Casa rústica de piedra y madera exquisitamente decorada

Es una vivienda de varias plantas reformada, que conserva la esencia y sencillez del estilo campestre. La entrada mantiene el muro de piedra original y se combina con madera, barro, hierro y cristal, creando un ambiente rico en texturas. Gracias a una acertada y funcional distribución, en un espacio reducido fue posible ubicar estar, comedor y cocina.

En el centro del pueblo de Candelario -en la provincia de Salamanca, Castilla y León, España- se encuentra esta casa de varias plantas que, aunque conserva la esencia y sencillez del estilo campestre, está totalmente reformada.

Vistas desde el balcón

De él se conservó la estructura y la baranda de madera. Así se integra con el resto de las casas que también los conservan, además de los tejados y las fachadas que combinan paredes blancas y piedra natural.

La entrada a la casa

Mantiene el muro de piedra original y se combina con otros materiales (madera, barro, hierro patinado, cristal...) creando un ambiente rico en texturas. La mesa bajo la escalera fue rstaurada al igual que el perchero.
























La zona de estar

Se amobló con un sofá antiguo que la dueña pintó y retapizó y una ligera y estrecha mesita de centro.






























Una cocina como antaño

Se distribuyó en "L" con una mesada que reposa sobre una estructura de obra donde se integran los electrodomésticos y muebles y que sirve también de barra de desayuno. En contraste con ella, los modernos banquitos.























El pequeño comedor

Los muebles se eligieron en tonos blancos. Una solución que consigue aligerar su peso visual y potenciar la escasa luz de la zona. Sillas, mesa y alacena también en blanco. El entramado de madera se revocó con yeso lo que, junto con la viguería, compensa la escasez de luz natural.





















Aprovechar el espacio

Gracias a una acertada y funcional distribución, en un espacio reducido fue posible ubicar la zona de estar, el comedor y la cocina. Ésta es de obra, realizada con ladrillo y mesada de barro cocido.

Rincón con escritorio

Es de madera natural. Para delimitar este espacio se usó una alfombra circular.































Tocador muy coqueto

La entrada del baño se aprovechó para albergar la zona de tocador compuesta por una mesada volada con toallero, lavamanos y espejo.



























El dormitorio principal

Se destaca el cabecero de barrotes de madera que la propietaria recuperó pintándolos sólo en parte para simular piezas de porcelana. Para liberar las mesitas, se optó por utilizar lámparas de techo suspendidas justo encima de ellas.






















Opiniones (0)
17 de agosto de 2018 | 21:54
1
ERROR
17 de agosto de 2018 | 21:54
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"