Los grandes van por objetivos diferentes en un año con mucho en juego

Mientras Boca apostará sus fichas a la Copa Libertadores, Independiente y Racing buscarán pelear el Clausura. En tanto, San Lorenzo debe sumar para escaparle a la Promoción y River se juega el regreso a Primera.

Los crupier hacen sus apuestas y mueven fichas de aquí para allá. El comienzo del torneo se acerca para los grandes y, mientras todos sueñan con sacar la mayor cantidad de puntos y tener destacadas actuaciones, en lo terrenal los objetivos son bien dispares. Por caso, el contrapunto entre Boca y River está bien marcado.

El equipo de Julio Falcioni irá por la Copa Libertadores. La vuelta al torneo internacional es una invitación a meter todos los ahorros en esa cuenta y hacer el gran esfuerzo. El propio entrenador hizo la bandera “libertadora” y su Boca tendrá como primer objetivo quedarse con el trofeo que ya obtuvo seis veces en su historia. Con Juan Román Riquelme a la cabeza, todos los “xeneizes” se ilusionan con volver a brillar en el plano continental.

Siguiendo en Primera División, Independiente y Racing buscarán aprovechar que, tanto Boca, como Vélez, Godoy Cruz y Lanús desviarán su atención a la Libertadores, para pelear el Clausura de principio a fin. En ese aspecto, “El Rojo”, con una economía de guerra y sin grandes refuerzos, corre de atrás, aunque con la llegada de la nueva dirigencia, quizás el equipo sienta un aire de frescura que lo ayude a cambiar el chip.

En “La Academia” la ilusión crece día a día. El 90% de esa chispa se debe a la llegada de Alfio Basile, que contará con un plantel con buenos nombres y bien armado para cortar la sequía de 10 años sin títulos. La expectativa, por estos días, pasa por saber qué pasará con Teófilo Gutiérrez, ese complicado delantero colombiano que desparrama fútbol en la cancha, pero que fuera de ella, tiene comportamientos difíciles de entender.

San Lorenzo es la cara opuesta. Dentro de los grandes, es el más complicado. La rema de atrás…y en Promoción. “El Ciclón” tendrá una presión importante en un momento delicado de la institución en general, sobre todo en el aspecto económico. En Boedo saben que un tropiezo en el inicio del Clausura puede agitar las aguas y hacer la travesía de la permanencia cuesta arriba.

Viajando hacia la B Nacional la estación para en Nuñez, donde saben que es regreso a Primera o más tierra a la historia. A River no le queda otra que ascender. Para eso se reforzó y cuenta con un plantel con grandes figuras para dejar esta pesadilla en la que incursionó hace medio año. No será fácil, pero tiene todo para poder lograrlo. Un golpe puede ser demasiado duro para un hincha que ya tuvo que bancarse bastantes sopapos.

Los grandes se ilusionan. Los objetivos de cada uno son bien diferentes. Algunos apuntan a la esperanza, otros se aferran a estampitas milagrosas para que los sueños se cumplan. Lo cierto es que, como en cada comienzo de torneo, todos parten con las mismas posibilidades. Abran juego, el destino ya comenzó a escribirse. 
Opiniones (0)
24 de mayo de 2018 | 23:08
1
ERROR
24 de mayo de 2018 | 23:08
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"