Esa excentricidad llamada humor político

Hacer reír es una tarea de profesionales y en Mendoza está sucediendo algo excepcional: ¡nos hacen reír de nuestros gobiernos! Un dato extraño en una selva llena de aduladores.

Hay algo que está en plena etapa de extinción en nuestro país y es el humor político. Atrás quedaron esos maravillosos programas que tenían a Tato Bores encaramado como un héroe nacional.
 
Desde hace ya muchos años, la televisión argentina decidió archivar programas y situaciones de parodia que podían disgustar al poder, especialmente a los Kirchner.
 
A eso, hay que sumarle el creciente desinterés del público, la escasa confianza en el rating o los asistentes en caso de ser teatro, y la dificultad de encontrar un espacio en los medios de comunicación.
 
Así, quedan excepciones como CQC, algunos escasos informes de TVR, Bendita TV, RSM o Peter Capusotto y sus videos (en TV), Nik, Rudy y Rep en diarios (más Salvatore y el sistema en MDZ) y mucho imitador en radio, especialmente en las emisoras porteñas.
 
Según especialistas que analizaron el tema y humoristas que buscaron el porqué de la decadencia de su tarea, se llegó a la conclusión que hay menos humor político porque a la gente le interesa menos la política. Incluso, se da una frase matadora: la farandulización de la política. “Si un corredor de autos o un cantante pueden ser gobernadores por el solo hecho de ser un corredor y un cantante, es que las respuestas políticas no alcanzan. Esto no es de acá, es un fenómeno internacional. Hoy importa menos qué piensa políticamente Silvio Berlusconi, importa más su divorcio”, explicó alguna vez para el diario Perfil el humorista Rudy.
 
En esa misma nota que data de mayo de 2009, habló Sebastián Borestein, hijo del legendario Tato: “No existe el humor político si no existe la política en la gente. Hasta hace poco, no estaba la cara de un ministro en la memoria popular. Es imposible hacer sátira de un político si nadie sabe quién es”.
 
Sin dudas, el vacío generado en el humor político se debe –más que nada- al temor que enojar a un gobierno de turno puede afectar los distintos intereses que tienen algunos dueños de medios de comunicación.
 
Y, por más que nos pese, Marcelo Tinelli fue uno de los últimos en hacer humor político en televisión, con su “Gran Cuñado”, decisivo a la hora de las elecciones de 2009.
 
¿Y por casa cómo andamos?
Mendoza nunca se ha caracterizado –precisamente- por su humor, y mucho menos político.
 
En los últimos tiempos hay esbozos interesantes como el fanzine Desvío cósmico o la página web El Mendolotudo, donde se puede llegar a vislumbrar cómo somos, qué pensamos y cómo actuamos.
 
Pero dentro de este panorama hay dos hechos para destacar:

-Jorge Sosa y Daniel Aye: ambos presentan desde marzo “Los candidatos” en el San Juan Resto Bar. Se trata de una obra de humor netamente político, donde se muestra la realidad de la manera más descarnada. Pero las mayores risas se despiertan cuando ambos profundizan en la sociedad política mendocina. Las decepciones cotidianas permiten que el público (que llena la sala todos los sábados) se distienda, que saque fuera toda su bronca contenida.

 

-Carlos Romairone: el humorista que cumple sus funciones en Radio Nihuil sigue sorprendiendo con su personaje, Lucho Versetti, un político mendocino digno de estar preso. Lo bueno y llamativo de Romairone es que todos los días su personaje tiene libretos nuevos, gracias a la realidad argentina.

 


 
Sin dudas, dentro de un panorama obsoleto y carente de humor político, lo que pasa en Mendoza es más que llamativo. Pero, a fuerza de ser sinceros, hay otros que también se animan al humor con políticos y –vaya casualidad- el principal animador ha sido el gobierno provincial, con ejemplos como los siguientes:
 
-El saludo de Jaque a Juan Martínez de Rozas

-Saludar a los padres en el día equivocado

-Frases como “por problemas técnicos, en cinco minutos arrancamos con la Fiesta ” (y no arrancó nunca); “Pido perdón, pido perdón”...

-El mapa del delito

-Y otras más….

(va con onda)

Opiniones (1)
24 de mayo de 2018 | 20:31
2
ERROR
24 de mayo de 2018 | 20:31
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Muy buen artículo de opinión. SIncerante, auténtico y sin 'voladitos' de temor político.
    1