La crisis de Europa y EEUU frenan al gigante alemán

En el segundo trimestre del año Alemania creció sólo 0,1% frente al 0,5% que habían pronosticado la mayoría de los economistas. La cifra de crecimiento fue publicada hoy por la Oficina Federal de Estadística (Destatis) que, además, revisó ligeramente a la baja -del 1,5 al 1,3 por ciento- el crecimiento del primer trimestre.

La crisis de la deuda en la eurozona y la debilidad coyuntural de EEUU han frenado la dinámica de crecimiento de la economía alemana, que en el segundo trimestre creció sólo un 0,1 por ciento frente al 0,5 por ciento que habían pronosticado la mayoría de los economistas.

La cifra de crecimiento del segundo trimestre del año fue publicada hoy por la Oficina Federal de Estadística (Destatis) que, además, revisó ligeramente a la baja -del 1,5 al 1,3 por ciento- el crecimiento del primer trimestre.

El aumento del PIB del 0,1 por ciento es, según Destatis, el más bajo desde comienzos de 2009, cuando las repercusiones de la crisis financiera y económica internacional alcanzaron su punto más álgido en Alemania.

Pese a todo, a nivel interanual el PIB de Alemania registró en el segundo trimestre del presente año un aumento del 2,8 por ciento.

Asimismo explicaron que los impulsos positivos para la economía alemana volvieron a partir de las exportaciones y las inversiones.

Sin embargo, las importaciones crecieron más que las exportaciones lo que neutralizó en parte el efecto positivo del comercio exterior, mientras la industria de la construcción tampoco dio impulsos significativos.

Esto último fue atribuido por el economista jefe del Commerzbank, Jörg Krämer, a que, debido a la levedad del pasado invierno, muchas obras se adelantaron en el primer trimestre, con lo que se redujo la actividad en el segundo.

"Sin ese efecto, según nuestros cálculos el crecimiento en el segundo trimestre hubiera sido del 0,4 por ciento y no del 0,1 por ciento", dijo Krämer.

Los economistas de Destatis cuentan, pese al bajón del PIB en el segundo trimestre, con un desarrollo robusto y sostenido para los próximos meses.

También otros expertos han señalado que la ralentización registrada en el segundo trimestre no debe ser vista como el fin de la recuperación.

"Se trata de un claro revés pero no es el fin de la recuperación. La tendencia en la industria es positiva aunque haya una ralentización", dijo el director de análisis coyuntural de la Instituto de Estudios Económicos de Berlín (DIW), Ferdinand Fichtner.

El economista jefe del banco ING, Carsten Brzeski, calificó la ralentización del crecimiento como algo que debe registrase como una normalización "tras el impresionante primer trimestre y a la vista de 'shocks' externos como el terremoto de Japón y el debilitamiento de la coyuntura estadounidense".

Tras registrar un retroceso del 5,1 por ciento en 2009 por la crisis financiera internacional, el PIB alemán tuvo en 2010 un fuerte incremento del 3,7 por ciento y, gracias a la nueva subida en el primer trimestre de 2011, el rendimiento económico de Alemania ha superado ya los niveles de antes de la crisis.

Ya en los pronósticos de la mayoría de los institutos de estudios económicos se contaba con una ralentización del crecimiento para este año pero, tras las cifras del primer trimestre, algunas previsiones habían sido revisadas al alza.

La fuerte ralentización del segundo trimestre ya ha traído nuevas correcciones, esta vez a la baja.

Así, por ejemplo, el Commerzbank redujo hoy su pronóstico de crecimiento del PIB en Alemania para 2011 del 3,4 por ciento al 3,0 por ciento.

La publicación del crecimiento del primer trimestre frenó la recuperación que se observaba en el mercado bursátil y a media mañana en la bolsa de Fráncfort el índice DAX cayó un 2,7 por ciento.

Fuente: EFE
Opiniones (0)
20 de abril de 2018 | 14:45
1
ERROR
20 de abril de 2018 | 14:45
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Aguas color Malbec
    17 de Abril de 2018
    Aguas color Malbec