Para Tears for Fears, la tercera fue la vencida en Argentina

El dúo inglés Tears for Fears logró finalmente cautivar a los seguidores argentinos en su tercera visita al país, con un show en el que sacó a relucir sus viejos éxitos más el agregado de temas menos comerciales en el estadio Luna Park.

De este modo, la banda fundada por Roland Orzabal y Curt Smith hace 30 años consiguió torcer la historia y cerrar una actuación acorde con las expectativas de los fans locales, tras dos presentaciones que habían dejado un recuerdo agridulce aquí en la década de 1990.

Nuevamente con su formación original, Tears for Fears desembarcó en el mítico recinto de Corrientes y Bouchard para dar rienda suelta a una fiesta ochentosa de la mano de Orzabal (guitarra y voz) y Smith (bajo y voz).

  
En un show que empezó puntualmente a las 21:00 y que duró 1 hora y 40 minutos (incluidos dos bises), la banda inglesa de "new romantic" cautivó a la gente especialmente con los hits que la llevaron a la fama.
  
En esa nómina se destacaron "Shout", "Everybody Wants to Rule the World", "Sowing the Seeds of Love", "Head over Heels" y "Break It Down Again", "Woman in Chains" y "Advice for the Young Heart", entre otros.
  
Con una excelente iluminación y un sonido que fue mejorado a partir del cuarto tema, ambos músicos de 50 años resultaron sostenidos vocalmente por un cantante que estuvo a la par, lo que intentó disimular algunos tonos altos que la pareja protagónica optó por evitar.

Los Tears for Fears cumplieron con las expectativas de un público cautivo que orillaba los 50 años y que en muchos de los casos fue acompañado por sus hijos.
  
A pesar de que ambos no disponen a esta altura de su mejor caudal de voz (en especial Smith), la banda se las ingenió para satisfacer el paladar de un auditorio que fue a escuchar sus viejos éxitos y que no se sintió defraudado.
  
Con seis álbumes editados y más de 30 millones de discos vendidos en todo el mundo, Orzabal y Smith volvieron a tocar juntos en Buenos Aires luego de más de dos décadas, desde el año 1990, cuando una feroz tormenta impidió que el grupo completara su actuación en el estadio de Vélez.

Pero además de la lluvia torrencial que malogró el concierto, la presentación de Tears for Fears aquel día en Liniers, en su primera visita al país, quedó virtualmente eclipsada por el show de la banda telonera, nada más ni nada menos que Soda Stereo, en un momento de gran popularidad.

El grupo regresó aquí en 1996, aunque liderado únicamente por Orzabal, quien se había distanciado de Smith cinco años antes, pero mantenía el nombre del conjunto.
  
Ahora, con los dos fundadores de la banda otra vez tocando junto, los Tears for Fears lograron finalmente que la tercera fuese la vencida en Argentina.

Opiniones (0)
24 de junio de 2018 | 10:07
1
ERROR
24 de junio de 2018 | 10:07
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"