Carrió dijo que "nunca" imputó a Antonio y apuntó a funcionarios K

La candidata presidencial aseguró hoy ante la Justicia que "nunca" imputó un "delito" al empresario Héctor Antonio, quien la acusa por calumnias e injurias, a la vez que apuntó contra dirigentes kirchneristas por sus supuestos vínculos con empresas pesqueras patagónicas.

La candidata presidencial Elisa Carrió dijo hoy ante la Justicia que "nunca" imputó un "delito" al empresario Héctor Antonio, quien la acusa por calumnias e injurias, a la vez que apuntó contra dirigentes kirchneristas por sus supuestos vínculos con empresas pesqueras patagónicas.

"En ningún caso imputé delito. Señalé claramente que había una línea investigativa que llevaba a los dueños de Conarpesa, los hermanos Juan y Fernando Álvarez Castellanos, hacia Pescafina, propiedad de Héctor Antonio y también llegaba a Estrella de Mar, también de Héctor Antonio", señaló Carrió durante la audiencia que comenzó pasadas las 10:00 y continuó durante la tarde.

Lo que la acusada buscó demostrar es que Antonio -quien dijo  que es representante de Pescafina, una empresa española con un contrato de exclusividad con Conarpesa- pudo comprar la empresa de Raúl Espinosa luego de su asesinato, porque él no quería vender su parte de Pesquera San Isidro a Conarpesa.

Ante el juez Luis Schelgel, Carrió dijo: "Uno responde a su conciencia moral, si uno sabiendo no habla, uno es cómplice, y yo me siento responsable por la muerte de un hombre que murió cuando me iba a dar una serie de pruebas".

Carrió -quien volverá a Tribunales el próximo 27 para escuchar los alegatos y la sentencia- ratificó que Espinosa fue asesinado a balazos pocos días después de que le prometiera entregarle "pruebas" sobre negociados en torno a la pesca en La Patagonia y la relación entre esos negociados y las campañas electorales.

"¿Qué quiere que haga yo, Su Señoría, siendo la redactora de la inclusión de los tratados internacionales de derechos humanos en la Constituyente del 94? ¿Qué quiere que haga con todos mis años de docencia en derecho?", enfatizó la fundadora del ARI durante la audiencia.

Además, precisó: "Señalé que Héctor Antonio era presidente de Estrella de Mar y que no fue procesado cuando la ‘Operación Langostino’ –una famosa operación de tráfico de drogas- se realizó dentro de cajas que tenían el logo de Estrella de Mar".

"Yo nunca imputé de delito a nadie, dije cuál era el interés económico (en relación a la muerte de Espinosa). Héctor Antonio nunca fue citado por la ‘Operación Langostino’ y estaba en las cajas el logo de Estrella de Mar", sostuvo la candidata.

También advirtió: "Nunca querellé a nadie por calumnias e injurias en mis catorce años de vida política, tampoco querellé a Héctor Antonio ni a Fernando Álvarez Castellanos cuando compraron la yegua ‘Lakarrió’, con ‘k’ y la publicaron en todos los diarios".

De esa forma, la ex diputada se pronunció ante el juez Schlegel, en el marco de la causa por "calumnias e injurias" que  le inició el empresario Antonio, hijo de Jorge Antonio, empresario y financista de Juan Domingo Perón.

Durante la audiencia, Carrió también apuntó contra dirigentes del entorno del presidente Kirchner: el ministro de Planificación Federal, Julio De Vido; el empresario Rudy Ulloa Igor y el ex titular del OCCOVI, Claudio Uberti.

Dijo que en la campaña de 2003, cuando llegó a Puerto Madryn, vio micros con carteles que decían "Conarpesa-Kirchner" y señaló que Lorena Gabarruz, segunda esposa del empresario Raúl Espinosa, le dijo: "Rudy Ulloa Igor pedía para la campaña, pero el que más insistía era Claudio Uberti".

"Yo en ese momento no sabía quién era Uberti", señaló Carrió, en referencia al ex titular del OCCOVI, echado del Gobierno por el escándalo de la valija con dinero que se detectó en el Aeroparque Metropolitano.

En la audiencia se reprodujo una grabación de una conversación que Carrió mantuvo con Gabarruz y allí la viuda de Espinosa le  dijo a Carrió: "Héctor Antonio es la cabeza de todo esto" y "él me llamó varias veces para que le vendiera la parte que le corresponde a mis hijos en San Isidro".

"Yo antes no creía que había presión política desde el poder nacional pero ahora sí me doy cuenta que todo es mucho más grave, me doy cuenta cuando me denuncian juntos porque quieren que me encarcelen por acumulación de condena", sostuvo la ex diputada.

En el despacho del magistrado, con capacidad para unas treinta personas, se encontraban además del querellante, las dirigentes alineadas con Carrió, Patricia Bullrich y María Eugenia Estenssoro  y los diputados Gerardo Conte Grand, Marcela Rodríguez y Fernando Sánchez.

Al inicio de la audiencia se dio lectura a la querella contra Carrió, en la que Antonio sostiene que las acusaciones de la dirigente, quien apuntó en su contra por la muerte de Espinosa, eran parte de un "chisme tenebroso urdido por la imaginación".
Opiniones (1)
14 de agosto de 2018 | 18:41
2
ERROR
14 de agosto de 2018 | 18:41
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Y bueno, otra vez el circo... y el muy mal educado del ministro del interior...inpertinente e intocable...puajjj la verdad es que dan asco...
    1