Paco Perez quiere acciones de YPF

Los gobernadores petroleros quieren tener representación en el directorio de la empresa. Para ello necesitan tener acciones y, por lo tanto, conseguir un vendedor. Si no, el camino drástico sería la expropiación de esas acciones

Le pegan por afuera, y ahora quieren estar adentro. Francisco Pérez y los gobernadores de la OFEPHI quieren ser parte del directorio de la petrolera YPF para tener poder de decisión.
La idea es madurada desde hace tiempo en la reuniones de los gobernadores y los técnicos de cada provincia analizan las opciones para avanzar. Todo, orquestado desde la Nación, luego de que cambiaran los humores respecto a la principal petrolera del país.

En el Gobierno de Mendoza aceptan esa idea y explican que los caminos para conseguir ese objetivo no son muchos. Para ser parte del directorio hay que tener acciones de la empresa. El Estado nacional tiene un representante en el directorio por ser propietario de la “acción dorada”, pero quieren ir por más.

Para conseguir las acciones hay dos problemas: tener el dinero y conseguir alguien que las venda. “No se pueden comprar si no hay un vendedor interesado en desprenderse de esas acciones”, explica un funcionario que analiza la estrategia en Mendoza. Todas las miras están puestas en la familia Esquenazi, que, con apoyo del Gobierno, consiguió sumar más del 20 por ciento de YPF comprando acciones.

El otro camino que le queda es más brutal: expropiar las acciones, cuestión que algunos descartan por el impacto que podría tener. “Si no las venden, se podría decidir la expropiación de una parte de las acciones”, aseguró la fuente del Poder Ejecutivo.

Para conseguir el dinero que facilite la compra de acciones la respuesta podría estar en la Anses.

Decisión madurada

En la última reunión de la OFEPHI se esperaba un anuncio respecto al tema. Así lo ratificaron algunos funcionarios de primera línea. Pero el avance de demoró porque, aseguran, van “paso a paso”. Uno de los puntos de inflexión en ese camino fue, según aseguran, la decisión de la empresa de no crear un fondo de inversión con sus utilidades y, en cambio, dejarlas en manos de los propios accionistas.

La propia presidenta Cristina Fernández de Kirchner recuerda en cada discurso que antes del año 1999, cuando se extranjerizó la empresa, su provincia (Santa Cruz) estuvo a punto de conseguir colocar un representante en el directorio gracias a la cantidad de acciones que había comprado. Ahora, buscan desandar ese camino para que el Estado tenga más peso interno.

El plan estatal para avanzar sobre la petrolera YPF, que fue privatizada en los 90, comenzó con intimaciones de todas las provincias petroleras que luego se transformaron en quita de concesiones petroleras.
Opiniones (0)
16 de agosto de 2018 | 09:03
1
ERROR
16 de agosto de 2018 | 09:03
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"