La grasa de las capitales no se banca más

La TV argentina pasa por un momento soporífero, chato, burdo y con momentos que generan vergüenza ajena. ¿Alguien dice lo contrario?

“Que importan ya tus ideales
que importa tu canción…
La grasa de las capitales
cubre tu corazón”.
 
Hace 32 años, Serú Girán presentaba su disco “La grasa de las capitales”, una de las obras maestras que tiene el rock nacional. Allí, el genial García daba a conocer la canción que le daba el título al disco, que tenía su autoría.
 
Eran épocas oscuras, distintas, con militares en el poder y sumisión en algunas calles.
Así, la televisión argentina tenía que adaptarse a los tiempos que corría. Se transformó en una pasatista con series norteamericanas “nuevas”  como “El hombre nuclear”, “La mujer biónica”, “Las calles de San Francisco”, “Kojak”, “Swat”, “Los ángeles de Charly” y otras más que mostraban a la violencia como el camino más fácil y un cierto grado de sexismo.
 
En el país también se hacían cosas y los adolescentes iban tomando posición de privilegio en la caja boba. “Pelito” y “Andrea Celeste” iban a la cabeza compitiendo con “Rosa de Lejos” (remake de “Simplemente María”) y, muy de a poco, iban apareciendo novelas mexicanas como “Mariana” (con Verónica Castro) y otras.
 
“Tiempo nuevo” con Bernardo Neustadt, “Pinky y la noticia”, “El show de Velazco Ferrero” o “La hora de Andrés” tenían su espacio de privilegio seriamente controlados por el Comité Federal de Radiodifusión (COMFER).
 
“Por qué tienes que llorar
es que hay otro en tu lugar que dice:
"Vamos, vamos, la fama,
la oportunidad está aquí",
lo mismo me pasó a mí, lo tienes
todo, todo y no hay nada”.
 
Esta canción estaba dedicada ese momento de pobreza intelectual y de mentes en fuga, donde entretener al soberano de la manera más fácil e hipócrita era una misión fácil de cumplir para muchos.
 
Ahora, 31 años después, somos testigos directos y privilegiados de un momento bochornoso en la TV argentina y parte de su farándula, con momentos asqueantes como los que se vivieron en ShowMatch con Ricardo Fort a la cabeza o con la constante y previsible aparición de “videos hot”, útiles para posicionar a una figurilla olvidada.
 
Hoy, somos los que llenamos la platea de ese teatro por cuyo escenario desfilan ignotas pulposas que aseguran haberse acostado con todos, donde aparecen reprimidos corazones que anuncian su homosexualidad sabiendo que les dará un poco de fama y páginas de revistas.
 
“A buscar el pan y el vino
ya fui muchas veces
a sembrar ese camino
que nunca florece".

Vale la pena usar el control remoto y buscar nuevos horizontes. La vida no pasa por Tinelli, Susana, Rial y los noticieros.

Hay gente que está deseosa que miremos sus propuestas –buenas, malas, raras, lindas pero distintas-.

Estos últimos días, la TV argentina se transformó en un entretenimiento que no entretiene, en una máquina contaminadora, en una muestra gratis de nuestras pobrezas.

No se banca más.
 
La grasa de la TV no se banca más.
 
“No transes más,
Con la cantina, con la cantora
con la T.V. gastadora
con esas chicas bien decoradas
con esas viejas todas quemadas
gente re vista, gente careta
¡la grasa inmunda cual fugazzetta!
¡No se banca más!
La grasa de las capitales no se banca más”.

Opiniones (15)
17 de agosto de 2018 | 23:45
16
ERROR
17 de agosto de 2018 | 23:45
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Supongamos que yo vendo ropa. Las clientes me piden vestidos cortos y yo traigo vestidos a media pierna porque me parecen más elegantes, Me va a ir mal. Lo mismo pasa con los diarios y la tevé. Hace unos días me enteré que todos los días y durante toda la tarde los dos canales de aire pasan programas de chimentos. Cómo han proliferado! Quiénes los ven? chicas, chicos, amas de casa, muchachos, hombres maduros o TODOS? Sería bueno saber... Los diarios y la televisión no tienen por qué educar. Tinelli, menos... Pero se nota la decadencia...
    15
  2. Es simple muchachos, si no te gusta lo que ves, no lo veas, tan simple como eso, lo que se pone en pantalla es una oferta, si no la comprás es un problema para ellos pero si te comés todo es un problema exclusivamente tuyo. Libre albedrío le llaman. Para eso están los programas de conocimientos generales. Cada vez que algun "iluminado" se para sobre el pedestal del "crítico de lo que debe ser" damos un paso hacia la terrible y equivocada filosofía del pensamiento único.
    14
  3. No todo lo que reluce es oro. Yo también recuerdo a Odol Pregunta . Con el tiempo me enteré que los participantes ganaban a dedo. Cómo hacían? A los que querían que perdieran le hacían preguntas difíciles, al ganador le daban una pregunta de las que había contestado bien en la prueba de ingreso. Contado por un participante ganador...
    13
  4. No me interesa tu opinion ,ni tampoco elevar la figura de Charly Garcia,no te olvides que tambien le gusta los escandalos.Me parece que te quedaste en el tiempo
    12
  5. Y... Es simple: La gente que la ve. Qué es mucha más q la podemos imaginar. Como dice PEPA ¿alguien ve a diario cuáles son las notas más leídas de MDZ? Mañana seguro será la de Érika Mitdank por sobre cualquiera de CFK... Y para SERGIO... vos tampoco colaborás mucho, te asombra escuchar "mierda" en la TV actual, pero no tenés problema en escribirla aquí... empecemos por casa... después quejémosno.
    11
  6. a no pelearse en la tele chicas por favor!
    10
  7. pero deberíamos asumir que la culpa es un poco de todos, y la solución, creo que tambien está un poco en todos nosotros.....
    9
  8. Walter, ¿has visto, ves, todos los días las notas más leídas de este diario? ¿Qué pasaría si MDZol tomara la decisión "política" de no recomentar ni seguir los infames devenires de los programas chatarra? Dejá, no me contestes. Era una pregunta retórica.
    8
  9. no veo ninguno de los programas argentinos a los que se hace mención pero el resto de los programas (incluso los noticieros) se encargan de bombardear con noticias cholulas. Es muy triste el nivel de la tele y los mensajes que reparte.
    7
  10. Son las dos cosas: La grasa No se banca más, y es una grasa de las capitales.
    6