Nilda Eraso: “la vendimia se vive desde el alma”

Hablar de la fiesta de la vendimia es sin dudas hablar de una de las tradiciones más arraigadas que tenemos los mendocinos y hablar de bellezas de vendimia es hablar de aquellas hermosas mujeres que dejaron su impronta en el tiempo luego de haber sido elegidas representantes a nivel nacional. Nilda, cuyo anagrama es linda, es sin dudas una de las más recordadas y queridas, la doncella de las lágrimas de perlas dialogó con Mediamza.com

Hace 54 años que fue elegida reina, y lo sigue siendo, pensará usted.

Representó a Pedal, después a ciudad y después al departamento y salió electa Reina Nacional. Nilda Eraso, tan hermosa, simpática y dulce como en aquellos años mantuvo su radiante sonrisa durante toda la charla en la que los recuerdos se sucedieron permanentemente y su amor por vendimia quedó más que claro.

“No quería ser reina, fuimos a un baile al Club Pedal y mi papá era muy amigo de Trimiño que era el presidente, elegían por proclamación, entonces le dijeron a mi papá, y cuando me informaron a mí de las intenciones me negué, no me gustaba para nada la idea a pesar de que cuando era chiquita siempre jugaba a que era reina”.

Recuerda “me ponía una corona de las ramas de alguna planta de mi mamá y una colcha tejida al croché que había hecho mi abuela de capa, era patio de tierra asi que era un terregal”. Tenía 17 años y entonces mi papá me pidió que aceptara porque él no quería quedar mal con la comisión del club y me dijo seguro “que aceptara que no iba a pasar de esa instancia”, a él tampoco le gustaba mucho la idea.

Luego vino la elección de ciudad y salió representante de Ciudad.

 “Yo le decía a mi papá viste en lo que estamos”, y él me repetía lo mismo decía “tranquila que no iba a pasar de esa instancia”, luego vino la fiesta departamental y ya sabemos cómo sigue la historia y agregó entre risas “y papá siempre me decía lo mismo”.

“La jovencita que lloraba lágrimas de perla”

Durante toda la charla se la ve a Nilda emocionada hablando de su experiencia con vendimia y de los miles de recuerdos que tiene en su memoria.

 “A mí la vendimia me ha dejado además de cientos de experiencias el cariño y el amor de la gente, me lo demuestran todos los días, sin ir muy lejos los taxistas cuando me pasan a buscar me dicen hola mi reina, buen día mi reina y yo les pregunto que saben ellos de mi si son jóvenes y ellos sin dudarlo y en coincidencia con muchos otros jóvenes me dicen yo no recuerdo su paso por vendimia pero mi mamá o mi abuela siempre hablan de usted”.

“Otra cosa que sucede muy a menudo es cuando por ejemplo estoy limpiando la vereda pasa la gente y me gritan mi reina, mi amor, eso es lo que rescato en mi corazón el cariño de la gente, hay que vivirlo para darse cuenta porque con los años que hace que fui reina no tendrían que acordarse, las mujeres mayores se acercan y se acuerdan como iba vestida si llevaba guantes si lloraba lágrimas “de perla” como me decía siempre una mujer, de todo se acuerdan”.

Una reina transgresora
En el año en el que fue electa reina se casó y se fue a vivir a Buenos Aires, algo que por protocolo dice ella “no se puede hacer”, además fue reina durante dos años porque recordemos que al año siguiente de coronada Nilda no se eligió reina de la vendimia, sino que se eligió a la reina del vino en la que también fue coronada una Ssnrafaelina Clementina Herrera. Desde la gobernación a los dos años fueron a buscarla para que coronara y ella llegó con su bebe Enrique que tenía cinco meses.

“Lo mío fue único, me tendrían que haber sacado la corona y haber coronado a la virreina, pero no sucedió nada de eso por el contrario cuando llegué a Mendoza el amor y cariño de la gente seguía siendo el mismo”.

Nilda junto a uno de los tantos reconocimientos recibidos

La importancia de vendimia

“Yo nací y me crié en la finca de mis abuelos y mis padres agricultores, para mí la vendimia es mi sangre, la siento con el corazón, es el reconocimiento a ese esfuerzo del agricultor, nuestro medio de vida, y es lamentable que se hayan perdido tantos viñedos cerquita del centro ya se ven muchas fincas abandonadas, es como que nadie quiere trabajar la tierra y eso da pena, es triste. En otras épocas muchos recordaran que en las puertas de las bodegas las colas de camiones para descargar eran interminables, habían muchas bodegas, ahora no hay ni la mitas de eso, si bien todo se ha tecnificado, se ha perdido mucho”.

Sus días, cincuenta y cuatro años después
Está jubilada, tiene 9 nietos y un bisnieto, su jubilación es mínima asi que por ahí hace algunos trabajos de peluquería, pero casi nada, hace varios años ya se consagró, le ofreció a Dios ese sacrificio, es católica y dice ella que fue cuando encontré la felicidad, lee mucho la biblia, dedica mucho tiempo a la oración, lleno sus horas con eso, le gusta, se siente útil.

“No estoy nunca sola vienen y van mis nietos, somos muy compinches, somos amigos son muy respetuosos y me quieren mucho. Y mi bisnietito que tiene 3 años me vuelve loca de amor, eso es lo que hago tengo mis días completos, todo en la vida tiene un tiempo, cuando uno es joven disfruta de algunas cosa y ahora estoy en otra etapa”.

La charla que se puso cada vez más intensa dio lugar para que nos contara que desde los 29 y hasta los 42 estuvo medicada y con tratamiento oncológico, durante esos años le realizaron cuatro operaciones grandes, “por eso mi consagración, como no voy a agradecerle a Dios, después de todo lo que he pasado”.

“Estoy convencida que lo que a uno lo mantiene así es el amor y la fe y no hay otra cosa, el amor al prójimo y la fe te mantiene así, tengo 71 años y me siento muy bien”.

Además relató que si bien va a las fiestas departamentales, después del  aniversario número 50 de su coronación como reina nacional, decidió no ir más a Mendoza porque según ella misma cuenta son todas actividades hermosas pero son cuatro días muy intensos, se describe como una persona muy coqueta y explica que es necesario estar siempre producida y que " ya no está para esos trotes". Quiere que la gente la recuerde siempre bien y a modo de reflexión dijo “yo ya estuve mucho en vendimia, trabajé colaborando con los organizadores, es una etapa muy bien concluida” destacó.

Consejo para las nuevas aspirantes

“El consejo no es solo para las candidatas de este año, sino para las que vengan, es importante que lo disfruten porque pese a que en un principio yo no quería presentarme, lo viví intensamente y el amor de la gente fue lo que me movilizó”.

“Que lo disfruten, sean elegidas o no, porque es una vivencia única, es irrepetible, las emociones son exclusivas, las fuertes emociones te suceden pocas veces en la vida, no se repiten, podemos tener alegrías y momento de felicidad pero las emociones intensas son pocas y entonces vale la pena disfrutar y por sobre todo respetar lo que están representando, porque no es solo ponerse una corona”.

“La vendimia se vive desde adentro del corazón hacia afuera, a la vendimia se la vive desde el alma. He visto chicas que son muy lindas y tiene una ventaja nosotros éramos medio autodidactas no éramos profesionales, no teníamos títulos a lo sumo secundario y hoy por hoy las chicas están más preparadas para entender conceptos que necesitan, y debe ser así porque todo avanza y no podemos ir contra eso, siempre y cuando no se pierda la esencia”.

Opiniones (0)
24 de mayo de 2018 | 19:05
1
ERROR
24 de mayo de 2018 | 19:05
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"