"El Iritrack no es una caja vacía, es una caja que salva vidas en el Dakar”

"El Iritrack no es una caja vacía, es una caja que salva vidas”, dice Cedric Pulmaire, quien comanda el equipo que se encarga de la colocación, la lectura y el funcionamiento de estos dispositivos de seguridad y de seguimiento satelital con los que están equipados todos los vehículos del rally Dakar. La caja en cuestión mide poco más de 10 centímetros, es azul y tiene cuatro botones: los dos primeros son el amarillo, que la pone en marcha; y el verde, que utilizan los pilotos para avisar que están detenidos pero sin problema existente.

Este francés de 30 años, economista de profesión, pone especial énfasis en la frase no sólo porque está hablando de su trabajo específico en el rally, sino porque desde los cinco años que corre en moto y sabe lo que puede ser perder a un amigo en competencia porque el auxilio no ha llegado a encontrarlo a tiempo.

Cuando este sábado caía la tarde en Copiapó y los primeros autos comenzaban a bajar como una furia por uno de los imponentes cerros ubicados frente al campamento, Cedric se preparaba para uno de los momentos del Dakar en la que el Iritrack se vuelve irremplazable: el final de la extenuante etapa que recorre en rulo el desierto de Atacama y en la que, aprovechando que se puede llegar hasta las 18 del domingo, jornada de descanso, más de un piloto optaría por quedarse a pernoctar entre las dunas si va demorado y lo sorprendía la noche.

“Esta cajita es vital porque cada minuto es valiosísimo cuando alguien sufre un accidente”, enfatiza, y explica que “si un competidor tiene un problema y dispara la alarma, en cinco minutos estará siendo subido a un helicóptero”.

La señal disparada por el piloto es recibida automáticamente en París y en el PSO y el Safety, ubicados en cada campamento por los que pasa la competencia.

Con la llegada del Iritrack al Dakar en 2005 las cosas cambiaron rotundamente porque antes un “piloto podía estar horas tirado, muriendo de a poco, sin ser localizado o simplemente se perdía para siempre en la arena del desierto africano”, relata a Télam un piloto francés que tiene 25 rally Dakar encima.

En el primer Dakar sudamericano, en 2010, el motociclista francés Pascal Terry, de 49 años, murió de un edema agudo de pulmón al costado de un camino en La Pampa y pasó largas horas hasta ser encontrado. La organización reconoció "errores en la cadena de información en París", pero informó que el Iritrack había funcionado como correspondía y estimó que el piloto no había llegado a activar la alarma de emergencia.

La caja en cuestión mide poco más de 10 centímetros, es azul y tiene cuatro botones: los dos primeros son el amarillo, que la pone en funcionamiento; y el verde, que utilizan los pilotos para avisar que están detenidos pero sin problema existente.

Hay otro azul, través del cual se puede establecer una comunicación directa con los pilotos o escuchar qué es lo que pasa en el vehículo. “Si se trata de un auto, podemos escuchar qué es lo que pasa adentro, desde gritos y hasta el silencio mismo, que es lo que más preocupa”, apunta Cedric.

Finalmente, el rojo que es la alarma que activa el competidor en casos extremos y que involucra daño físico. De todas maneras, es sistema permite la localización en caso de que un participantes no hubiera podido activar el botón.

Los datos que envía el Iritrack durante todo el recorrido llegan a una pantalla que muestra el lugar por dónde va el piloto, aunque a veces hay pequeñas interrupciones pero son momentáneas. Ahora, si esos cortes son continuos, o durante una etapa pasan 10 minutos sin recibir precisión, es porque algo en el aparato no funciona como debiera.

Por eso, cada noche el equipo de Cedric se encarga de revisar los Iritrack que presentaron alguna interrupción para verificar si existe un problema.
Cedric, que estudió economía y se especializó en estrategia financiera, llegó al Dakar “por casualidad”, en 2005 justo cuando el sistema Iritrak debutó en el rally más difícil del mundo.

“No soy técnico pero llegué y mejoré el sistema. Eso sí, ese año no dormimos nada de nada”, rememora de aquel debut.
Hasta 2004 los vehículos del Dakar estaban equipados sólo las balizas como las de la náutica para ser localizados en caso de accidente, y si bien, el Iritrack les quitó protagonismo, éstas se siguen utilizando porque son autónomas e no sufren daños en caso de accidente.

“No es que el Iritrack se rompa, pero todos los cablecitos que tiene en la parte trasera pudieran llegar a desconectarse en caso de golpe fuerte. No es usual pero puede ocurrir y la baliza no se rompe nunca”, asegura.
Opiniones (0)
19 de junio de 2018 | 00:26
1
ERROR
19 de junio de 2018 | 00:26
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"