El especial recuerdo del mendocino que trabajaba con Felipe Camiroaga

Mauricio Jiranek es uno de los estilistas más destacados de Chile. Compartía con Cam¡roaga y varios de los que murieron en el fatídico vuelo a la isla Juan Fernández un espacio en "Buenos Días a Todos". Hoy, a pedido de MDZ, les da sus palabras de despediida.

Tengo tristeza, bronca, alegría…
(A más de una semana de la tragedia aérea en el archipiélago Juan Fernández del Océano Pacífico).
 
Tristeza, porque eran 21 personas que viajaban, una vez más, a ese remoto lugar del mundo por una causa humanitaria. Seguir reconstruyendo un pueblo que el 27 de febrero de 2010 un terremoto y tsunami  lo dejaron en el suelo.

Para esta causa se unieron 3 grupos: la Fuerza Aérea, un grupo de empresarios, y un programa de televisión, el Buenos días a todos, el matinal en el cual yo trabajo desde hace más de 3 años. Pertenecer a ese programa me permitió conocer y compartir muchas horas de trabajo y de grabaciones, pero siempre divirtiéndonos, con esos 5 integrantes del programa que iban en ese maldito avión. Silvia Slier, la periodista que algún día me convocó para integrar ese equipo; Carolina Gatica, la productora que estuvo atenta a mis requerimientos en muchas de las grabaciones de mi espacio;  el gran Rodrigo Cabezón, camarógrafo, el "Spielberg" de la grabación, siempre aportando ideas graciosas y buenas tomas; Roberto Bruce, un gran notero.

Y el líder del grupo, un capo, Felipe Camiroaga, el mejor animador de la TV chilena, al que le gustaba burlarse de mi vestimenta en cámara, pero con la mejor onda.

Bronca, porque este grupo de 21 personas estaba en una misión noble, gente de la que cuesta conseguir. Sin banderas políticas, sin auspiciadores, sin ganar un solo peso.

Es verdad que todos los que se mueren en este mundo mágicamente se convierten en buenas personas, admirables, cariñosas y no sé cuantas virtudes más. Pero créanme que esta gente, y por sobre todo mis 5 compañeros de TVN, a los que bien conocía, era eso y mucho más.

Alegría. Siento esa rara alegría, porque los 2 líderes de ese grupo, Felipe Camiroaga (nuestro animador) y Felipe Cubillos, el exitosísimo empresario que dejó todo sus negocios para crear la Fundación Desafío Levantemos Chile, responsable, por ejemplo, de levantar escuelas en 11 días, amaban ese lugar, el archipiélago Juan Fernandez, y en especial la isla Robinson Crusoe, inspiradora de la gran novela con el mismo nombre, de una forma más que especial.

Permanentemente volvían a ese lugar a disfrutar de su geografía, a bucear, a compartir con su gente. Fueron dos hombres que lo hicieron y lo tuvieron todo, disfrutaron de la vida al máximo.

Felipe Cubillos se dio hace un par de años uno de sus gustos más grandes: dar la vuelta al mundo en un velero. Felipe Camiroaga, era más que el mejor animador de la TV chilena, un hombre que se ganó el corazón de toda una sociedad donde cada vez la gente está más sola, el cada mañana se metía en sus hogares levantándoles el ánimo dándoles humor y compañía de una magnitud que seguramente ni el se imaginaba.

Quería finalizar esta nota diciendo que estos dos grandes hombres lo más probable era que no quisieran aparecer del lugar donde ocurrió este puto accidente, ese lugar que tanto amaban.

Pero acaban de dar la noticia que aparecieron sus cuerpos. La ilusión del milagro acaba de desvanecerse…

Mauricio Jiranek

Opiniones (0)
15 de agosto de 2018 | 06:52
1
ERROR
15 de agosto de 2018 | 06:52
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"