Está prohibido, pero Tunuyán tendrá un casino más

Nadie sabía que estaba autorizado. Estará en un hotel 4 estrellas y será la quinta sala de juegos del Valle de Uco. En 2009 se había prohibido la instalación de nuevos casinos, pero antes quedaron autorizadas entre 14 y 16 salas. El Gobierno actual dice que no quiere promocionar el juego y promete más control.

Está prohibido, pero no tanto. Los casinos en la provincia abundan y podrían seguir apareciendo más, pues a pesar de que se suspendió por ley la apertura de nuevas salas, quedaron latentes varios proyectos que aún pueden ejecutarse. La "herencia" recibida por la gestión actual es la autorización para una serie de entre 14 y 16 casinos, según aseguran en el Gobierno, aunque la decisión ahora es no promocionar el juego.

En ese tren, Tunuyán va a tener su segundo casino en un par de meses. Se trata de una sala de juegos que funcionará en el hotel "Fuente Mayor". Ese emprendimiento está autorizado, pero aún no habilitado por el Instituto de Juegos y Casinos. Por ahora la empresa no ha presentado los papeles para pedir la habilitación, pero ya promociona su apertura en marzo. En el Instituto de Juegos aseguran que está autorizado porque el gobierno anterior le dio la venia antes de que saliera la ley de prohibición, pero no aparece aún el decreto que lo confirma.

Así, el Valle de Uco será el Las Vegas mendocino. Tendrá 5 casinos para una población de 114 mil habitantes. En esa Región el juego le gana a la salud, pues hay tres hospitales.

La empresa tiene existencia desde el año 2007, pero en el 2010 (luego de la prohibición) los mismos dueños fundaron "Casino Fuente Mayor Sociedad Anónima", que sería la gerenciadora de la sala de juegos. Desde el Instituto de Juegos y Casinos aseguraron que esa firma comparte un accionista con el hotel casino Arena Maipú, otro de los beneficiados por las autorizaciones y las continuas prórrogas otorgadas por los distintos gobiernos. Por eso, aseguran, hubo algunas comunicaciones informales para informarse sobre el estado de situación.

Desde el Instituto de Juegos y Casinos también dijeron que serán rigurosos a la hora de los controles. "Oficialmente no hay nada en el Instituto. Tienen que presentar el pedido de habilitación y nosotros evaluaremos las condiciones. Está la autorización, pero no la habilitación. La ley determina que la sala no puede superar el 4 por ciento del total de la superficie construida", explicó Nidia Martini, presidenta del Instituto Provincial de Juegos y Casinos.

Prohibido, pero no tanto

Mendoza no tiene mucho que envidiarle a la “ciudad del pecado” en cuanto a la oferta de juegos de azar. En el año 2009, luego de varias polémicas, se sancionó la ley 8.040 que prohíbe la instalación de nuevas salas de juego en la provincia. Pero en realidad la restricción tiene algunas trampitas, pues se sancionó luego de la apertura de 16 casinos y antes de ser promulgada por Celso Jaque ingresaron y fueron aprobadas otras salas de juego.

Por eso, la gestión actual rastrea las autorizaciones entregadas para blanquear la situación. El desorden es tal, que no saben si son 14 o 16 los casinos que quedaron latentes. Algunos de ellos son autorizaciones para los departamentos que aún no tienen anexos y otros para empresas. "En el caso de los departamentos el Estado puede no hacer uso y no seguir abriendo casinos, que es nuestra idea. Nosotros no queremos incentivar el juego, más bien lo contrario", aseguró Martini. Incluso, en ese contexto no descartan cerrar algunos de los anexos actuales, siempre manteniendo las fuentes laborales. "En el caso de que algunas de las salas no sean rentables, y siempre que se pueda reubicar a la gente la idea es retirarlas. Nosotros no podemos y no queremos habilitar más casinos", aseguró Martini.

En realidad, la política de potenciar los juegos de azar ha sido una de las pocas que ha trascendido una gestión a otra. Gabrielli y Lafalla prepararon el terreno, Iglesias lo potenció y Cobos y Jaque lo expandieron al máximo, llevando los tragamonedas a todos lados.

Los tres casinos más "rentables" son el de Mendoza y los anexos de San Martín y de Rivadavia. Martini asegura que son concientes de los problemas que genera el juego en algunos pueblos y que por eso buscan cambiar la estrategia. "La idea es alinearnos con la Nación en la política de Juego", aseguró. Por eso, por ejemplo, sí traerán a Mendoza las carreras del Hipódromo de Palermo.

La otra promesa de la nueva gestión es ser más rigurosos con los controles hacia los casinos privados.  "Vamos a poner la lupa sobre todos los casinos", promete al final Martini
Opiniones (0)
18 de agosto de 2018 | 19:12
1
ERROR
18 de agosto de 2018 | 19:12
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"