En Brasil, creen que el real seguirá devaluándose

Desde fines de agosto, el real se devaluó 4,53% frente al dólar. Hoy el dólar cerró a 1,677 reales y estiman que podría estar a 1,75 en octubre. Según Valor, los bancos privados y consultoras comienzan a indicar que el real perdió la tendencia de alza que presentaba en los últimos meses y "podría continuar su devaluación en los próximos meses". El dólar cerró el jueves a 1,66 real, eliminando las pérdidas del año, tras cotizarse a 1,50. Hoy el dólar cerró a 1,676 reales para la compra y 1,677 para la venta.

Analistas estiman que en el corto plazo, es decir, en cuestión de meses, el real se devaluará frente al dólar pudiendo llegar a 1,75 en octubre, informó hoy en su portada el diario Valor Económico, el más influyente en temas financieros de Brasil.

Según Valor, los bancos privados y consultoras comienzan a indicar que el real perdió la tendencia de alza que presentaba en los últimos meses y "podría continuar su devaluación en los próximos meses".

El dólar cerró el jueves a 1,66 real, eliminando las pérdidas del año, tras cotizarse a 1,50. Hoy el dólar cerró a 1,676 reales para la compra y 1,677 para la venta.

"Cambió la dinámica del mercado cambiario", dijo Tony Volpon, de la consultora japonesa Nomura Securities, citando a la reducción de la tasa de interés y a los controles del mercado del dólar futuro como herramientas para devaular el real. Según Valor, inversores extranjeros que hasta agosto apostaban en la valoración del real han cambiado posiciones.

Desde fines de agosto el real se devaluó 4,53% frente al dólar, también influido por la crisis internacional y el precio de las materias primas. "No nos parece que la devaluación del real se haya detenido por estos valores, esperamos una cotización de hasta 1,75 reales por dólar en octubre", dijo Mauricio Molan, del Santander.

Un informe del Bank of America Merrill Lynch indicó que para 2012 el real, luego de una devaluación de su precio frente al dólar, podría volver a los niveles actuales de fortaleza. Los estudios se enmarcan en las nuevas medidas del gobierno de la presidenta Dilma Rousseff frente a la crisis internacional, en especial en la zona euro.

Incentivos a la industria, corte de gastos para aumentar el superávit primario, reducción de la tasa de interés del 12,5% anual al 12% y control del mercado de cambios a futuro y derivados son las armas mostradas por Brasilia frente a la "guerra cambiaria" y reclamadas por el sector industrial.

Fuente: iEco.
Opiniones (0)
22 de mayo de 2018 | 05:30
1
ERROR
22 de mayo de 2018 | 05:30
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"