El director de "Aballay" dijo que "la película requería una decisión política más rápida"

Fernando Spiner tardó más de 20 años en poder filmar la obra del escritor mendocino Antonio Di Benedetto. Y no pudo hacerlo en Mendoza porque "faltó apoyo" de Cultura. El director de la película seleccionada para los Oscar contó a MDZ sus primeras impresiones: "Es un cuento con mucho espesor para un western".

"Estoy un poco asediado", confiesa Fernando Spiner al inicio de la llamada. No es para menos. "Aballay", la película que dirigió, entró en carrera para quedar en ese selecto grupo de films que buscarán la gloria del Oscar. Y para los mendocinos tiene un plusvalor para volver a tenerla en las pantallas locales: la historia está basada en un cuento de Antonio Di Benedetto que, por razones de la burocracia, no pudo filmarse en esta tierra que bien conoce de westerns.

En la tarde de este lunes, la Academia Argentina de Cine -conformada por directores, técnicos y productores nacionales- eligió el tercer largometraje de Spiner para representar a nuestro país entre los films que competirán por el galardón de la academia de Hollywood a la mejor película extranjera. Todavía falta mucho puesto que luego hay que pelear contra films de distintas nacionalidades para quedar entre las postulantes finales, pero por el momento, su director no deja de contar la alegría que le otorga esta nominación.

"Muy contento y halagado porque la academia está formada por gente que hace cine en Argentina", reconoció el realizador que irrumpió allá por los 90 con una serie policial -"Bajamar"- y con la atípica "La sonámbula", ciencia ficción en el tramo final del menemismo -estrenada en 1998, presentaba un futuro que para nosotros ya es pasado: Buenos Aires, 2010-.

"Es una película que queremos mucho, porque es una adaptación de un cuento de Di Benedetto, que merece que tenga una difusión importante", indicó Spiner, en conversación telefónica con MDZ. No se trata de la primera película basada en el opus del escritor que falleció en 1986, peleado con su tierra natal luego de los años de cárcel. En 2006, se estrenó "Los Suicidas", que apenas puede verse en los canales de cable.

A modo de síntesis de la obra, el cineasta contó por qué eligió adaptar el cuento del que fuera director de diario Los Andes hasta su detención en la dictadura. "Me impactó mucho el cuento, que conozco hace 20 años. Me impactó mucho el punto de vista que toma para hablar de la violencia, colocándose en el lugar del violento y cuánto éste padece la violencia", resumió.

"Aballay" es una recuperación del escritor más importante en la historia de Mendoza, Antonio Di Benedetto. Y al que Spiner decidió otorgarle un registro que, en los últimos años, puede verse como infrencuente -por el tono intimista, por un lado, o por ese tono costumbrista y social, por el otro, que impregna en mayor medida el cine nacional- pero que cuenta con una larga tradición e incluso exponentes mendocinos, como él reconoce, con Hugo Fregonese -autor de "Pampa bárbara"- o el eterno Leonardo Favio. Spiner se juega una historia gauchesca en clave de western.  

"Es un cuento muy profundo, con mucho espesor para hacer un western, que es un género muy genuino en nuestra historia", reflexionó.  

Para filmar "Aballay", Spiner se trasladó hasta Mendoza, una provincia que sabe de sets. Acá se filmó "Aniceto" -la primera versión- y "Juan Moreira", en Luján. Más atrás en el tiempo, cuando en lugar de una embotelladora de gaseosas había un estudio de cine, se filmó un western en clave de comedia -"El último cowboy", con Augusto Codecá.- 

Pero la tierra que alguna vez fue considerada como la "California del oeste argentino", por la calidad de su luz natural, no sería el escenario natural para filmar la adaptación de Di Benedetto. Spiner finalmente encontraría más suerte y apoyo en Tucumán, dado que la burocracia de la gestión cultural local no pareció estar a tiempo con los tiempos de una producción nacional.

Spiner lo explica así: "Fueron una serie de circunstancias. A la película finalmente le convenía filmarse en Tucumán porque las locaciones estaban en un radio cercano. No fue ni blanco ni negro. En su momento sí me dieron bola, me dieron un vehículo para recorrer y conocer la provincia. Hubo una intención, pero los tiempos de la película requerían una decisión política más rápida  y las circunstancias no nos ayudaron. Es cierto que no tuvimos el apoyo, pero el apoyo para una película es algo muy grande, una película es algo muy costoso. Seguramente no era el momento en el que podían hacerlo".

Con el impulso del Oscar, el director aspira a que "Aballay" vuelva a las pantallas locales y se reestrene en el circuito comercial. De hecho, en Mendoza apenas estuvo una semana en cartelera en los complejos multicine.

Y, para tener en cuenta, el jueves y viernes a partir de las 21 estará proyectándose en el Espacio Incaa que funciona en el cine teatro Armando Tejada Gómez -ex  sala Recreo- de Guaymallén, a un costo de 5 pesos.

Por lo pronto, y con algunas distinciones internacionales, Spiner y "Aballay, el hombre sin miedo" comenzarán a desandar ese largo camino hacia la noche del Oscar, nada menos que en el seno de la industria que forjó con imágenes de leyenda ese mito del siglo XX, el cowboy.

Maxi Quinteros en Twitter: @rayosycenteyas

Opiniones (1)
18 de junio de 2018 | 01:32
2
ERROR
18 de junio de 2018 | 01:32
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Es una muestra mas que la gestión del actual gobernador es un "Escollo" para la cultura
    1