Cartuchos comprados a Stroyproject; tormenta interna

Una vez más, la Dirección de Contingencias Climáticas está en medio de la tormenta y lejos de combatir el granizo. Faltan cartuchos y para colmo volvió a comprar a la empresa búlgara que proveyó material defectuoso.

Nuevo año, nueva gestión y los problemas de siempre. Una vez más, el desmanejo en la lucha antigranizo atraviesa al Ministerio de Agroindustria, otrora de Producción, principalmente por la desidia que se ha instalado en la Dirección de Agricultura y Contingencias Climáticas (DACC), donde se prioriza la negación como la política principal para combatir las tormentas.

Esta metodología se operativizó hace años y se actualizó apenas arrancó la temporada 2011/2012, cuando desde el organismo a cargo de Raúl Besa afirmaron que tres de los cuatro aviones estaban operativos, pero en realidad sólo una aeronave podía despegar. La negación de esta realidad se extendió hasta que, efectivamente, tres unidades quedaron disponibles, varias semanas después del falso anuncio.

Hoy en día, admiten que quedan pocas municiones (cartuchos), pero bajo la vieja premisa, evitan hablar de escasez. Sin embargo, especialistas aseguraron a MDZ que los apenas 51 cartuchos con los que cuenta la provincia hacen que la DACC esté "racionalizando" la carga y que, por ende, no se combatan efectivamente los focos de tormenta, como el que afectó a Rivadavia la semana pasada.

Pero éste es sólo el punto de partida para una realidad que puede generar un conflicto aún mayor puertas adentro de Contingencias: ante el inminente agotamiento de la carga, el Gobierno compró cartuchos a la empresa búlgara Stroyproject, cuyas municiones dejaron de adquirirse después de que un cartucho explotó en vuelo. Ante esto, los pilotos se opondrían a volar con este material por el riesgo que corren, ya que nunca se supo por qué explotaron.

Este escenario fue admitido por el subsecretario de Programación Agroalimentaria, Cristian Correa, recién asumido en el cargo. "Sabemos que hubo quejas de los pilotos", señaló en comunicación telefónica con este diario. Cuando se intentó obtener la versión de Besa, éste se negó a dialogar y prefirió remitir información vía fax: "Hay 51 cartuchos en stock y hay 2.500 en trámite de importación", refirió, evitando hablar de la escasez, de la contratación a la empresa búlgara y del conflicto en puerta con los pilotos.

La falta de cartuchos y la gravedad de la escasez

Cuando el Gobierno adquiere municiones, los términos "cartuchos" y "bengalas" se mezclan y poco se sabe de sus diferencias. Empero, la incidencia de cada material es considerablemente distinta, ya que el poder de los cartuchos es altamente superior al de las bengalas para el objetivo de reducir el tamaño de las piedras que precipitan.

Con las bengalas (ubicadas en las alas), los aviones realizan una "siembra preventiva", por debajo de las nubes (Cumulonimbus). Aprovechando las corrientes ascendentes, el ioduro de plata llega al núcleo de la tormenta. Mientras que con los cartuchos (colocados en la panza del avión), se realizan "siembras combativas", considerablemente más eficaces.

En el actual escenario de la lucha antigranizo, el énfasis se pone en los vuelos preventivos con bengalas que no cuentan con la eficacia de las otras municiones, de las que sólo quedan 51. Por ello, algunos especialistas en la materia sugieren que "se están racionalizando los cartuchos" y que esto habría provocado que no se haya podido disminuir el tamaño de la piedra caída en Rivadavia la semana pasada: los aviones volaron, pero únicamente sembraron bengalas.

A sabiendas de esto, desde el Ejecutivo anunciaron que compraron 2500 cartuchos de Stroyproject, empresa que nació bajo el régimen de la Unión Soviética, que se especializó en la fabricación de armamento y que de un año a otro comenzó a adaptarse como proveedor aeronáutico. Mendoza adquirió sus cartuchos y uno de éstos estalló en 2008 durante un vuelo en San Rafael (otro explotó en un banco de pruebas).

La explosión de 2008 y el "olvido" oficial

El 7 de diciembre de 2008, el piloto Jorge Iwanow comandaba uno de los Piper Cheyenne que operan en la lucha antigranizo. Durante un vuelo y mientras descargaba una serie de cartuchos sobre una tormenta, uno de éstos explotó, causando serios daños en la "cartuchera" del avión. Lo mismo ocurrió semanas después con otro cartucho de Stroyproject en un banco de pruebas.

A raíz de esto, el gobernador Celso Jaque ordenó a través del decreto 3750/08 la incautación del material provisto por la empresa búlgara y el correspondiente análisis. A su vez, este argumento fue esgrimido por su gestión en las subsiguientes licitaciones para priorizar la compra de bengalas y cartuchos a otra empresa, Ice Crystal, líder en la materia.

A partir de ese momento, el representante de Stroyproject en Mendoza, Osvaldo Lima, inició una presentación formal contra la provincia por supuesta discriminación a la hora de priorizar los pliegos de una u otra empresa. El principal argumento de Lima fue decir que los cartuchos explotaron por estar almacenados en lugares expuestos a elevadas temperaturas, desligando responsabilidades.

Sorpresivamente, ahora el Gobierno volvió a comprarle todas las provisiones para esta temporada a Stroyproject, sospechada de prover material defectuoso. Por este motivo, los pilotos ya le habían comunicado a la gestión anterior (a cargo de Raúl Mercau y del subsecretario Millán) que no volarán con este material hasta que no se determinen los motivos de las explosiones de 2008.

Denuncias de licitación irregular y sospechas de devolución de favores

¿Por qué el Gobierno volvió a comprar provisiones a Stroyproject, cuando desde la gestión de Jaque se adujo que entregaron material defectuoso e incluso cuando la firma inició una presentación formal contra la provincia? Las respuestass que surgen a partir de este interrogante son múltiples; algunas son datos duros y otras expeculaciones que circulan dentro del sector aeronáutico.

En primer lugar, la compra de bengalas a los búlgaros se justifica en que, efectivamente, fueron el único oferente en licitar porque el otro proveedor (Ice Crystal) desistió, ya que el Gobierno aún no le había pagado el material de la temporada anterior. Sin embargo, en la compra de cartuchos, licitada con posterioridad, comienzan a aparecer las irregularidades.

Para ese entonces, el Ejecutivo había cancelado la deuda con Ice Crystal, por lo que la compañía de Estados Unidos, cuyo representante en Mendoza es Diego Cardama, quiso participar del segundo proceso licitatorio. Sin embargo, por motivos inciertos, no se le permitió esta posibilidad por supuestas irregularidades. Pero fuentes consultadas por MDZ analizaron que esto respondería a una maniobra del Gobierno para evitar que Stroyproject, representada por Lima, siga adelante con su presentación contra la provincia.

En diálogo con MDZ, Cardama (Ice Crystal) confirmó que efectivamente no participó de ninguna de las dos licitaciones, pero evitó brindar más detalles al respecto. El año pasado, la firma que representa fue proveedora de cartuchos y bengalas del gobierno. Asimismo, este  medio intentó comunicarse con Lima (Stroyproject), sin resultados positivos.

La imperiosa necesidad de restructurar el sistema y rumores alentadores

Lejos del imaginario popular que en parte alentaron desde la anterior administración, está probado que la lucha antigranizo con aviones es altamente efectiva y que no es algo experimental, como sugirió Millán en reiteradas ocasiones. Pero para que funcione, es imperioso una reestructuración de un sistema viciado, con aviones que no funcionan y suministros que llegan tarde, en el mejor de los casos.

La buena noticia es que los rumores fueron confirmados por el flamante subsecretario Correa, quien anticipó que están pensando en una reestructuración global de Contingencias Climáticas, que además de los aviones incluye al pool de aseguradoras de riesgo agrícola, radares y otros sectores necesarios para combatir el granizo. El joven funcionario accedió a una entrevista que pronto será publicada por este medio. Una buena noticia, después de todo
Opiniones (0)
23 de junio de 2018 | 13:27
1
ERROR
23 de junio de 2018 | 13:27
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"