A estadio lleno cerró ayer el Cantapueblo Niños 2011

El agua estuvo presente en la mayoría de las canciones que interpretò la masa coral, junto a Jorge Marziali . "Cueca del agua" y "Tonada del agua" fueron algunos de los temas seleccionados.

Tras cuatro días de conciertos  y con la  presencia de  más de una docena   de  coros locales y visitantes, el estadio Vicente Polimeni fue escenario  del  gran cierre del quinto festival internacional de Coros, “Cantapueblo Niños”.

Dedicado este año a rendir un Tributo al Agua  y con la presencia  de Jorge Marziali, cantautor mendocino de reconocida trayectoria,  el concierto se inició  con la actuación  de  la escuela artística Kairuz, de Palmira  que sumó  al espectáculo,  mucho ritmo y  todo el atractivo del arte popular. Ritmos andinos con instrumentos ancestrales, como cajas peruanas y maracas,  vestimentas coloridas, banderas y movimientos sobre zancos arrancaron los primeros  aplausos.

El gatito cuyano  “El Repiqueteadito” interpretado por el Coro Despertar  de la Escuela  Raffo,  de Santa Rosa,  fue la música anfitriona que dio la bienvenida a la próxima agrupación,  el coro bonaerense Colegio Icade de Pergamino. Ejecutaron  “Argentina Te Quiero”, en ritmo de canción.

Venezuela, presente este año con tres grupos corales, dio un primer presente con la actuación del  Coro de Niños Cantores de Cabudare, bajo la dirección del maestro  Fredy Barreto. Ejecutaron con exquisita dirección coral  “Donde Baila el Viento”: un  golpe larence, es decir, ritmo venezolano  típico de la región.

El melodioso  canto del litoral sedujo a los presentes a través de los Niños Cantores de Santiago del Estero.  Ataviados con vistosos ponchos blancos ejecutaron  La chacarera “De Mis Pagos “, de Julio Argentino Gerez.  Y más Venezuela, esta vez a través del Coro de Jóvenes Cantores de Cabudare, eligieron para esta fiesta  “Lara es una Sola”( golpe larence).

De más cerca, cordillera de por medio, llegaron las Voces Blancas Violeta Parra, una agrupación de Valparaíso.   “La Infancia” con texto de Violeta Parra y música de Luis  Advis,  este Rin , ritmo folclórico de Chile que acercó Chile a Cantapueblo Niños.

Guaymallén , tierra de poetas como Armando Tejada Gómez ,  sumó a sus coreutas a la fiesta entonando “Siyahamba” ,  ritmo popular africano  que cantaron en español y en inglés. El canto lo acompañaron con baile, lo que dio una característica especial y novedosa a la actuación. Para cerrar esta primera parte actuó el  Coro de la Universidad   Andrés  Bello, de Guayana,Venezuela , ataviado de negro y verde ejecutaron  Los Dos Gavilanes , merengue larense.

Momentos muy especiales se vivieron en la segunda parte del concierto. Dos prestigiosos grupos locales, reconocidos a nivel nacional e internacional, como los Niños Cantores de Mendoza y  el Coro de Niños y Jóvenes  de la UNCuyo  se sumaron a la fiesta. Los primeros  interpretaron Alma Llanera y Son de la Loma,  en tanto los coreutas de la UNCuyo, impecablemente vestidos de rojo,   brindaron a los presentes  “La Cueca del Aconcagua”  y el “Gato de la Sopaipilla”, dos temas que integran la Suite Infantil Cuyana de Jorge Sosa y Ricardo Mansilla.

También fue muy aplaudida  la orquesta de la  Escuela Florentino Olivan, que junto al Coro Plumerillo hicieron “Canción por el Agua”. El agua en Mendoza no hay que derrochar / es un tesoro que se va acabar / somos conscientes de que hay que cuidar y la guerra evitar dice una de sus estrofas. Estas estrofas fueron  acompañadas por toda la masa coral .

Como ya es tradicional  no faltó a la cita  el Coro Municipal de Niños de Malargüe, cuyo director se inclinó por una  selección de Huainos , ritmos latinoamericanos con charangos y. otros instrumentos folklóricos que hicieron bailar al Estadio. 


La belleza del canto, dueña absoluta del Estadio, despertó, más de una vez la sensibilidad y  la emoción del público. Un detonante de esta sensación fue, sin duda, cuando los tres coros venezolanos se unieron para  cantar  “Venezuela”, canción que representa el himno musical de este país hermano . 

Y ya cerca del final , la interpretación por parte de toda  la masa coral, Jorge Marziali y   bajo la dirección del maestro Ricardo Mansilla,   de  Tonada del Agua, de Jorge Sosa y Mansilla  ,  Chamarrita pa Repartir  y Refalosa del Patin de Marziali   y  Cueca del Agua recordaron  a todos que Cantapueblo  Niños quiso, este año ,  rendir homenaje a un recurso  natural , indispensable para la vida del hombres,  que sebe ser cuidado y preservado .

Las estrofas del Canto Grande  cerraron este primer capitulo de Cantapueblo hasta el 1 de noviembre cuando comience la fiesta coral de America en tributo al rock.

Opiniones (0)
25 de junio de 2018 | 00:32
1
ERROR
25 de junio de 2018 | 00:32
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"