María Inés trae el manual para evitar alumnas embarazadas, segunda parte de la entrevista

En la segunda parte de la entrevista con María Inés Abrile de Vollmer, la titular de Escuelas se explaya sobre la educación sexual en las aulas y las críticas que se hacen al material creado por la Provincia, con el que aún se está trabajando.

En los últimos días, Sonia D'Andrea, integrante del colectivo Las Juanas y las Otras, criticó el material con el que se está trabajando en las escuelas de la provincia, al que calificó de  "sexista y discriminador". Por eso, el segundo tema que trató MDZ Online con María Inés Abrile de Vollmer fue este, el que se relaciona con la Ley de Educación Sexual Integral, el material con el que se trabaja en las escuelas y los pasos a seguir.


– Pasemos a la Ley 26.150 de Educación Sexual Integral y sobre la cual hay un reclamo de implementación concreta, ¿qué está previsto para este año en la provincia?

– Mientras salía la ley nacional, se formaba una comisión para trabajar los contenidos que proponía esa ley y se elaboraban los materiales, Mendoza hizo un proceso previo, sentándose con el clero, con especialistas en educación sexual, y en el gobierno de Iris Lima se produjo un material que se distribuyó a las escuelas y se pusieron horas cátedras de docentes a las secundarias para que tuviesen docentes que se promovieran para esas horas cátedras, capacitados, y con esos docentes se inició el programa. Cuando los materiales de educación sexual están listos en la Nación, se le pregunta a cada ministro provincial cuántos cuadernillos quiere, y Mendoza explicó que acá ya estaba en funcionamiento otro material y que era muy poco el tiempo que llevaban de práctica, por lo que introducir otro material podía ser confuso para las escuelas, entonces iban a continuar con ese material. Con ese material me encuentro yo ahora, entonces, no puedo atropellar procesos, pero apenas se inicien las clases vamos a distribuir una guía de trabajo para evaluar cómo visualizan los directivos y los docentes la calidad de esos materiales, qué frecuencia de uso tienen en las escuelas, qué resultados tuvieron en la relación con los padres y los chicos y qué número de embarazadas hubo en las escuelas. En función de ese resultado, aquellas escuelas que anden bien, continuarán trabajando con ese material, y para aquellas que no lo han hecho bien, como el material de Nacion está disponible, acordaré el envío de materiales, y lo que sí vamos a mandar a todas es el material  para los padres, que tiene un lenguaje adulto y una guía de preguntas para dialogar con los hijos. El tema para mí cobra mucha importancia, porque me preocupa la cantidad de chicas embarazadas que me está dando Salud en este momento, que está preparando la información a raíz del movimiento que tuvo el tema. En el país hay dos fenómenos, el número de embarazadas crece y disminuye la edad en que las chicas se quedan embarazadas, con lo cual estamos frente a dos temas.

– Pero no todo se reduce al embarazo adolescente, porque una educación integral pasa por el reconocimiento de la identidad y la construcción de un respeto hacia el otro.

– Nosotros creemos que la educación sexual, y lo dice el cuadernillo nacional, se inicia con la familia. El primer conocimiento lo da la mamá y el papá. Es un proceso que la familia debería ir haciendo con la naturalidad con que se explican otros temas, y cuando el chico llega a la escuela, ya es un niño de cuatro años, y lo que la escuela ha preparado es un cuadernillo para los docentes y láminas que son excelentes. En inicial hay que hacer una tarea, en primaria hay que hacer otra tarea, y en los últimos años, cuando las chicas empiezan el proceso de fertilidad, hay que abordarlo con mucha más información, con más capacidad de diálogo con los chicos, hay que poder decirles a los padres que nosotros vamos a hacer estas cosas, y el padre que no quiera retirará a su chico de la clase.

– Y más allá de los acuerdos con las religiones, ¿hay presiones de parte de ellas?

– Yo todavía no he tenido contacto con las religiones, pero, por principio, voy a respetar la forma en que cada una lo encara. Lo que sí voy a recordarles a todos los credos es que hay una ley de educación sexual que es obligatoria, el Estado lo hará en el nivel en que considera que es el de formación, capacitación y participación de los actores y pondrá a disposición desde los programas de Gastón Pauls, De eso no se habla, hasta las revistitas de las escuelas. En cuanto a las escuelas confesionales, yo he visto en Buenos Aires proyectos de educación sexual de comunidades religiosas que son excelentes, algunos más avanzados, otros menos avanzados, otros utilizan una terminología más religiosa y otros hacen más condenatorios ciertos procesos que nosotros incluimos y que ellos no, pero yo no me voy a poner a discutir qué quiere hacer la iglesia Católica  y qué quiere hacer el credo judío y qué quiere hacer el credo apostólico, que ellos hagan el proyecto que efectivamente crean en función de su fe y sus valores, pero mi obligación como ministra de Educación es recordarles que es obligatorio y que se debe cuidar que las chicas no se queden embarazadas, porque ya lo sabemos de memoria, y en eso hay que bajar el nivel de hipocresía, que se quedan embarazadas las chicas de las clases altas, de las clases medias, de las clases pobres, de los colegios religiosos y de los colegios no religiosos.

– Pero las que más abortan con más garantías son las de las clases más acomodadas.

– Claro, tienen otros recursos, ocultan debajo de la alfombra, la hipocresía se cubre rápidamente y, como siempre, las que tienen más dificultades para una resolución de esa naturaleza son las chicas de los sectores que van a las salitas de los centros de salud y que allí, con suerte, podrán cumplir ese embarazo no deseado en una persona inmadura que todavía ni ella sabe cómo proceder frente a determinadas problemáticas, y que en algunos casos tiene una familia que la acompaña y puede seguir estudiando y en muchos casos es causa de interrupción de la escolaridad.

– ¿Cómo se aborda el tema de la identidad sexual?

– Nosotros lo abordamos en los cuadernillos con toda la concepción científica, explicado todo muy correctamente. Cuando lo escribimos tratamos de no ofender a nadie, pero sí de decir la verdad científica, y por supuesto que en algunos casos la verdad científica puede molestar.

– ¿Cuál sería la verdad científica?

– Que existen personas que tienen distintas tendencias sexuales.

– Ya me estaba asustando.

– No, no iba por ese lado… Cuando nosotros  sacamos el documento para los padres y les explicamos qué es la masturbación, cuándo aparece, cómo se da en las niñas y cómo en los varones y los cuidados que hay que tener, salió monseñor Aguer en la provincia de Buenos Aires a decir que estábamos promoviendo la promiscuidad y que él recordaba que la masturbación producía que se quedaran ciegos y estériles y demás.

– Hay un reclamo de Sofía D’Andrea, de Las Juanas y las Otras, acerca de que el material con el que se está trabajando ahora es sexista y discriminador.

– Si yo tengo que opinar, creo que los materiales nacionales son más perfeccionados, avanzan sobre más temas, abordan los conceptos científicos, hacen una clara demostración didáctica al docente de cómo usarlos, entonces, me inclino en algún sentido a ese material, pero voy a respetar a las escuelas que quieran conservar esos materiales, sí les voy a hacer llegar el documento a los padres, porque eso es nuevo, pero a la hora de los resultados veremos. Y ahí está el trabajo de los tutores, que muchas veces son las orejas de las chicas que lloran en el baño, que quedaron embarazadas porque les dijeron que la primera vez no pasaba nada, aterrorizadas de salir de las casas o al recreo, entonces, el tutor juega un papel de apoyo personal y de acercamiento a la familia, y en muchos casos es el tutor el que convoca a la mamá y con la chica hablan del embarazo.

– Ahora, si se acepta que hay poca profundidad en el tratamiento de los temas en los cuadernillos con los que se está trabajando, respetar el uso de ese material es aceptar que se insista en esas fallas.

– A ver, respetar el uso del material es respetar el proceso de escuelas que están trabajando bien con los padres, que no tienen problemas con el cura párroco de la esquina ni el rabino de la vuelta, pero eso no significa que a ese mismo docente que está capacitado para hacer eso nosotros lo invitemos a la capacitación con los nuevos materiales y después use los nacionales. Y hay algo que también quiero agregar, porque yo en esta responsabilización de los adultos agrego a los medios de comunicación, porque los pibes son inmaduros y están en un hervidero hormonal tremendo, y hay horarios de protección al menor, pero son las 23 y la familia sigue prendida con el de dos años, el de tres, el de cinco, y nadie dice “vayan a dormir que lo que viene ahora es para el papá y la mamá”, son muy pocos los casos en que los padres cambian la televisión, entonces, juntos ven Tinelli, pero ocurre que a ese mismo programa vuelven a mostrarlo los chimenteros de las dos de la tarde, las mismas mujeres desnudas, los mismos comentarios procaces, escenas de sexo a las tres de la tarde, que es la hora en que los pibes vienen de la escuela y se ponen a hacer la tarea. Yo en esto soy realista, sé que no va a cambiar, pero yo lo voy a decir cuando pueda. El tema acá es que nos tenemos que hacer responsables, porque si el padre no habla y el docente calla lo que él ve en el aula… Lo que tenemos que contrarrestar es un fenómeno que tiene muchas aristas contrarias.

Opiniones (0)
26 de mayo de 2018 | 19:19
1
ERROR
26 de mayo de 2018 | 19:19
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"