El dilema de Toyota: el patriotismo o las ganancias

Los ejecutivos de Toyota reconocen que su lealtad a la producción nacional está siendo puesta a prueba por la fortaleza del yen y el declive de las ventas en EEUU, que sigue siendo el mayor mercado de la compañía.

Los automóviles recién pintados, en negro y plateado brillante, se deslizan en silencio sobre una cinta transportadora que ahorra energía a lo largo de la línea de montaje en la nueva planta de Toyota Motor Corp.

"Estamos trabajando como locos para maximizar nuestro potencial aquí", asegura Toru Kuzuhara, el gerente de la planta, durante un recorrido por las instalaciones inauguradas hace 11 meses en la prefectura de Miyagi, la primera fábrica de Toyota en Japón en 18 años.

Frente al exceso de capacidad, la débil demanda y un tipo de cambio para el yen que hace que los vehículos fabricados en Japón sean los más caros del mundo, Honda Motor Co. y Nissan Motor Co. optaron por trasladar producción al extranjero, a plantas más próximas a sus clientes internacionales.

Sin embargo, el presidente de Toyota, Akio Toyoda, siempre ha hablado de que la empresa tiene la responsabilidad de proteger el empleo en Japón y ha mantenido el compromiso a largo plazo de construir al menos 3 millones de autos al año en el país, la mitad de ellos para la exportación.

Los ejecutivos de Toyota reconocen que su lealtad a la producción nacional está siendo puesta a prueba por la fortaleza del yen y el declive de las ventas en EE.UU., que sigue siendo el mayor mercado de la compañía.

El propio Toyoda, nieto del fundador de la empresa, parece dividido entre la fidelidad a Japón y la rentabilidad.

Para más información entrar aquí.

Opiniones (0)
25 de abril de 2018 | 19:30
1
ERROR
25 de abril de 2018 | 19:30
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Aguas color Malbec
    17 de Abril de 2018
    Aguas color Malbec