Fitch le baja la nota a la deuda de España e Italia

La agencia rebajó la calificación de España en dos escalones, desde AA a AA-, y la ha dejado con perspectiva negativa, lo que no permite descartar nuevos recortes en el futuro. La rebaja de Fitch a la nota de la deuda italiana llega después de la que hizo Standard & Poor's el 19 de septiembre y de la de Moody's, a principios de esta semana. Fitch señaló que la rebaja en la nota de la deuda soberana de Italia refleja la intensificación de la crisis fiscal en la zona euro.

La agencia de calificación de riesgo Fitch anunció hoy una rebaja en dos escalones de la deuda de España, hasta AA-, y en un escalón de  la de Italia, hasta A_, debido a la intensificación de la crisis de deuda de la zona euro. La calificación de Italia para hacer frente a su deuda a largo plazo pasa de sobresaliente bajo a notable alto.

La agencia Fitch ha rebajado la calificación de España en dos escalones, desde AA+ a AA-, y la ha dejado con perspectiva negativa, lo que no permite descartar nuevos recortes en un futuro. Los argumentos que da la sociedad de medición de riesgos para sacar la tijera son, en primer lugar, la intensificación de la crisis del euro y, en un efecto derivado del recrudecimiento de las dudas sobre la eurozona, por la rebaja de las perspectivas de crecimiento a medio plazo y los riesgos en la consolidación fiscal que representan los desfases presupuestarios de las comunidades autónomas, que ya rozan el objetivo máximo fijado para todo el año.

No obstante, a diferencia de lo que ocurrió cuando Moody's sacó la tijera contra España el pasado marzo, la decisión no ha tenido impacto en la cotización de la deuda española en el mercado. Aunque habrá que esperar al lunes para confirmar este extremo ya que se ha dado a conocer tras el cierre de las Bolsas en Europa, la prima de riesgo de España, que es el sobreprecio exigido a sus bonos a 10 años frente a los alemanes, de referencia, y que se negocia en un mercado que no para sus operaciones, ha logrado bajar hoy de los 300 puntos básicos por primera vez desde el 1 de septiembre. En concreto, ha bajado más de 8 puntos básicos hasta los 298.

La relevancia de la calificación de las agencias, aunque han demostrado que no son infalibles, radica en que condiciona las decisiones de los inversores ya que, a una peor nota, más riesgo. Y a más riesgo, exigen una mayor rentabilidad para prestar su dinero, lo que tiene su reflejo en la prima.

El nuevo rating de España, que ha perdido su triple A -la máxima posible, el equivalente a una matrícula de honor- por culpa del desbordamiento de la crisis de deuda del euro, sigue equivaliendo a un nivel alto. Además, la agencia, una de las tres que dominan este negocio de la calificación de los riesgos, añade que la rebaja no implicará recortes en las empresas españolas, lo que es relevante por el impacto que tendría una sucesión de descensos en la nota de los bancos en plena crisis del sector financiero europeo.

La calificación de AA- es la cuarta más alta del ranking de Fitch, aunque la sociedad pasa a ser la más pesimista sobre la solvencia española. Tanto Moody's como Standar & Poor's establecen una nota un peldaño superior para España que la de Fitch.

La tercera en llegar
La rebaja de Fitch a la nota de la deuda italiana llega después de la que hizo Standard & Poor's el pasado 19 de septiembre, y de la de Moody's, a principios de esta semana. Fitch señaló que la rebaja refleja la intensificación de la crisis en la zona euro, que constituye un impacto negativo significativo a nivel financiero y económico, que "ha debilitado el perfil de riesgo de la deuda soberana de Italia".

La agencia de 'rating' subrayó, que como ya había adelantado de forma preventiva, una solución global a la crisis es "política y técnicamente compleja, lo que implicará que se tarde tiempo en recuperar la confianza de los inversores". Agregó que la crisis ha impactado negativamente en las perspectivas de estabilidad financiera y crecimiento del país y subrayó, además, que el alto nivel de deuda pública y la necesidad de financiación, junto con el bajo potencial de crecimiento, pone a Italia en una situación de "especial vulnerabilidad frente a los impactos externos".

La deuda pública italiana se sitúa en torno al 120% del Producto Interior Bruto (PIB), es decir, más de 1,9 billones de euros. Fitch aludió al reciente plan de ajuste aprobado por el Parlamento Italiano, por valor de cerca de 54.000 millones de euros, sobre el que aseguró que "ha reforzado la consolidación fiscal Italiana". Sin embargo, sobre esta iniciativa, consideró que la "titubeante respuesta del Gobierno a la expansión del contagio, ha erosionado la confianza de los mercados sobre la capacidad de Italia de navegar a través de la crisis de la Eurozona".

Fuente: El País de España y Clarín.

Opiniones (0)
19 de febrero de 2018 | 19:54
1
ERROR
19 de febrero de 2018 | 19:54
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    El Carnaval de Venecia, en la cámara de una mendocina
    13 de Febrero de 2018
    El Carnaval de Venecia, en la cámara de una mendocina
    París bajo la nieve
    7 de Febrero de 2018
    París bajo la nieve