Quiero ser una estrella: estudiaré meteorología

No quedan dudas que los pronosticadores del tiempo son los más vistos y escuchados en los medios electrónicos. Gente común que, de un día a otro, pasan a ser famosísimos, sin que nadie les pregunte si lo quieren ser.

“Contame cómo va a estar el tiempo, amigo” lanza de manera suelta y canchera el conductor del noticiero al pronosticador del tiempo. Y éste, aprovechando de la mejor manera su minuto de gloria –además de saber que todo el pueblo lo está mirando- espeta sin dudas: “Seguirá haciendo calor por dos días más… pero el jueves lloverá”. Contundente, letal, sin fisuras.

Es ahí donde empezamos a hacer todo tipo de especulaciones sobre qué haremos con la celebración del asado entre amigos del próximo jueves, ya que “el señor del tiempo” sentenció que la lluvia nos arruinará la velada.

Después de pagar las tres cuotas atrasadas del club para quedar al día, pelear con la administrativa para que nos de un turno para el quincho (“no puede ser que pago todos los meses desde hace años y cuando pido un quincho no lo consigo”) y llevar media casa hasta el lugar en cuestión, vemos que esa estrellada y hermosa noche no es la que precisamente anticipó el hombre de los vientos. Y es ahí, donde una andanada de insultos recae sobre su ser.

Es casi lógico entender que el pronosticador es tan –o tal vez más- insultado que un árbitro de fútbol, porque de sus predicciones depende nuestro humor, nuestra entrega diaria. No es igual salir a enfrentar a la jungla de cemento con la directiva “estará fresco y lindo” que con “la humedad será insoportable y la lluvia hará estragos”. Y ni hablar cuando vaticinan un día igual de tranquilo al de ayer, y a las tres horas un Zonda feroz tira árboles y pone al mendocino con los pelos de punta.

Lo que no nos damos cuenta es que estos seres, escuchados atentamente por miles y miles de almas, están ocupando un espacio en los medios de comunicación para el cual no han sido preparados. Ellos estudian en una facultad de Ciencias Exactas y Naturales; se preparan para hablar de diferentes disciplinas, como la meteorología sinóptica, la climatología, la agrometeorología, y la hidrometeorología, entre otras; investigan y pronostican en base a conocimientos fundados en profundos estudios matemáticos. Entonces, si de golpe le piden que sea locuaz, que tenga feeling con el público y –encima- que remate los pésimos chistes del conductor del noticiero, vamos a entenderlos un poco más y  saber  que su tarea mediática no es tan fácil como parece.

Y así, preparados para salir, nos detenemos unos segundos para escuchar como, desde una computadora lejos de nuestras casas o desde una voz en el teléfono, el versito del estado del tiempo. Como público insistidor le creemos, una vez más. 

Los medios han llevado a los pronosticadores a un rol estelar para el que no están preparados –como muchos que si ocupan esos espacios sin haber manifestado ni un mérito- y son carne de cañón, porque un pronóstico errado los puede hacer cargar con una cruz durante mucho tiempo gracias a que su mensaje es multitudinario. Así, los “señores del tiempo” son vapuleados, vilipendiados, agraviados, denostados, insultados, ofendidos, provocados y heridos si se equivocan y llevados a un sitial de privilegio,  cuando embocan tres seguidas.

Además, los pronosticadores tienen algo que pocos poseen: son impunes. Puede predecir que por la tarde habrá un sol espléndido y si después cae un tormenta histórica, podrán salir lo más panchos nuevamente por la tele sin tener que dar ni una explicación. Nadie les llamará para preguntarles el porqué del error de cálculo. Nadie les hará juicio ni les enviará cartas documento.

Sin dudas, si te sentís una persona singular, con cierto carisma, que lográs hacer que los que están alrededor tuyo te presten un mínimo de atención y sabés rematar un chiste, es hora que sepas que reunís las condiciones básicas para ser un famoso pronosticador y  lograr  brillar allá, en el cielo de los medios.
Opiniones (3)
24 de junio de 2018 | 04:53
4
ERROR
24 de junio de 2018 | 04:53
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Llego el viento.... le pegue,, pero no soy famoso !!!! ya lo seré
    3
  2. Hay Tormenta en el sur!!!! hacia la tarde noche la cola del pasaje de un frente de tormenta. Viento...asegurado....
    2
  3. la verdad nunca le pegan al pronóstico son comos los astrólogos, pareciera que se guían por probabilidades nomás jaja
    1