Presionado por el real, el peso acelera su devaluación

El precio minorista ya acumula un aumento de 4 centavos (1%) en lo que va de agosto y de 21 (5,25%) en el año, cuando el ajuste alcista un año antes había sido de sólo 4,6%. Pero lo que más llama la atención es que el ritmo de devaluación del peso frente al dólar, que supera el 1% mensual si se toma el promedio del último trimestre, además viene en franca aceleración.

Para sorpresa de los operadores cambiarios, acostumbrados a que el Banco Central (BCRA) marque de cerca el rumbo de la plaza y los precios, las grandes operaciones se pactaron a $ 4,1840, mientras que el billete al público se ofreció en el microcentro porteño a $ 4,21 (con alzas de seis milésimas y un centavo, respectivamente), sin que ese organismo tratara de contener el deslizamiento. Así, presionada por la sostenida demanda privada, la cotización del dólar alcanzó ayer un nuevo máximo nominal histórico para la plaza local, tanto a nivel mayorista como a nivel minorista, informa hoy el diario La Nación.

De esta manera, el precio minorista ya acumula un aumento de 4 centavos (1%) en lo que va del mes, y de 21 (5,25%) en el año, cuando el ajuste alcista un año antes había sido de sólo 4,6%.

Pero lo que más llama la atención es que el ritmo de devaluación del peso frente al dólar, que supera el 1% mensual si se toma el promedio del último trimestre, además viene en franca aceleración.

"El BCRA brilla por su ausencia en el mercado hace algunos días, lo que parece mostrar que su preocupación principal ahora pasa por defender las reservas frente al turbulento escenario internacional. Y si bien lo reemplazan bancos y entidades oficiales, el poder de persuasión que tienen no es el mismo", confió ayer un operador, que adjudica a ese cambio de estrategia el aumento de $ 4,1630 a 4,1840 que mostró el dólar mayorista en las últimas 5 ruedas.

En el mercado creen que el golpe de timón en la estrategia del BCRA no hace más que reconocer que la promocionada política de "tipo de cambio real competitivo" está en riesgo.

La moneda brasileña se apreció ayer un 0,37% frente al dólar (cerró a US$ 1,6015), tras tres días de devaluación. Pero su margen de ganancias frente a esa divisa, que fue del 32,7% en 2009, cayó al 4,6% en 2010 y apenas suma 3,65% en lo que va del presente año, mientras el Banco Central redobla esfuerzos por contenerla. Por caso, sólo en lo que va de agosto (según datos al 12 de este mes), compró U$S 3362 millones, sólo para evitar una baja mayor del dólar allí.

Para más información entrar aquí.

Opiniones (0)
20 de julio de 2018 | 21:33
1
ERROR
20 de julio de 2018 | 21:33
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"