Europa ante la madre de todas las batallas

La superación definitiva de las tensiones sobre la deuda soberana europea es pues, hoy por hoy, una prioridad absoluta si se quiere disponer de un marco estable para desarrollar políticas económicas que no dependan de las fiebres recurrentes de la prima de riesgo.

Los episodios griego, irlandés y portugués de esta crónica europea en la que se ha convertido el mercado de deuda no fueron más que escaramuzas comparados con la madre de todas las batallas que se avecina en torno a la deuda italiana, con la española desgraciadamente a la intemperie. El desenlace marcará durante mucho tiempo las vidas de los europeos: o el alumbramiento de una integración fiscal europea que haga viable la unión monetaria, o la desintegración del euro. La superación definitiva de las tensiones sobre la deuda soberana europea es pues, hoy por hoy, una prioridad absoluta si se quiere disponer de un marco estable para desarrollar políticas económicas que no dependan de las fiebres recurrentes de la prima de riesgo, destaca un análisis de Antonio Quero para el diario El País de España.

La conflagración es inevitable mientras los mercados observen que la eurozona no dispone de armamento pesado. En ciertos Estados mayores se esgrimen dos alternativas posibles para equiparse con un arsenal disuasorio. Una es ampliar la Facilidad Europea de Estabilidad Financiera (FEEF) de manera contundente, llevando su techo actual de 440.000 millones de euros a unos dos billones (dos veces la riqueza total de España). Otra es la opción nuclear de emitir eurobonos garantizados por el conjunto de los Estados miembros de la eurozona.

Las dos opciones suponen una solidaridad financiera sin precedentes, solo concebible para los países que la asegurarán si viene acompañada de poderes efectivos para ejercer un control presupuestario estricto sobre los países que se beneficiarán de ella. Es decir, concesiones de gran calado por ambas partes que requerirán un tormentoso proceso de negociación durante el cual los mercados aprovecharán las divisiones internas de la eurozona para debilitar aún más la posición crediticia de sus países.

Para más información entrar aquí.

Opiniones (0)
24 de abril de 2018 | 08:19
1
ERROR
24 de abril de 2018 | 08:19
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Aguas color Malbec
    17 de Abril de 2018
    Aguas color Malbec