Steven Spielberg: "Harrison Ford puede encarnar a Indiana Jones hasta los 90"

Steven Spielberg afronta un final de año ajetreado con dos filmes por estrenar ("Tintin" y "War Horse"), en un momento que aprovecha para reflexionar sobre su carrera y apuntar a retos futuros.

Steven Allan Spielberg es historia del cine. Ha ganado dos Oscar como director por "La lista de Schindler" (1993) y "Rescatando al soldado Ryan" (1998), pero los premios no definen ni de cerca el impacto de su trabajo en las retinas de millones de espectadores a lo largo de casi cuatro décadas, con obras que van de lo emotivo al puro entretenimiento.

En esa categoría entra la franquicia de Indiana Jones, que hasta ahora ha dado cuatro títulos, entre los más comerciales de su carrera. Y la puerta sigue abierta a más.

"Creo que Harrison Ford puede encarnar a Indiana Jones hasta bien entrados los 90 años, aunque para entonces solo pueda comer puré", dijo el cineasta de 64 años, a quien le encantaría seguir dirigiendo hasta el fin de sus días.

"Ojalá, sólo fijate en Clint Eastwood. Tiene 81 años y hace unas películas fascinantes", apuntó el realizador de Cincinnati, quien cree que la razón del éxito del personaje de Indiana Jones, creado por George Lucas y él mismo, es su afinidad con el público.

"La gente admira la imaginación de esas historias, el hecho de que te llevan a sitios y escenarios que nunca imaginarías ver", apuntó. "Es un héroe icónico, pero para nada pulido; un superviviente que se hace daño y sufre, lo cual le acerca más a una persona real que a un superhéroe", añadió.

Por ahora los planes del director pasan por "Tintin" y "War Horse", dos propuestas muy distintas que llegarán a EE.UU. con apenas cuatro días de diferencia en diciembre.

"Sólo tienen en común que yo las dirigí, pero son productos nada identificables entre sí; son géneros y experiencias virtualmente diferentes, en las que creo que fui capaz de cambiar mi estilo lo suficiente como para que no se aprecie en absoluto que el director es la misma persona", admitió.

"Tintin" forma parte de ese grupo de obras de Spielberg visualmente arriesgadas, en este caso con el 3D y la técnica de "captura de movimiento", mientras que "War Horse" toca la fibra del espectador como ya lo hicieran "E.T." (1982) o "Empire of the Sun" (1987).

Esa mezcla de proyectos de grandes presupuestos con otros más emotivos no es algo que busque a propósito, según confesó. "No busco las historias, las historias acostumbran a encontrarme a mí", manifestó. "Muchos de los guiones que he elegido dirigir no los esperaba para nada. En el caso de 'War Horse' fue por una obra de teatro que vi en Londres y me enamoré de ella. Son cosas que suponen milagros para los cineastas y que hay que sentirse agradecido cuando ocurren", agregó.

Pese a su éxito, Spielberg asegura que aún tiene metas por alcanzar y que le encantaría rodar una historia de amor, un musical e incluso una comedia pura, pero que necesita encontrar el material adecuado. "Siento hambre por llevar a cabo esos cometidos y estoy deseando hacerlo", afirmó.

Y su pasión ha aumentado. "Ahora mismo tengo más energía que hace 20 años y no sé cómo reconciliar esa realidad con mi edad física", declaró. "Estos años han sido como un entrenamiento mientras criaba a mis hijos, y ese es un esfuerzo mucho mayor que rodar películas. Al mismo tiempo mi apetito por contar historias ha ido a más; me encanta hacer películas y descubrir lo que encierra cada una de ellas", comentó.

Pese al éxito, con lo que más dice disfrutar Spielberg es con el goce del público hacia sus obras. "Esa respuesta te recuerda que tantos años de trabajo no han sido en balde. Ver ese entusiasmo es una sensación que nunca caduca y nunca deja de emocionarte", concluyó.
Opiniones (0)
15 de agosto de 2018 | 00:11
1
ERROR
15 de agosto de 2018 | 00:11
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"