Se viene Cantapueblo Niños en homenaje al agua

Del 27 de septiembre al 1º de octubre tendrá lugar la edición 2011 del Cantapueblo Niños. Las jóvenes voces rendirán este año un homenaje al agua. La apertura será en el Independencia. El cierre, con la presencia del reconocido cantautor Jorge Marziali, se realizará en el estadio Polimeni. Grupos latinoamericanos, del país y locales se unirán para celebrar la alegría de cantar. La nota de color la pondrán títeres de gran tamaño, que interactuarán con el público y el arte popular, a través de grupos locales, se sumará a la fiesta coral.

Con la presencia de coros de  Argentina, Chile y Venezuela y de reconocidos grupos nacionales y locales se llevará a cabo del 27 de septiembre al 1º de octubre una nueva edición del Cantapueblo Niños. En esta oportunidad, el tema convocante es el agua, uno recursos naturales más valioso para la vida y la salud. 

“Cantamos por el Agua” es un tributo coral, que busca sumar las voces de los niños a la toma de conciencia que requiere el cuidado y la preservación de este recurso.

A los grupos extranjeros se suman agrupaciones de la provincia de Buenos Aires y Santiago del Estero y coros muy representativos del canto de nuestra provincia como el Coro de Niños y Jóvenes de la Universidad Nacional de Cuyo, Niños Cantores de Mendoza y Coros de Niños de Capital, Guaymallén, Junín y  Malargüe, entre otros. 

La apertura tendrá lugar el  27 de octubre, a las  21.30, en el Teatro Independencia  y será animado, al igual que el cierre, por gigantescos títeres, lo que suma colorido y crea una atmósfera especial que ayuda a mejorar la integración entre los coreutas y el público asistente. La entrada general será de $30.

En esta quinta edición habrá conciertos en el Teatro la Compañía,  la escuela hogar Eva Perón,  la escuela de los Niños Cantores de Mendoza y en el hipermercado Wal- Mart.

El viernes  30, a las 9,  está prevista una actividad especial. Los coreutas se trasladarán a la reserva natural Villavicencio y, en ese bello escenario, ofrecerán un “Concierto por el Agua”.

 El cierre será en el estadio cerrado Vicente Polimeni, de las Heras.   El sábado 1º de octubre, a las 19, toda la masa coral junto al  reconocido juglar, poeta y  compositor mendocino, Jorge Marziali, cerrarán Cantapueblo Niños con la interpretación de  canciones tradicionales del repertorio de Marziali como “Refalosa de los Patines”  y otras que homenajean al eje de esta edición: “Tonada del Agua “ y “ Cueca del Agua” .

La Orquesta por la Paz, de la escuela Artística Florentina Oliván de Las Heras, participará en el cierre, acompañando a la masa coral. De igual forma, el grupo  artístico latinoamericano de la Escuela Kairuz”, de Palmira, sumará, a esta actuación final  mucho  ritmo, color y todo el atractivo del arte popular. La entrada general es de $20.

Invitación especial a las escuelas

La organización de Cantapueblo Niños invita a los grupos de canto de las escuelas primarias de Mendoza a participar del concierto final, junto a Jorge Marziali. Las docentes de música se deben inscribir y solicitar el material sin cargo a correo electrónico: presidente@coppla.org.ar.



EL CORO UN MEDIO DE FORMACIÓN DE PERSONAS

Aunque los orígenes del coro se remiten a los griegos, otras culturas  antiguas encontraron en el canto común una forma de adorar a sus dioses. Los seres humanos tenemos la capacidad y el don de cantar, y la posibilidad de elevar el alma con nuestro canto. El coro, un desafío colectivo.

Al principio fue la voz humana imitando los sonidos de la naturaleza y a medida que el hombre evolucionó en los aspectos musicales  cultivó su voz, hasta convertirla en un legítimo instrumento musical.

 Cantar para elevar el alma

“Coro” proviene del griego “ronda” 

Hoy la actividad coral además de ser un fenómeno musical es una herramienta  de contención de las distintas problemáticas sociales.

En un coro se produce la integración de diferentes clases de personas, con distintas vivencias, dentro de una actividad común.

En Mendoza, existen más de 100  agrupaciones corales.

Miles de niños, jóvenes, adultos y adultos mayores son los protagonistas de esta manifestación artística.

El coro, un desafío colectivo

Coro, coral o agrupación vocal es un conjunto de personas que interpretan una pieza de música vocal, de manera coordinada. Es la herramienta interpretativa colectiva de las obras cantadas o que requieren la intervención de la voz. Al ser un ejercicio grupal  hace falta unificar criterios interpretativos, por medio de la conducción del director.

Los coros se componen habitualmente de cuatro cuerdas: sopranos, contraltos, tenores y bajos. Cada cuerda interpreta simultáneamente una melodía diferente y es, gracias a la formación de diferentes acordes y ritmos, que se consiguen los efectos deseados por el autor.

Cómo “mirar” un coro

La elección de cómo ubicar o disponer un coro viene dada por la relación del espacio y la acústica del auditorio, así como por el número de integrantes, de cada tipo de voz.

En general se tiende a la disposición o agrupación por voces graves y agudas o disposición en escala. Es paralela a la ubicación de los instrumentos de la orquesta y permiten un rápido reconocimiento, por parte del director.

Coros diversos

Los que usan instrumentos musicales se denominan “coro concertante”; los que cantan sin acompañamiento musical, “coro a capella”.

Por el criterio de timbre y tesitura hay: coro de voces iguales - cuando contienen voces de la misma naturaleza, voces blancas o graves a un mismo tiempo- con sus diversas formaciones de coros a dos voces (sopranos y contraltos), a tres voces (sopranos, mezzosopranos y contraltos. Y a cuatro voces -sopranos primeras, sopranos segundas, mezzosopranos y contraltos-.

Hay formaciones típicas de voces iguales graves: a dos voces (tenores y bajos), a tres voces (tenores, barítonos y bajos) y a cuatro voces (tenores primeros, tenores segundos, barítonos y bajos)

Hay tipos de coros, en función de la composición de sus voces:

En cuanto al tamaño de los coros hay cuarteto vocal mixto, octeto, coro de cámara de reducidas dimensiones (doce a treinta y seis), coro sinfónico o masa coral (treinta a sesenta integrantes).

El Orfeón o gran coro está compuesto por más de cien integrantes. Esta es la definición en sentido amplio. Lo cierto es que la palabra 'orfeón' designa una agrupación coral que se ha consolidado como entidad. Un orfeón es una sociedad coral (paralela en su organización a las sociedades sinfónicas) y, como tal, dispone de cargos jerárquicos (presidente, tesorero, vocales). Proviene de Orfeo, dios griego bajo cuya protección se encontraba el teatro y, especialmente, los grupos de actores (los coros del teatro clásico).

El coro tiene historia

Los coros griegos eran formaciones de hombres, mujeres, mixtos o de hombres y niños. Cantaban solamente música monódica, es decir, a una voz, y normalmente en el teatro. Reunidas en un coro, las personas podemos cantar a una o a varias voces. La primera es una obra monódica y la que tiene varias voces se llama obra polifónica.

En la antigüedad el canto coral era una forma de adorar a los dioses. En casi todas las civilizaciones antiguas, como Egipto y China, sólo permitían cantar a los hombres, pero en la Mesopotamia se organizaban coros de mujeres. Cuando sus hombres  llegaban victoriosos de la guerra, ellas entonaban cantos de alabanzas.

En el Antiguo Testamento está documentada la existencia de coros organizados en Israel.  Si bien los coros estaban compuestos por varones adultos se permitía sumar las voces de niños.

En la Edad Media se forman coros en las iglesias y monasterios para acompañar a la liturgia normalmente integrada sólo por hombres (monasterios masculinos y catedrales) o sólo por mujeres (monasterios femeninos). Es también la Edad Media la que inventa una notación musical que llega hasta nuestros días y que nos permite construir el repertorio coral.

Se canta en principio a dos voces y más tarde a tres y cuatro voces.  En el siglo XVI aumenta el número de integrantes y se nombran las voces según su tesitura (cantus, altus, tenor y bassus). En los siglos XVII y XVIII, en los períodos denominados Barroco y Clasicismo, los coros siguen aumentando el número de integrantes y las voces que designan su tesitura son nombradas con los términos actuales: soprano, contralto, tenor y bajo.

Desde el siglo XIX hasta nuestros días se da una revolución en el mundo coral como un  fenómeno de socialización. Los coros son considerados medios de solidaridad y formación de los individuos.

Opiniones (0)
24 de junio de 2018 | 04:09
1
ERROR
24 de junio de 2018 | 04:09
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"