Ampliarían la cárcel de Luján, para aliviar Boulogne

El borrador del proyecto estipula mudar a ese sitio, donde ya se ubica Almafuerte, toda la plaza penitenciaria del Gran Mendoza. El Gobierno quiere descomprimir progresivamente la centenaria cárcel con seis mini-complejos con capacidad para 300 internos cada uno y un costo de 50 millones de pesos por unidad

El Gobierno ya piensa en una nueva cárcel, porque considera que la vieja penitenciaría de Boulogne Sur Mer ya cumplió su ciclo. La idea es que Campo Cacheuta se transforme en el sitio donde se aglutinen las prisiones mendocinas por venir, tanto la cárcel para presos federales como la anunciada hoy por Francisco Pérez.

Desde 2006, en ese lugar apartado en la ruta a Potrerillos, se encuentra Almafuerte, una cárcel de máxima seguridad inaugurada durante el gobierno de Julio Cobos. Aquella iniciativa pensada como una forma de descomprimir los conflictos aparejados en la centenaria penitenciaría de Boulogne Sur Mer, generó una fuerte polémica en Luján. Seis años después, desde el cuarto piso de Casa de Gobierno, ya piensan que Campo Cacheuta es el lugar indicado donde debe situarse la plaza penitenciaria para el Gran Mendoza.

Además de Almafuerte -donde son destinados los presos con condena-, también está proyectada una cárcel para presos federales, a través de un convenio entre la Nación y la Provincia para levantar allí una unidad penitenciaria con una capacidad para 460 internos -actualmente, Mendoza aloja a unos 250 internos federales- y con un presupuesto de 160 millones. Actualmente, este proyecto se encuentra en la fase de nivelación del complicado suelo que se encuentra en esa zona del pedemonte mendocino.

Esta mañana, tras un recorrido por el complejo San Felipe, Francisco Pérez transparentó una idea que le presentaron la semana pasada para que la provincia cuente con una nueva plaza y abandone progresivamente la vieja penitenciaría ubicada junto al Parque General San Martín. 

"Hay que repensar la infraestructura de un penal nuevo tras más de 100 años en funcionamiento. Ya cumplió su ciclo”, explicó el gobernador acerca de la mudanza carcelaria.

Según el ministro de Gobierno, Félix González, de quien depende la gestión carcelaria, el anteproyecto está en borrador pero se está trabajando rápidamente con personal penitenciario de la Nación. En un plazo de tres meses, el Gobierno de Mendoza espera contar con el proyecto arquitectónico y técnico final. González remarcó la premura en el Ejecutivo: "Si no, vamos a caer de nuevo en problemas por la superpoblación", afirmó el ministro.

El esbozo del proyecto contempla en una primera instancia una unidad penitenciaria de 10 mil metros cuadrados, que permita albergar a 300 internos y tendrá un costo que oscilará entre los 50 y los 80 millones de pesos, según indicó el director del sistema penitenciario provincial Sebastián Sarmiento. El objetivo del Gobierno es descomprimir paulatinamente Boulogne Sur Mer, con la posibilidad de ir ampliando cada unidad que se vaya construyendo en Cacheuta para trasladar a los más de 900 internos que se encuentran en la vieja cárcel.

"Es la medida más importante que se ha tomando en materia penitenciaria en los últimos 50 años", destacó Sarmiento y precisó que la estructura edilicia de Boulogne Sur Mer ya está totalmente colapsada por lo que requiere de una inversión constante. 

Con el tiempo, el proyecto contempla la construcción de seis mini complejos carcelarios. El primer edificio, en este caso, se levantará en un plazo de 2 años, ni bien se confirme la forma en que se financiará la construcción.

Pese a su caducidad, desde el Gobierno todavía no han calculado qué pasará con el edificio de Boulogne Sur Mer. Con más de un siglo de historia, la penitenciaría guarda historias tanto pavorosas como increíbles, de fugas, de venganzas, de sangrientos motines e incluso de la esperanza misma por la libertad. Así mismo, en los últimos 10 años ha recibido condenas de organismos internacionales por la situación de hacinamiento que viven los internos y que también comparten los guardiacárceles, al fin y al cabo.  

Pero la decisión ventilada hoy por Francisco Pérez también se encuentra enmarcada en un contexto: en los últimos dos meses, por lo menos, la crisis sucesiva de revueltas obligó al Gobierno a actuar para descomprimir el nivel de conflictividad y mejorar la seguridad intra muros.
Opiniones (0)
24 de abril de 2018 | 23:04
1
ERROR
24 de abril de 2018 | 23:04
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Aguas color Malbec
    17 de Abril de 2018
    Aguas color Malbec