Arizu: 110 años de familia y pasión por el vino

Desde 1901 que la bodega Leoncio Arizu está en manos de una familia, la misma que ya va por la cuarta generación de vitivinicultores. Dueños de un modelo de negocios que equilibra mercado interno con exportaciones y con más de 700 hectáreas de producción propia, es una de las pocas bodegas grandes en manos de mendocinos.

La Bodega Luigi Bosca, fundada en 1901 por Leoncio Arizu, celebró su 110 aniversario, recordando la inauguración de los primeros viñedos en Luján de Cuyo, Mendoza.

Como parte de los festejos que continuarán el resto del año, se llevó a cabo un encuentro en el que se pudieron degustar tres grandes exponentes de su colección de vinos: Bohème Luigi Bosca, Icono Luigi Bosca 2007 y Luigi Bosca Prestige Rosé.

Durante estos años, la familia Arizu ha vivido con orgullo una tradición en la que cuatro generaciones trabajaron mejorando la técnica, la observación y la comprensión de la naturaleza para dar origen a su visión del vino. Así nació el compromiso de mejorar, cosecha tras cosecha, preservando la riqueza del terroir y atesorando en botellas el más exquisito y sofisticado espíritu de la tierra mendocina.

Hace 110 años que estas cuatro generaciones de vitivinicultores acompañan y lideran el crecimiento de la industria nacional con pasión, compromiso y con una fuerte convicción del lugar que sus vinos deben alcanzar en el país y en el mundo.

La centenaria Bodega es hoy líder en el segmento de vinos de alta gama, resultado de la selección y crianza de las mejores vides, el perfeccionamiento meticuloso del proceso productivo y la construcción de grandes marcas, todas ellas respaldadas con productos de alta calidad.

Bodega Luigi Bosca | Familia Arizu, fue pionera en trabajar la pureza varietal en la Argentina y hoy es reconocida internacionalmente por sus exitosas marcas. Asimismo, colaboró activamente en la fundación de la primera DOC en nuestro país 1989, la Denominación de Origen de Luján de Cuyo, equiparándose con orgullo a otras DOC del mundo. La innovación permanente y su espíritu de trabajo han permitido alcanzar su expansión internacional desarrollada fuertemente en los últimos 15 años, logrando posicionarse como una Bodega embajadora del vino argentino en el mundo.

 “Todos los Arizu estamos muy orgullosos y felices de poder celebrar este 110° Aniversario. Queremos agradecerles por habernos acompañado durante estos años, especialmente a nuestros colaboradores y clientes. Seguimos trabajando con la misma pasión y compromiso que siempre nos han caracterizado”, expresó Alberto Arizu padre.

Historia
Fundada en 1901 por Don Leoncio Arizu, la Bodega Luigi Bosca cuenta con una extensa trayectoria en la industria vitivinícola nacional.

Dirigida actualmente por la tercera y cuarta generación, constituye una de las pocas bodegas que, a través de las décadas, permanece en manos de la familia fundadora y que, por su prestigio, se ha convertido en un paradigma del vino argentino.

Don Leoncio Arizu, fundador de la bodega.

Los pilares sobre los cuales han logrado consolidar su trayectoria han sido la expansión a nivel internacional, su prestigio basado en la experiencia trasmitida a través de los años, la constante y homogénea calidad en los vinos y una búsqueda permanente de la excelencia mediante la innovación, el dinamismo y la tecnología de avanzada.

Luigi Bosca cuenta con siete fincas en la provincia de Men¬doza: Los Nobles, La Linda, La España, Don Leoncio, El Pa¬raíso, La Puntilla, y Los Miradores. En total son más de 700 hectáreas dedicadas al cultivo, estudio y entendimiento de la vid. Las diferentes variedades que se cosechan en estas fincas fueron traídas de Europa en la última década del siglo XIX. Por lo tanto, las vides de hoy son el resultado de la selección de lo mejor de aquellos antiguos viñedos familiares, los cuales sufrieron un proceso muy lento de aclimatación a las duras exigencias del medio. Durante ese período, se fueron favore¬ciendo numerosos entrecruzamientos y cambios que reforza¬ron el carácter único y personal de estos viñedos.

Saturnino Arizu, hijo mayor de Leoncio, y continuador
del negocio familiar.
La bodega exporta anualmente a 50 países, entre los que se destacan Estados Unidos, Brasil, Canadá, México, Países Ba¬jos y Reino Unido. Sus vinos están presentes en los sitios más exclusivos del mundo, además de estar a bordo de las más pres¬tigiosas aerolíneas internacionales como American Airlines, Cathay Pacific Airways, Swiss International Air Lines, Finnair Airlines y también han sido recientemente incorporados a la línea de bandera rusa, Aeroflot Russian Airlines.

Actualmente exporta el 60% de su producción, además de mantener su liderazgo en el segmento premium del mer¬cado local.

Opiniones (0)
21 de julio de 2018 | 22:09
1
ERROR
21 de julio de 2018 | 22:09
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"