La inflación en dólares marca a fuego la agenda económica de 2012

La inflación real en dólares que arrastra el país y la provincia se conjuga con un nivel de desempleo que frenó su caída y con un trabajo en negro que sigue estando en el 34% de la fuerza laboral total de Mendoza. De estas dos variables dependerá en gran medida lo que pase con los salarios, la creación de empleo, la inversión, la rentabilidad y el consumo.

La economía argentina cierra otro año de fuerte crecimiento, con el consumo interno como uno de los motores de esta fuerte expansión. Pero con vistas al 2012, los principales factores que han venido explicando el mayor consumo, el crecimiento y la creación de empleo empiezan a mostrar sus límites o la necesidad de ajustes. Es por esta razón que se vuelve clave con vistas al año próximo el análisis y seguimiento de la inflación en dólares que viene arrastrando el país y la provincia.

Con datos al cierre de noviembre, Mendoza acumula una inflación (12 meses) anualizada del 21%, con picos del 24,2% en alimentos y bebidas y del 35,7% en indumentaria (Ver gráfico).


Con tasas como estas en un mundo que se sumerge en la recesión o en el estancamiento, el país no sólo está al tope en el ranking mundial de inflación, sino que tiene ajustes de precios en dólares para una economía que produce en pesos. Un panorama difícilmente sustentable en el tiempo.

El tipo de cambio (relación peso / dólar) está planchado y los precios siguen subiendo. Basta conocer los siguientes datos: mientras en los últimos 12 meses el Índice de Precios al Consumidor (IPC) que mide la DEIE en Mendoza acumula un incremento del 21%, el peso en relación al dólar se ha devaluado 8,35% en igual período al pasar de $3,95 en noviembre de 2010 a los $4,28 actuales, según informa el Banco Central (valor promedio entre tipo de cambio comprador y vendedor).

Esto indica que sólo en los últimos 12 meses, en Mendoza (porque tomamos los datos de la DEIE) la inflación en dólares ha superado el 12% anual. Y una tasa tan alta no sólo castiga la rentabilidad de las empresas, sino que también le resta poder de compra a los salarios. Por eso, qué pase con los precios y el tipo de cambio determinará no sólo la capacidad de inversión de las empresas y su capacidad para generar nuevos empleos; sino que también determinará el nivel de ajuste salarial de cara al 2012, y por lo tanto la propensión y capacidad de consumo de las familias.

Núcleo duro
La recuperación en el nivel de empleo ha sido uno de los responsables del crecimiento económico de los últimos años. Desde tasas de desempleo por encima del 30% en la crisis del 2001 y 2002 hasta ahora, la generación de empleo ha permitido incorporar más gente al mundo del trabajo, recuperar el poder adquisitivo del salario y el elevar la capacidad de consumo de cada vez más familias.

“Entre los factores domésticos que favorecieron el desempeño de la economía argentina en los últimos años se destaca el desenvolvimiento del mercado laboral donde la tasa de desempleo se acerca a los menores valores de los últimos veinte años y donde predomina la confianza en cuanto a la estabilidad del empleo”, señala la consultora Abeceb.com en su informe sobre proyecciones para el 2012. Pero lo cierto es que el contexto económico interno adverso ha empezado en Mendoza a frenar la creación de nuevo empleo y mantiene un núcleo duro de romper en cuanto a la informalidad y el trabajo en negro.

Según datos del Indec, al tercer trimestre del año Mendoza tiene una desocupación del 4,1%. El dato marca una de las tasas más bajas a nivel país para ciudades de más de 500.000 habitantes, pero muestra una leve suba en relación al 3,7% de desempleo que registró la provincia en el tercer trimestre de 2010.

Esto muestra que el crecimiento económico de este último año no ha contribuido a la generación de más empleo. Tampoco ha ayudado a bajar de forma considerable la todavía alta tasa de empleo en negro, que al tercer trimestre del 2011 afecta al 34,1% de los trabajadores mendocinos, según datos del Indec.

"Inflación en dólares hace que las empresas sean reticentes a crear empleo”, afirmó a MDZ Fernando Podestá, gerente regional de la agencia de recursos humanos Manpower, en un intento por explicar por qué las empresas en Cuyo muestran las expectativas más bajas en cuanto a generación de nuevo empleo para 2012.

Las empresas están más preocupadas en bajar costos que en ganar nuevos mercados, asegura Podestá, y esto no sólo frenará la generación de nuevos puestos de trabajo, sino que también condicionará la baja del empleo en negro y hasta será uno de los elementos de peso a la hora de discutir salarios para 2012.

Por Federico Manrique
fmanrique@mdzol.com
En twitter: Fede_Manrique

Opiniones (0)
19 de febrero de 2018 | 07:27
1
ERROR
19 de febrero de 2018 | 07:27
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    El Carnaval de Venecia, en la cámara de una mendocina
    13 de Febrero de 2018
    El Carnaval de Venecia, en la cámara de una mendocina
    París bajo la nieve
    7 de Febrero de 2018
    París bajo la nieve