Mendoza rechazó los reclamos pampeanos por el Atuel

El Departamento General de Irrigación indicó que Mendoza nunca le robó agua a La Pampa, sino que sigue al pie de la letra un fallo judicial sobre el tema. 

Además, desde el organismo se aclaró que su función es defender los derechos de los regantes mendocinos.

La advertencia de dirigentes de La Pampa, que acudirán a la Corte Suprema de la Nación, abre un nuevo capítulo de la vieja disputa por el caudal del Atuel.

“Mendoza no le robó nada a nadie; sólo hace lo que le permite la ley. Que en La Pampa hagan las denuncias que quieran; nosotros siempre vamos a defender los derechos de los regantes mendocinos”. De esta manera, Alejandro Gennari, secretario de Gestión Hídrica e Institucional de la Superintendencia General de Irrigación, contestó a los reclamos de un grupo de ONG pampeanas que amenazaron con denunciar en la Corte Suprema de Justicia que Mendoza se estaba robando un río. Se trata de un nuevo capítulo en la histórica y trillada disputa entre nuestra provincia y La Pampa por el caudal del Atuel.

Después de que el diario La Nación publicara una nota sobre las protestas de las organizaciones pampeanas, desde Irrigación fueron contundentes con la respuesta. Afirmaron que no se trata de un reclamo ambiental, sino que hay intereses políticos para instalar en esa zona de la provincia vecina un polo de desarrollo comercial. Pero advirtieron que el conflicto se resolvió a fines de los ’70 en el máximo tribunal de la Nación.

“Tenemos autorización para regar 72.150 hectárea con una eficiencia del río Atuel del 28%. Y hasta que nada modifique ese fallo judicial, lo vamos a cumplir. Si en algún momento ese fallo cambia, entonces nos sentaremos a negociar con La Pampa; no antes”, aclaró Gennari, quien aseguró que la postura pampeana es diferente: “pretenden que le pasemos el agua y recién ahí sentarse a hablar sobre cuáles son las obras que hacen falta”.

Leandro Altolaguirre, presidente de la Asociación Ambientalista Alihuén, uno de los impulsores de este proyecto para denunciar a Mendoza, contó que el 11 de agosto pasado se tomó esta decisión en una asamblea de la que participaron representantes de todos los partidos políticos, de la defensoría del pueblo de la Nación, de las universidades pampeanas y del gobierno del ingeniero Carlos Verna.

“Somos hermanos con el pueblo mendocino y no tenemos nada en contra de ellos, pero necesitamos encontrar una solución para que cese de una vez el daño ambiental. Mendoza no garantiza un caudal mínimo o suelta una pared de agua y se nos inunda todo”, dijo el ambientalista. Y agregó que buscan una nueva oportunidad de plantear el debate, ya que “hace cuatro años hicimos una presentación ante la Defensoría del Pueblo de la Nación y ante la Secretaría de Ambiente de la Nación, y nunca prosperó”. / Informe: Yael Bialostozky.
Opiniones (0)
23 de julio de 2018 | 05:50
1
ERROR
23 de julio de 2018 | 05:50
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"