La diva teen Kety Perry, aclamada por el público adolescente en su primera visita al país

La joven estrella del pop Katy Perry se presentó por primera vez en la Argentina en la noche del martes, con un show repleto de energía y colorido, pero que apenas duró poco más de una hora, como parte del Pepsi Music 2011.

La californiana de 26 años que saltó a la fama apenas en 2008 con el tema "I Kissed a Girl" (Besé a una chica) reunió en el club GEBA, en el corazón de los bosques de Palermo, a unas 15 mil personas, en su mayoría adolescentes mujeres, en el marco de su gira mundial "California Dreams Tour 2011".
  
El show, anunciado para las 21:15, comenzó minutos antes de las 22:00 y hacia las 23:10 la bella Katy Perry despachó a sus seguidores de vuelta a casa con un tierno "Sweet dreams" (dulces sueños), luego de un fugaz repaso de su incipiente trayectoria artística.
  
La cantante, acompañada por músicos y bailarines en un escenario decorado con motivos naif en tonos pastel, dedicó varios "te amo" al público, sobre todo después de que un grupo de chiquilinas ubicadas en el sector VIP del campo celebrara su primera vez en Buenos Aires con un "Olé, olé, olé, Katy Perry es un sentimiento".
  
Energía, colorido y un toque de glamour caracterizaron el show de la joven estadounidense, que ofreció como era de esperar los hits que le permitieron ubicarse rápidamente en la cima del pop mundial, como "Hot N Cold", el mencionado "I Kissed a Girl" y "Last Friday Night (T.G.I.F.)".
  
Perry abrió el concierto con "Teenage Dream", logró el pico de entusiasmo en el público con "Firework" y cerró su actuación minutos después de las once de la noche, cuando entregó una eufórica versión de "California Gurls", con miles de papelitos rosados volando por el aire.

La californiana, que se inició como cantante en iglesias evangelistas hace apenas un puñado de años, desembarcó en Buenos Aires con su sonrisa perfecta y ese cotillón hasta infantil que adorna cada una de sus presentaciones para saldar una pequeña cuenta pendiente con el público local.

En pleno recital, la voluminosa Perry agradeció el respaldo de sus seguidores y aclaró incluso que tenía "muchas ganas" de visitar la Argentina, después de haber recibido en su cuenta de la red social Twitter numerosos mensajes de fanáticos de este país para que tocara aquí.

De todos modos, la cantante permaneció apenas una hora y 15 minutos en el escenario, para cumplir con la escala argentina de su gira por Sudamérica tras haberse presentado hace un par de días en el festival "Rock in Rio", en Brasil, donde también coqueteó con un integrante del público (aquí el "elegido" fue un muchacho llamado Santiago, de Córdoba).

Su paso por Buenos Aires resultó tan fugaz como pretenciosa la comparación de los organizadores del show al trazar un parangón entre Katy Perry y el aclamado rey del pop Michael Jackson, sólo porque cinco temas de un mismo álbum de la californiana lograron trepar hasta el puesto número 1 del Hot 100 y el pop chart de Billboard, en Estados Unidos.

Claro que Perry demostró aquí sus dotes de estrella, con un show correcto en líneas generales y una voz impecable que logró mantener en plenitud incluso en los momentos más enérgicos del recital, como lo fue el cierre, "a toda orquesta".
  
Sin embargo, su presentación en GEBA terminó siendo apenas una pequeña muestra de lo que se esperaba de ella.

 

Opiniones (0)
21 de mayo de 2018 | 17:56
1
ERROR
21 de mayo de 2018 | 17:56
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"