras que para los televidentes, es del 17%", sentenció el rumano. Y Santana agregó: "En un mundo en el que la competencia por la audiencia es feroz, el tenis también debe evolucionar". Claro que Nadal y compañía no censuran específicamente el color azul, ya que otros grandes torneos en canchas rápidas se disputan sobre canchas con esos colores..., pero sí están en contra de que la modificación de la tonalidad se produzca en el polvo de ladrillo.

Una de la mayores incógnitas está dirigida a cómo picará la pelota en la "tierra batida" azul en comparación con la tradicional. El serbio Novak Djokovic, defensor del título, dio su punto de vista al sitio web del torneo: "Creo que necesito algo de tiempo, de hecho necesito un par de días más de entrenamiento para tener un juicio claro. La primera impresión es que el pique es un poco diferente. Especialmente con los golpes cortados , la bola pica poco". Habrá que observar cómo se adaptan los jugadores que están jugando en otros torneos y que llegarán sobre la hora , como Juan Martín del Potro y David Nalbandian, por ejemplo. Algunos, por el momento, se lo tomaron con humor, como el croata Ivo Karlovic y el canadiense Milos Raonic, que en sus cuentas de la red social Twitter dijeron sentirse como "Los Pitufos", aquellas criaturas azules.

El ex N° 1 Carlos Moya, amigo de Nadal y codirector del certamen, dijo al diario AS: "Los jugadores estamos cerrados a los cambios, siempre lo estuvimos. Pero hay que esperar al final del torneo. Yo probé la cancha y la sensación es la misma; los desplazamientos, el bote de la pelota... El impacto visual sólo dura 10 minutos". "Respeto mucho a Nadal y la tradición. Pero la tradición y el progreso no son incompatibles", sonrió Tiriac, que logró lo que quería, que todos hablaran de Madrid. Inteligente y transgresor, una vez más.

Fuente:clarin.com
Opiniones (0)
21 de agosto de 2018 | 14:43
1
ERROR
21 de agosto de 2018 | 14:43
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"