El temor castiga a los mercados bursátiles europeos

Los principales índices bursátiles europeos han caído con fuerza ante el regreso del temor a un estancamiento de la economía mundial. Fráncfort ha perdido el 5,82% (su mayor caída desde la catástrofe de Lehman Brothers a finales de 2008); Milán, el 6,15%; París, el 5,48% (también la mayor desde Lehman).

Las acciones europeas sufrieron el jueves su mayor caída diaria en dos años y medio, por una serie de cifras económicas que sembraron más dudas sobre la fortaleza de la recuperación económica de Estados Unidos.

Las acciones alemanas fueron las que más cayeron, lo que operadores atribuyeron al efecto de una prohibición de las ventas cortas de acciones financieras en otros mercados de Europa, lo que intensificaba la preocupación por la falta de un plan político para enfrentar la crisis de deuda gubernamental en la zona del euro.

Un índice de bancos europeos cayó 6,6% y acumula una baja de 29,7% en el año.

El índice de acciones europeas líderes FTSEurofirst 300 cerró extraoficialmente con una baja de 4,9% a 923,85 puntos, su mayor caída desde marzo de 2009.

Los principales índices bursátiles europeos han caído con fuerza ante el regreso del temor a un estancamiento de la economía mundial. Fráncfort ha perdido el 5,82% (su mayor caída desde la catástrofe de Lehman Brothers a finales de 2008); Milán, el 6,15%; París, el 5,48% (también la mayor desde Lehman). El Ibex ha sido al final una de las plazas mejor paradas y aún así se ha dejado el 4,7%, su segundo mayor retroceso del año, quedándose en 8.317 puntos.

¿Qué ha ocurrido? Que el miedo ha regresado, si es que alguna vez se fue. Miedo al estancamiento económico y, sobre todo, a otra recesión que lastre los resultados de las empresas. Morgan Stanley ha reducido su previsión de crecimiento global para este año del 4,2% al 3,9%, mientras que Deutsche Bank estima que China crecerá por debajo del 9% en 2011 y 2012. Son solo algunas observaciones negativas más, que se unen al reciente dato de Eurostat que muestra una UE estancada en el segundo trimestre (creció solo el 0,2%) con Alemania avanzando un insignificante 0,1% y Francia, congelada.

Estas nuevas previsiones contribuyen a ahondar los agobios de los inversores, ya de por sí preocupados, y fomentar dos comportamientos: las apuestas a la baja en las Bolsas y el refugio en valores más seguros como la deuda alemana, la estadounidense o el oro. La rentabilidad de los bonos alemanes a 10 años ha bajado a niveles nunca antes vistos del 2,08% (por lo menos desde hace 22 años, desde que tiene registros la agencia Bloomberg). Los estadounidenses ofrecen una rentabilidad mínima solo comparable a la que ofrecían tras la caída de Lehman Brothers en septiembre de 2008 (2,06%). Esto está haciendo subir las primas de riesgo española e italiana (que reflejan la diferencia con los títulos germanos) hasta 290 puntos básicos, casi 20 más que ayer. El oro, por su parte, bate otro récord y llega a 1.825 dólares la onza.

La bajada es generalizada a ambos lados del Atlántico. Los mercados de Estados Unidos han abierto con fuertes batacazos, de más del 4% el Dow Jones, o más del 5% el Nasdaq. Además esta tarde se han conocido algunos datos semanales importantes para los mercados americanos, como las peticiones de subsidio por desempleo o la compra de vivienda, y han sido negativos, lo cual agrava aún más la situación por la degradación macroeconómica.

Morgan Stanley ha rebajado sus previsiones de crecimiento de la economía mundial al 3,9%, desde el 4,2% previsto para este año. Y en 2012, se situaría en el 3,8%, en lugar del el 4,5% anticipado. Estados Unidos y Europa estarían "peligrosamente al borde de la recesión" entre los próximos seis y doce meses, asegura el banco. Los motivos de este recorte, según la entidad, se basan en los datos económicos "decepcionantes", y en los recientes "errores políticos" en EE UU y en Europa, así como la posibilidad de un nuevo ajuste fiscal en 2012.

Los mensajes de desconfianza se han sucedido. También se ha revelado en un artículo de prensa que la Reserva Federal de Estados Unidos está preocupada por la solidez de las filiales estadounidenses de los bancos europeos. Las entidades financieras han sido grandes protagonistas de las caídas en toda Europa. Société Générale ha caído el 12,34% (que en el año es ya más de un 46%); Commerzbank, el 10,92%; ING, el 8,45%; Intesa San Paolo, el 9,26%. Entre los españoles, Bankinter se ha dejado el 5,89%; BBVA, el 5,76%; y el Santander, el 4,08%.

Fuente: El Cronista.com y El País de España
Opiniones (0)
19 de junio de 2018 | 09:22
1
ERROR
19 de junio de 2018 | 09:22
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"