El adiós a un profesional del periodismo; Gabriel Bustos Herrera

tras pelear intensamente y por un largo tiempo contra un enfermedad terminal, dejó de existir Gabriel Bustos Herrera, un señero periodista en materia de vitivinicultura en todo Cuyo.

El Gallego era el profesor del grupo. Siempre traía un tema a la mesa de la cerveza pospádel y en los asados centraba mágicamente la conversación.
 
Los sábados a la tarde, desde hace diez años para mí (el grupo comenzó a juntarse mucho antes), eran, sí, digo eran porque sin el Gallego cambiarán totalmente… eran una mezcla de liberación física y consuelo mental.
 
El Gallego, o el Gaby, era el más caliente, tiraba la paleta contra el piso o la tela cuando un golpe no le salía (rompió varias en estos años) e insultaba a los gritos, pero siempre se puteaba a él o lo puteaba a Dios, para risa de unos y escarnio de su consuegro, el Carlos Andino, otra gran persona y amigo y fiel creyente. Las últimas veces, ya no rompía paletas, pero hacía el amague de reventarla contra el suelo y se contenía y después se reía, y todos nos reíamos de su calentura. Sabemos que lo hacía a propósito, esa suerte de actuación, para divertirse y divertirnos.
 
Ya enfermo pero dándole pelea a su enfermedad, por ahí se metía a la cancha en nuestros descansos y despuntaba el placer que le daba jugar. Tenía un drive clásico y un revés exquisito, siempre nos la cruzaba y nos dejaba en ridículo. Pasados los sesenta años, seguía jugando como los dioses.
 
El grupo del pádel, Carlos Andino (viajante de vinos), un cardiólogo, el Doc (Osvaldo Moretti), un albañil y laburante general (Quique Daniel), dos mecánicos (Quique Hernández y José Luis García), dos gestores de escribanía y afines (los hermanos Carrillo, Félix y Hugo… Este "equipo" queda ahora malherido, triste y dolido, porque el Gallego, además de ser un gran amigo, nos iluminaba a todos con su sapiencia y optimismo.
 
Cuando le llamé, en enero, para contarle que me habían encontrado un cáncer, me dijo más o menos: “Juancito, tranquilo, con lo que nosotros tenemos, hace diez años nos moríamos en unos meses, ahora por suerte la medicina ha avanzado mucho”. Y siempre así el Gallego. No voy a contar lo que todos saben: su aspecto público de periodista de “gran trayectoria” y de formación más que sólida. Su peronismo crítico en estos tiempos de peronistas buscas y superficiales.
 
El año pasado me consultó porque quería publicar algunos de sus artículos en un libro. Principalmente los referidos a los pequeños productores, que forjaron la vitivinicultura en Mendoza y que hoy están prácticamente desdibujados tras la economía global. Una posibilidad era publicar por la Ediunc, Editorial de la Universidad Nacional de Cuyo. Él había comenzado a seleccionar artículos, con la ayuda de su familia. Ojalá que la UNCuyo pueda impulsar una edición, que no me cabe duda aportará mucho a Mendoza.
 
Gracias, Gallego, por todo lo que nos diste. Te vamos a extrañar un montón.


Gabriel Bustos Herrera, su fallecimiento

Bustos Herrera era columnista de diario Los Andes, corresponsal de Diario de Cuyo y jefe de prensa de la Bolsa de Comercio. En diciembre fue reconocido por su trayectoria en los medios de Mendoza y San Juan

Gabriel Bustos Herrera, uno de los periodistas más capacitado en materia vitivinícola que ha dado el país, falleció cerca de la medianoche después de pelear intensamente contra una enfermedad terminal. Así lo confirmó Diario de Cuyo (San Juan), donde se desempeñaba como corresponsal desde Mendoza.

Bustos Herrera, quien también era columnista de diario Los Andes y director de prensa de la Bolsa de Comercio mendocina, fue distinguido en diciembre pasado con el "premio a la trayectoria" por el Círculo Argentino de Periodistas Vitivinícolas (Capevi). Además, en 2002, recibió el premio nacional Adepa en economía.

"Periodista de la vieja guardia, integra el selecto grupo de profesionales de la comunicación que a través de sus columnas instala temas, crea polémicas, merced a una prosa incisiva, a punto tal que sus observaciones a través de la prensa escrita, en muchas ocasiones han marcado la agenda política, no solo de Mendoza, sino de la región", se lo presentó en aquel momento. Al mismo tiempo, la impronta de Bustos Herrera dentro del sector vitivinícola lo posicionó como consultor del BID (Banco Interamericano de Desarrollo), en un programa para que los pequeños productores tengan acceso a créditos para normalizar la escrituración de sus pequeñas fincas, un aporte muy importante para la industria.

Tras conocerse la muerte de uno de los referentes más importantes del periodismo mendocino, el diario sanjuanino para el que trabajaba publicó una emotiva despedida: "Su prosa ya no volverá a verse, pero la historia que Gabriel Bustos Herrera dejó en San Juan, será recordada por siempre. Hasta siempre".

Los restos de Bustos Herrera serán velados este domingo en una sala de Capital (Maipú 636) y el sepelio tuvo lugar a las 16 en el cementerio Los Apóstoles de El Algarrobal, Las Heras.

Opiniones (0)
20 de junio de 2018 | 07:25
1
ERROR
20 de junio de 2018 | 07:25
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"