Huevos vibradores, lo último en placer sexual

Unos revolucionarios huevos "made in Japan" llegan al mercado del juguete erótico. Confirman la tendencia hacia lo divertido, discreto y desenfadado que marcaron los objetos sexuales con forma de pato, pez o flor.

Divertirse con juguetes en soledad y en pareja no es algo nuevo: los primeros aparatos surgieron en la antigüedad. Pero una nueva generación de artilugios para el placer está irrumpiendo en el mundo del erotismo. Se trata de un concepto muy alejado de los groseros artículos que se popularizaron en los años ochenta.

La firma japonesa Tenga acaba de lanzar en España estos huevos ideados para que el hombre consiga el máximo placer con la masturbación. Son lavables, muy discretos y además incluyen un gel lubricante. Obviamente, también incluye un pequeño manual de uso para aquellos medio cortos de imaginación. Seguramente los famosos huevos masturbadores llegarán hasta Argentina de la mano de algún importador avezado.

El realismo está pasado de moda. La tendencia en este mercado es clara: un diseño atractivo a la vez que funcional, discreto y, sobre todo, divertido. Sin duda, los artículos más exitosos son los vibradores: tanto para hombre como para mujer, los hay de todas las formas, colores y tamaños, con diseño de alta tecnología, variadas funciones y materiales antialérgicos. Ni siquiera hay que preocuparse por las pilas, ya los hay ecológicos, con cargador solar.

Las mujeres solicitan a menudo las bolas chinas y otros productos que además de producir placer las ayudan a fortalecer y tonificar los músculos vaginales. También tienen mucho éxito los denominados "paquetes de placer", que incluyen aceites, cremas, plumas, pintura corporal comestible y otros productos para crear ambiente y disfrute no necesariamente sexual.

Internet ha facilitado la compra discreta de juguetes eróticos, pero hay quien sigue prefiriendo pasar por la tienda. Marisa Aranda, responsable de Los Placeres de Lola, una tienda madrileña dirigida sólo a las mujeres, explica que la mayor parte de sus clientas son féminas de entre 30 y 50 años, pero también las hay de 20 y de 80. "Cada vez son más las que se animan a descubrir este mundo", asegura Marisa.

Fuente: EFE
Opiniones (0)
24 de mayo de 2018 | 19:03
1
ERROR
24 de mayo de 2018 | 19:03
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"