¿Los jóvenes no quieren estudiar ingeniería?

La sede regional de la Universidad Tecnológica recluta estudiantes universitarios para las carreras de ingeniería, para el ciclo 2012. A través de una serie de estrategias académicas, la institución busca despertar el interés de los jóvenes en la educación técnica, quiénes aparentemente esquivan la ingeniería al salir del secundario.

La tendencia creciente de evadir las carreras de ingeniería a la hora de decidir el futuro vocacional impulsó a la Universidad Tecnológica Nacional, sobre todo a la sede regional en Mendoza, a intentar revertir este fenómeno en la provincia.

Las estrategias de la institución implican dos eventos a tener en cuenta: por un lado, jornadas de Ciencia, Investigación y Tecnología de las carreras de ingeniería, en donde los profesionales de la universidad, junto con los estudiantes, tendrán la posibilidad de mostrar a los interesados, de cualquier edad, los proyectos que se llevan a cabo y de esta forma, difundir su trabajo.

Además, se llevará a cabo la primera oferta educativa Tecnológica, para atraer a los jóvenes y dar a conocer las carreras de Ingeniería, a través de estudiantes avanzados que brindarán información detallada, en un intento de demostrar que “no son sólo para estudiantes eruditos y, además, son divertidas y dinámicas”, según aseguró la Subsecretaria Académica de la Facultad Regional de la Universidad Tecnológica Nacional, Norma Sirmovitsch. Los eventos se llevarán a cabo los días martes 17 y miércoles 18 de abril, de 15 a 21.

En referencia a la tendencia cuantitativa decreciente de ingresantes a las carreras de Ingeniería, Sirmovitsch aseguró que, si bien todos los años la cantidad de alumnos egresados crece, las inscripciones no. “Cuando nos fijamos en la cantidad de inscriptos en relación a la población, son cada vez menos. Por ejemplo, de 900 inscriptos el año pasado, sólo 400 ingresan a las carreras”.

Más allá de la clásica deserción educativa que se da en todas las carreras, la Subsecretaria Académica confirma que estos números no son normales. “Es una tendencia que se está dando en todo el mundo, no sólo en Mendoza. Es importante entender el rol del ingeniero en la sociedad y sus funciones: es el encargado de mejorar la calidad de vida de una comunidad”.

Las exigencias de las carreras aparentemente asustan a los jóvenes, por lo cuál se extiende una falta de interés en el área. “Nosotros intentamos, a través de estas jornadas de difusión, que la gente entienda que las ingenierías no son más difíciles que las carreras sociales, eso es un mito instaurado en la sociedad. Son carreras mayoritariamente prácticas y son realmente divertidas”.

Pero Sirmovitsch también confirma otro mito social: los ingenieros egresan con trabajo prácticamente asegurado. “Muchas empresas se acercan a nosotros para estar al tanto de los alumnos que están por egresar, para contratarlos.”

La universidad y su incidencia laboral

La importancia de la Universidad Tecnológica radica en fundamentos básicos: “La UTN nació como una universidad obrera, es decir, los alumnos eran trabajadores. Si bien ya no tiene ese espíritu específico, para nosotros es importante que se entienda que ofrecemos educación a gente que puede cursar y trabajar y ganar experiencia desde los primeros años”.   

Sirmovitsch también comenta otra tendencia de peso que ha surgido en los últimos años: “Los alumnos avanzados quieren aplicar sus conocimientos a proyectos y emprendimientos propios, por eso empiezan a crear demandas dentro de la carrera para llevarlos adelante”. De esta forma, el perfil del ingeniero que forma la UTN se encauza en profesionales que pueden ser independientes desde sus comienzos y no meramente empleados de una empresa.

Dos materias esenciales recobran importancia

Durante el seminario de ingreso, Física y Matemática aumentarán sus horas cátedra para compensar la base deficiente de conocimientos de esas asignaturas que traen los alumnos del secundario. “De las 100 horas de Matemática que se impartían, ahora serán 150. Y de las 50 de Física, se pasa a 75 horas. Son materias básicas de la ingeniería y durante la secundaria muchas veces se exponen en la currícula, pero no se dictan correctamente o en profundidad. El resultado son alumnos que no tienen una profunda comprensión de los temas”, aseguró Sirmovitsch.

Los alumnos abanderados y escoltas de colegios técnicos ahora podrán ingresar a las carreras de ingeniería de la UTN sin necesidad de rendir. “Creemos que este tipo de estudiantes tiene establecido hábitos de estudio y, aunque no tenga los conocimientos específicos de la carrera, seguramente los incorporará sin problema y en poco tiempo”.

Fuente: Daniela Bragagnini, para MDZ

Opiniones (0)
21 de agosto de 2018 | 03:38
1
ERROR
21 de agosto de 2018 | 03:38
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"