Argentina es uno de los países más proteccionistas

Según una nota publicada hoy por el diario The Wall Street Journal, con su política de sustitución de importaciones Argentina suele bloquear importaciones para impulsar su superávit y obligar a empresas extranjeras a fabricar en el país. Hablan de “proteccionismo turbio”.

La aplicación de políticas de sustitución de importaciones en Argentina convierte al país sudamericano en uno de los más proteccionistas del mundo.

Las normas esencialmente promueven el reemplazo de productos importados por bienes hechos nacionalmente, con la idea de impulsar la industria interna y reducir los costos de las importaciones.

La presidenta Cristina Fernández de Kirchner apoya sin tapujos las políticas de sustitución como una forma de generar y proteger empleos locales. Eso ha llevado a prohibiciones periódicas a la importación de queso francés, teléfonos iPhone, computadoras Apple, autos BMW e incluso muñecas Barbie. Hace poco, el Gobierno retuvo en la aduana un millón de libros para coaccionar a las editoriales a imprimirlos en el país, indican fuentes.

Argentina suele bloquear o retrasar importaciones para impulsar su superávit comercial y obligar a empresas extranjeras a fabricar sus productos en el país.

El mes pasado, la Unión Europea se quejó de que Argentina limitaba las importación de unos 600 productos, según un informe de la Organización Mundial del Comercio.

Funcionarios argentinos del sector comercial prefirieron no hacer comentarios para este artículo, informa hoy el diario The Wall Street Journal.

Tras una prohibición a la importación de sus teléfonos inteligentes Blackberry, su fabricante, Research In Motion Ltd. (RIM), indicó en julio que se asociaría con Brightstar Corp. para ensamblar sus populares teléfonos en la remota provincia argentina de Tierra del Fuego. RIM prefirió no dar entrevistas y Apple Inc. no respondió pedidos de comentarios.

Muchos gobiernos impusieron barreas comerciales luego de que la crisis financiera de 2008-2009 causara estragos en los balances comerciales globales. Pero Argentina se destaca debido al alcance, la profundidad y la naturaleza no oficial de sus barreras comerciales.

Argentina suele recurrir a lo que Simon Evenett, un profesor de economía de la Universidad de St. Gallen en Suiza, y su colega Richard Baldwin llaman "proteccionismo turbio". Dichas barreras son edictos verbales —o amenazas, afirman algunos ejecutivos— que realiza por teléfono o en persona el secretario de Comercio Guillermo Moreno y otros funcionarios del gobierno a importadores. Los ejecutivos suelen acceder, por temor a que el gobierno tome represalias a través de la agencia de recaudación de impuestos, demandas judiciales o algún otro medio.

"Ningún país implementó más medidas proteccionistas en el tercer trimestre de 2011 que Argentina", sostuvo Evenett.

El país estableció 25 regulaciones proteccionistas, casi el doble que China. Rusia puso en vigencia siete, India seis y Brasil dos, indicó Evenett, quien contabiliza ese tipo de medidas para Global Trade Alert. "Desde noviembre de 2008, Argentina ha adoptado 123 medidas proteccionistas que han afectado a por lo menos 175 de sus socios comerciales", indicó. "Casi un tercio de todas las categorías de productos que importa Argentina están cubiertas por algún tipo de medida proteccionista".

Para más información entrar aquí.

Opiniones (0)
24 de mayo de 2018 | 09:27
1
ERROR
24 de mayo de 2018 | 09:27
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"