“Prohibido tocar Humo sobre el agua”

El miércoles que viene, un pedazo de la historia del rock mundial posará sus reales sobre un escenario mendocino. Aunque suene increíble, Deep Purple tocará en la esquina de nuestras casas.

Durante muchos años, en la blanca pared de la casa de música estuvo pegado un cartel que rezaba: “Prohibido tocar Humo sobre el agua”. Alguna vez, uno de sus legendarios vendedores le contó a quien escribe: “Es una tortura. Cada vez que alguien quiere probar una guitarra, la enchufa al equipo y lo primero que hace es tocar el tema de Purple. Llegó un momento en que entre todos decidimos poner el cartel. Esa canción es muy linda como para que no nos guste más de por vida”.

Y hay verdad en esas palabras.

 “Smoke on the water”, la canción de Deep Purple que traspasó todo tipo de límite y pasó a ser un himno del rock mundial, tiene uno de los riffs más famosos de la historia de las seis cuerdas. Y, por eso, es una de las más sencillas de tocar.

Quedó inmortalizada en la grabación cuando emergía de los dedos de Ritchie Blackmore y su Fender Stratocaster, en esa quinta canción del álbum “Machine Head”, editado en 1972.

Su letra –que anticipó por décadas a la tragedia argentina- cuenta cómo un estúpido con una bengala inició un incendio que terminó quemando por completo el Casino Barrière de Montreux, en la ribera del lago Lemán (Lake Geneva), Suiza, y las consecuencias que dicho desastre tuvo para el grupo y la grabación de su disco.

Sobre la historia de esta canción hay miles de versiones y acá un resumen de todas:

El año 1969 fue especial para Deep Purple por varios motivos. Atrás habían quedado los complicados '60, en los cuales el éxito le había sido esquivo a la banda inglesa. Conscientes de sus dificultades, y con ganas de cambiar el estilo y consolidar sus propias composiciones (hasta el momento sus dos mayores hits habían sido covers: “Hush” y “Kentucky Woman”) el guitarrista Ritchie Blackmore, el tecladista Jon Lord y el baterista Ian Pace deciden "invitar a retirarse" al cantante y bajista de ese momento, Rod Evans y Nick Simper, respectivamente, reemplazándolos por Ian Gillan y Roger Glover, ambos compañeros en la banda Episode Six.

Esta formación sería la más exitosa de una banda que se caracterizó por sufrir constantes cambios a lo largo de su vasta historia. El primer disco que grabaron fue en el mismo año '69, y se trató de Concerto for Group and Orchestra, un proyecto compuesto por Lord, junto a la Royal Philarmonic Orchestra de Londres.

A partir de 1970 comenzarían un vuelco definitivo hacia lo que se conocería como Heavy Metal. Los discos Deep Purple in Rock (1970) y Fireball (1971), son prueba de ello, y contribuyeron al despegue de la banda, que parecía por fin haber encontrado su sonido.

A fines del '71 Purple se encontraba en Montreaux, Suiza, grabando el que se convertiría en su disco definitivo, Machine Head (1972). Cuenta la historia que Ian Gillan y Roger Glover asistieron a un concierto de Frank Zappa junto a su banda The Mothers of Inventions en el casino de Montreaux, a las orillas del lago Geneva. El recital fluía por sus cauces normales hasta que desde el público se disparó una bengala hacia el techo y el lugar se convirtió en un infierno. La gente desesperó y comenzó a salir por donde podía, mientras Zappa desde el escenario pedía calma. El humo se convirtió en un problema mucho más serio que el fuego, sofocando a los espectadores. Afortunadamente no se tuvo que lamentar ninguna desgracia y tanto público como músicos pudieron ser evacuados satisfactoriamente.

Tanto Gillan como Glover quedaron marcados por esta experiencia, que cobró mayor espectacularidad cuando, al salir del casino, observaron la extraña pero majestuosa visión del humo elevándose sobre el lago. Como no podía ser de otra manera, dicho suceso inspiró la composición de un tema, que con el correr de los años se convertiría en el gran clásico de la banda.

El miércoles que viene, esa banda estará sobre las tablas del auditorio Angel Bustelo para mostrar sus canciones por primera vez en la historia de nuestra provincia.

¿Se entiende? Deep Purple tocará acá, a metros de nuestras casas. Una de las bandas que marcó el rumbo del mundo, uno de los combos más admirados del planeta, uno de los grupos con los que soñamos verlos en vivo algún día, estará entre nosotros, caminando por la San Martín, respirando nuestra primavera y tomando nuestro Malbec.

Hay cosas que no suceden todos los días. Y esta es una de esas.

No digas que no te avisé.

SMOKE ON THE WATER

We all came out to Montreux
On the Lake Geneva shoreline
To make records with a mobile
We didn't have much time
Frank Zappa and the Mothers
Were at the best place around
But some stupid with a flare gun
Burned the place to the ground
Smoke on the water, a fire in the sky, smoke on the water

They burned down the gamblin' house,
It died with an awful sound
and Funky Claude was running in and out
Pulling kids out the ground
When it all was over
We had to find another place
But Swiss time was running out
It seemed that we would lose the race
Smoke on the water, a fire in the sky, smoke on the water

We ended up at the Grand Hotel
It was empty cold and bare
But with the Rolling truck Stones thing just outside
Making our music there
With a few red lights and a few old beds
We make a place to sweat
No matter what we get out of this
I know, I know we'll never forget
Smoke on the water, a fire in the sky, smoke on the water

 

Opiniones (0)
24 de junio de 2018 | 01:00
1
ERROR
24 de junio de 2018 | 01:00
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"