Déborah de Corral, la nueva esperanza del pop nacional

La ex top model está a punto de lanzar su primer disco solista y a fuerza de canciones prolijas y redonditas sale a mostrarse en todos lados.

“Nunca o una eternidad” es el nombre del primer disco de Déborah de Corral, aquella recordada top model que rompió los moldes con su conducción en “El Rayo”, que supo ser una femme fatal conquistando los corazones de Charly Alberti y Gustavo Cerati, respectivamente, y que hoy, después de un largo camino, apostó a mostrar sus creaciones en forma de canción.

El jueves por la noche, en el coqueto Samsug Studio, ubicado en San Telmo, la blonda presentó oficialmente su material, con un concierto íntimo, para invitados especiales, donde MDZ estuvo presente.

Y hubo, en medio de la charla con MDZ, frases y conceptos para rescatar:
 

-El disco se empezó a gestar el año pasado con tres o cuatro canciones con las que me sentía segura. Era una semilla que debía crecer y me empecé a jugar con eso. Hubo mucha gente que empezó a creer en mí y, por más que no había disco, empezaron a empujarme a que llegara a él. Aposté a esas tres canciones con la ayuda de Juan Campodónico. Después paré, compuse mucho y recién después empecé a pensar que hacer. Conocí a Cristian Heyne, productor y músico chileno y con él al mando se grabaron otros temas del álbum.
 
-Todo se fue dando de una manera natural, simple, y eso me entusiasmó. El disco puede sentirse homogéneo pero creo que el factor principal es la frescura. No hubo mucho tiempo –ni cabeza- de preproducción y por eso se siente así. Tal vez es porque soy así.
-Las canciones se dieron de manera natural. Son sencillas, de corazón acústico, pop. Tal vez no el pop tradicional por el sonido, pero son pop al fin. Son “feel good” y creo que eso se siente.
 
-Las letras no las pienso demasiado. Si me dicen algo y le pueden decir algo al otro, quedan. No soy de corregir mucho pero si soy muy hinchapelotas en la composición.
 
-El título del disco es raro. Mis canciones son directas y mi línea de pensamiento –tanto en la música como en la vida- es bastante abstracto, tiendo –a apropósito- a no definir demasiado un pensamiento, dejando las puertas abiertas. Y el título quiere decir eso, que tiene que ver con aprovechar el momento y el ahora. Estar donde uno quiere estar.

-El pop es necesario. Es un concepto muy abierto. En nuestra región, el pop es una rama de la música. De The Beatles hasta ahora, todo es pop. El álbum negro de Metallica es lo más pop del mundo y Nevermind –de Nirvana- también. El pop es una sensibilidad espontánea, es llegar sin planteárselo. Pop viene de popular y es lo que pega sin saber porqué. Y esa es la música que a mi me gusta. Es una música sincera, bien hecha. Y trato de hacer eso.

La banda que acompaña a Déborah está integrada por Gonzalo Aloras en guitarra, Nico Porta en bajo, Diego Arcaute en batería, percusión y coros, y Julieta Brotsky en coros, teclados y percusión. Y allí, sobre ese escenario se pudo descubrir una brisa de aire fresco en el panorama del pop argentino.

Opiniones (2)
26 de mayo de 2018 | 19:19
3
ERROR
26 de mayo de 2018 | 19:19
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. D. tiene todas las chances de hacer y componer mucho mejor, se lo habra pedido la discografica, o la cancion y produccion es de ella? porque podria dar muchisimo mas y mejor. sonido, voces, impecables pero sabe a vainilla. please change D! you can!
    2
  2. lo que no te gusta por primera imprecion te termina gustando por cansancio y este disco es eso nos van a bombardear por las radios hasta que esta basura nos guste dejemos el imprecionismo de lado y vayamos directo a la cultura pop como realmente es
    1