La familia de Amy Winehouse habló por primera vez de su partida y sus fans la despiden en Londres

La familia y miles de fans guardaban hoy luto por la cantante de soul británica Amy Winehouse, fallecida el sábado en Londres, mientras se espera que la autopsia, prevista para no antes de mañana lunes, según la policía, aclare las circunstancias de la muerte que mantiene hoy en vilo al mundo de la música.

La policía señaló que es posible que los resultados no estén listos hasta el martes. Un portavoz pidió el sábado que se eviten las especulaciones en torno a las causas de su muerte. Mientras, sus fans guardan luto en todo el mundo por la reina del soul, que vendió millones de discos y ganó cinco Grammys, entre otros premios.

La artista, de 27 años, fue hallada muerta en su casa de Londres el sábado. Las autoridades mantienen que hasta que no haya más datos la causa de su deceso es desconocida.

Debido a sus conocidos problemas con el alcohol y las drogas, circulan rumores de que la intérprete de "Back to Black" pudo morir debido a una sobredosis, como apuntan algunos medios. También hay versiones que afirman que había alguien en su casa poco antes de su fallecimiento, y que se oyeron gritos. La policía subrayó que no ha sido detenido nadie.

La familia de Winehouse pidió hoy en un comunicado tranquilidad y respeto de su esfera privada. La pérdida de Amy dejó a la familia con un gran sentimiento de vacío, añade el texto. "Dejó un enorme hueco en la vida de todos nosotros". La familia se reunió para recordarla.

El padre de Winehouse, Mitch, se enteró de la muerte de su hija cuando se encontraba de camino a Nueva York, donde estaba previsto que ofreciera un concierto y regresó de inmediato a Londres. Mitch Winehouse sacó el año pasado su primer disco como cantante de swing, con ayuda de su hija. Winehouse estuvo muy cerca de su hija en los últimos años e incluso habló públicamente de los problemas de droga de la cantante.

Su madre, Janis, dijo al diario "Daily Mail" que vio a su hija el viernes y pasó el día con ella. Aunque estaba preocupada por ella desde hacía tiempo, el viernes parecía relativamente bien, señaló.

Su discográfica Metropolis Music señaló que estaba intentando asumir la muerte "de una amiga y compañera, la artista más impresionante y talentosa".

"Siempre la recordaremos como vibrante, divertida, una joven cariñosa que hacía a todos sentirse bien. Hemos perdido a alguien muy especial, parte de nuestra familia", señalaron en un comunicado.

La cantante crecida en Londres se hizo famosa por una voz de soul muy característica. La fama internacional le llegó a fines de 2006, cuando salió al mercado "Back to Black", con hits autobiográficos como "Rehab" y "You Know I'm No Good".

Además, sus rasgos distintivos como su peinado de nido de avispa y un maquillaje de ojos muy particular, con una marcada raya negra, convirtió su look en inconfundible.

Le llovieron premios y elogios de la crítica. "Back to Black" vendió millones de copias. Su patrimonio fue estimado en más de 15 millones de dólares.

Pero desde entonces ya no hubo disco nuevo y en los conciertos la cantante incluso fue abucheada algunas veces por presentarse ebria. Así fue recientemente en Belgrado, luego de lo cual tuvo que cancelar su gira europea y dijo que se tomaría una pausa para volver a dar lo mejor de sí misma. Winehouse preparaba un nuevo álbum.

El pasado miércoles apareció junto con su ahijada Dionne Bromfield en el escenario de The Roundhouse en Camden, la zona de Londres donde vivía. En su última aparición pública se mostró entera y llamó a los espectadores a comprar su nuevo disco.

Winehouse luchaba desde hacía años contra problemas de alcohol y drogas y estuvo en varias ocasiones en clínicas de desintoxicación.

También sufrió depresiones y bulimia e incluso mostraba signos de que se infringía heridas a sí misma. Sus relaciones también fueron problemáticas. En 2009 se separó tras un breve matrimonio de Blake Fielder-Civil, que mientras tanto cumple una condena en prisión por asalto.

Su temprana muerte desató un luto mundial: delante de su vivienda en el norte de Londres sus fans depositaron flores, velas y tarjetas e incluso botellas de cerveza y alcohol y paquetes de cigarrillos. "Demasiado frágil, demasiado hermosa, demasiado talento para este mundo" o "Una cantante tan exquisita con una hermosa voz", eran algunos mensajes que se podían leer ante su vivienda. Su web mostraba hoy una imagen en blanco y negro de la cantante. El resto de funciones fueron desactivadas.

Kelly Osbourne, hija del músico Ozzy Osbourne y amiga de Winehouse, escribió en su Twitter: "Apenas puedo respirar con todo lo que lloro". La cantante Lilly Allen añadió: Es muy triste, no hay nada más que decir. Era un alma perdida, que descanse en paz". La bailarina Dita von Teese escribió que estaba destrozada por la pérdida. "Pasé momentos increíbles con Amy. Una vez cantó para mí durante una hora entera, fue lo más bonito y emocionante. Es una pérdida gigante".

El comediante Russell Brand -marido de la cantante Katy Perry-, que sufre también problemas de drogas, pidió que la adición no sea vista como un delito ni tampoco como algo romántico, sino como una enfermedad que termina en muerte.

"La adición es una grave enfermedad que termina en prisión, en instalaciones psiquiátricas o con la muerte", dijo en un comunicado publicado en su web. Es trágico que los medios se interesen más por el escándalo que por el talento, añadió.
Opiniones (0)
21 de junio de 2018 | 19:58
1
ERROR
21 de junio de 2018 | 19:58
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"