En Once, noche de furia por la muerte de Lucas

Manifestantes anónimos causaron destrozos y la Policía los desalojó con gases lacrimógenos

El ambiente estaba enrarecido en Once. Tras el accidente del ferrocarril Sarmiento que provocó 51 muertos y centenares de heridos, un grupo de familiares y amigos de Lucas Menghini Rey había copado el hall central de la estación reclamando por su paradero con carteles y consignas 
 


Pasadas las 20, Lucas apareció muerto entre los vagones de la formación tras casi tres días de búsqueda. Sus familiares y amigos comenzaron una protesta pacífica al grito de "asesinos" y "que se vayan todos". Pero un grupo de personas, sin relación con ellos, provocaron un incendio y se enfrentaron a los efectivos de la Policía Federal.
 
Los familiares y amigos de Lucas intentaron detener a los violentos, sin éxito. La guardia de infantería de la Policía Federal desalojó la estación con gases lacrimógenos y los manifestantes se dispersaron hacia las avenidas Pueyrredón y Rivadavia y hacia la Plaza 11 de Septiembre (Plaza Once o Miserere).
 
Sobre Pueyrredón, frente a la puerta principal de la estación, un grupo de personas continuaba con la protesta pacífica. Aplaudían, cantaban "que se vayan todos" y pedían la renuncia del secretario de Transporte Juan Pablo Schiavi. Algunos mostraban pancartas con la cara de Lucas y otros con la leyenda "Cristina, da la cara."


En la esquina de Rivadavia se apostó la mayor parte de la policía. Un grupo de violentos, sin relación con los familiares de Lucas, les arrojó botellas y piedras. Hubo más corridas pero sin grandes incidentes. Un hombre desconocido se enfrentó contra algunos de los violentos y terminó refugiándose en la estación. Allí llegaba el último tren: los pasajeros tenían que cubrirse la cara porque todavía se sentían los gases lacrimógenos. Luego la policía vació y cerró la estación.
 
En la calle Perón, a la altura de Ecuador, decenas de familiares y amigos de Lucas esperaban el anuncio que nadie quería hacer frente a una seccional de la Policía Federal. Cuando finalmente reconocieron el cuerpo, sus padres salieron del edificio en auto, mientras los manifestantes aplaudían. Minutos después, Marcos Antonio Córdoba, el maquinista que conducía la formación de la tragedia, era excarcelado.




www.perfil.com

Opiniones (0)
15 de agosto de 2018 | 10:18
1
ERROR
15 de agosto de 2018 | 10:18
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"